domingo 23/1/22

Lucia Tajahuerce Chicote... MASCOTAS POR NAVIDAD

Una reflexión para aquellos que tengan pensado adquirir un cachorro estas Navidades

 

A pesar de lo duro que está resultando convivir con la pandemia que no nos deja desde hace casi dos años, en el campo al que me dedico he podido constatar cómo los animales de compañía han supuesto un salvavidas para muchas personas, especialmente mayores y personas que viven solas.

Sobrellevar estos meses se ha hecho más liviano con ellos, y esto nos recuerda lo que muchos estudios científicos constatan: las mascotas aportan numerosos beneficios para la salud, en especial para la salud mental.

La Unión Europea tiene uno de los estándares de bienestar animal más altos del mundo, y en este aspecto ha existido un avance normativo considerable en cuanto a protección de los animales de granja, de zoológico o de experimentación, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, en el caso de los animales de compañía la regulación a nivel Europeo se limita a un Convenio ratificado por España en 2018, y a falta de normativa de alcance estatal, su protección, las obligaciones en cuanto a su vacunación, o las sanciones que se imponen por el incumplimiento de la normativa varían en función del lugar del país en el que vive el propietario.

A falta de datos oficiales, sabemos a través de distintas publicaciones que el abandono animal es un delito que ha aumentado en 2021 con respecto a fechas anteriores, y por experiencia propia, observo que muchos de estos casos se corresponden con perros adquiridos en su etapa de cachorros durante las fechas navideñas, que al terminar su crecimiento son desechados por sus propietarios, generalmente al comienzo de las vacaciones de verano.

Nuestra obligación como sociedades avanzadas es mejorar en los aspectos antes mencionados; legislar en el ámbito de los animales de compañía para que existan unas garantías de que se cumplen los estándares europeos en protección y bienestar animal en todas las especies y en todos los lugares del país por igual, y para que existan sanciones ejemplarizantes hacia aquellos que cometen delitos relacionados con estas normas.

Igualmente, es necesario regular el funcionamiento de todas aquellas instalaciones destinadas a la recogida de animales abandonados, de manera que no dependan exclusivamente de la solidaridad ciudadana.

Mientras todo esto ocurre, como ciudadanos podemos tomar una actitud responsable adoptando buenas prácticas en la tenencia de mascotas, lo que pasa por prevenir el abandono. En veterinaria, una de las máximas es “prevenir antes que curar”.

Para ello, propongo a quien tenga pensado adquirir un cachorro estas Navidades que pregunte a un profesional que pueda asesorarle sobre las necesidades que tiene una mascota en función de la especie y raza en cuanto a alimentación, espacio, actividad física y gastos sanitarios entre otros, y de ese modo, pueda reflexionar sobre sus posibilidades como propietario de cara al futuro y buscar las mejores opciones que se adapten a estas posibilidades.

Entre todos podemos contribuir a reducir las alarmantes cifras de abandono animal que tenemos en nuestro país porque el respeto por los que nos aportan tanto empieza con nuestras propias acciones.

 

Lucia Tajahuerce Chicote. Col.312-Soria.

Lucia Tajahuerce Chicote... MASCOTAS POR NAVIDAD
Comentarios