sábado 19.10.2019
CON LA MUESTRA SE QUIERE REIVINDICAR ESTA INFRAESTRUCTURA EN DESUSO

Latidos del Olvido recuerda con una exposición en Soria la historia del ferrocarril Santander-Mediterráneo

La muestra es obra de diferentes artistas, con fotografía, pintura o escultura, entre otras manifestaciones. La exposición permanecerá abierta hasta el 23 de febrero, junto a la Plaza Mayor de Soria.

Interior de una estación abandonada, una obra de la muestra.
Interior de una estación abandonada, una obra de la muestra.

El colectivo Latidos del Olvido ha inauugurado el proyecto artístico ‘FFCC Santander-Mediterráneo #388 Km’, una exposición colectiva en el Palacio de la Audiencia de Soria que permanecerá en la capital hasta el próximo 23 de febrero y con la que se pretende reivindicar esta línea ferroviaria en desuso.

Latidos del Olvido es un proyecto artístico, encaminado a crear y ocupar lugares abandonados o deteriorados, a causa del paso del tiempo y el abandono. Cuenta con la colaboración de artistas y pensadores que aportan sus intervenciones y reflexiones para rescatar realidades del pasado y del presente.

Se trata de intervenciones efímeras de todo tipo (fotografía, pintura, música, escultura o proyecciones, entre otros) cuya máxima premisa es el respeto total y absoluto de los espacios y entornos donde son realizadas. Creaciones in situ, realizadas en un lugar, con ese lugar y para ese lugar.

A finales del siglo XIX se planteó por primera vez la línea ferroviaria Santander-Mediterráneo. Un ambicioso plan con la idea de conectar el mar Cantábrico con el mar Mediterráneo para agilizar así el trayecto por barco a la vez que se diera salida por mar a las mercancías de interior.

Fue un proyecto plagado de problemas. A la dificultad técnica de comunicar Burgos con Santander hay que sumarle crisis, guerras y trámites burocráticos, pero, sobre todo, el desinterés. Fue, para muchos, una de las obras más importantes de infraestructura en España, pero en 1959, a falta de tan solo un tramo de llegada a Santander por el túnel de la Engaña y el Valle de Pas, se detuvieron las obras y, finalmente en 1984, el Consejo de Ministros del 30 de septiembre clausuró definitivamente la línea entre Calatayud y Santander.

Latidos del Olvido quiere ser testigo de otro momento histórico de esta línea coincidiendo con la desmantelación de sus raíles. Un momento especialmente duro para los pueblos por los que pasaba esta vía ya que aunque albergaban poca esperanza de que se llegara a terminar, ahora tienen la certeza de que jamás lo verán.

Nunca quedaron claros los motivos reales del desinterés por esta vía, sin embargo, por parte de Latinos del Olvido, quieren dejar este capítulo a la libre interpretación. Atrás quedarán, además de un importante capital de inversión pública, trabajos forzosos de prisioneros de guerra, la ilusión de multitud pueblos y en definitiva, la transformación del paisaje que sirve de inspiración para realizar este proyecto. El director del proyecto es Javier Arribas en una muestra cuya comisionada es Piedad Vargas.

Latidos del Olvido recuerda con una exposición en Soria la historia del ferrocarril...
Comentarios