martes 30/11/21

Cuatro son los representantes de Castilla y Leon en la categoría de plata del balompié español. Real Valladolid, Burgos CF, Mirandés y Ponferradina se encuentran inmersos en una temporada en el que el ascenso a primera división es para algunos una obligación y para otros un sueño que cambiaría la historia de su club.

La urgencia tiene color blanquivioleta. El conjunto pucelano es un recién llegado al torneo tras su fatídica temporada pasada que desembocó en el descenso de categoría. Tras esa noticia trágica para toda la afición vallisoletana, era momento de mirar al futuro para intentar regresar cuanto antes.

Pacheta cogió los mandos de uno de los históricos del fútbol español. A priori parece una gran noticia, ya que el técnico de Salas de los Infantes ya sabe lo que es materializar un ascenso. Además de tener un método de entretenimiento más que identificable que imprime a sus equipos un compromiso y un rigor muy demandado en el fútbol actual. Es cierto que en ocasiones los resultados no siempre le han acompañado, pero allá donde ha ido el ex de la SD Hueca ha dejado un grato recuerdo entre todos los estamentos de los diferentes clubs a los que ha dirigido.

La temporada no comenzó de la mejor manera posible para el Real Valladolid. Muchas dudas por los escasos resultados sobrevolaban el Estadio José Zorrilla, aunque en las últimas fechas varios partidos correctos parecen que los han ahuyentado, al menos por el momento. No en vano, en estos momentos el cuadro pucelano es uno de los máximos favoritos al ascenso, tal y como recogen las apuestas de la Liga SmartBank.

Caso opuesto al de los capitalinos, es el que está viviendo la SD Ponferradina. El conjunto berciano comenzó como un tiro la temporada, liderando la tabla y ofreciendo grandes victorias a su afición. Poco a poco ese efecto se ha ido diluyendo en los de Bolo cual azucarillo en una taza de café, incluso hasta el punto de caer fuera de posiciones de playoffs.

Por su parte, Mirandés y Burgos CF comparten provincia, aunque su rivalidad sea patente cada vez que se enfrentan. Sus aficiones se toman esos choques como los más importantes de la temporada, y es que conseguir la victoria ante tu eterno rival son mucho más que tres puntos.

Pese a la baja de un club histórico como el CD Numancia, Castilla y León tiene una gran representación en segunda división. Esta no es una noticia del todo buena, ya que la comunidad con más extensión de todo el territorio nacional merece tener alguna escuadra en la Liga Santander. Veremos si al final de curso algunas de estas cuatro escuadras consiguen el ascenso a los cielos.

Una Liga SmartBank muy castellana
Comentarios