viernes 30/10/20

Éxito de más del 90% en los recechos de la Reserva de la Sierra de la Demanda

Con el corzo prácticamente perdido por la pandemia, se prevé una buena temporada de jabalí

 

Ciervo durante la berrea en la Sierra de la Demanda. Fotografía: Beatriz Montero
Ciervo durante la berrea en la Sierra de la Demanda. Fotografía: Beatriz Montero

Los cazadores ya disfrutan durante estos fines de semana la caza mayor en los distintos pueblos de Pinares, sobre todo en el caso de las batidas desde que se abrió el cuarto domingo de septiembre esta modalidad.

Algunos lamentan que se perdió prácticamente el corzo ya que su temporada buena fue en el mes de abril cuando estaba todo el mundo confinado en sus casas por culpa del Coronavirus aunque en algunos sitios sí que han podido disfrutar una vez levantado el confinamiento aunque recuerdan que “los meses buenos fueron abril y mayo”.

En el caso del coto de Salas de los Infantes la primera de las batidas a jabalí será este fin de semana, es decir, el domingo día 11. El cambio de directiva y la ralentización de la organización a causa de la pandemia ha hecho que se retrase dos fines de semana, aunque eso no evitará que alrededor de sus 40 socios puedan disfrutar de 9 batidas. Su presidente confía en que “esperemos matar mucho porque se prevé que hay un buen número de capturas de caza mayor”.

Los más aficionados a la general deberán esperar al último domingo de octubre y se extenderá hasta el cuarto domingo de enero, es decir, el 24 de enero de 2021.

En cuanto a la media veda de codorniz y paloma el resultado “fue bastante pobre en cuanto a animales matados; codornices hace unos años que no entran. La paloma los primeros días se dio algo mejor pero también escaso” comentan desde el coto de Salas.

Reserva Sierra de la demanda

Esta temporada atípica en la Reserva que cuenta con una extensión de 75.000 hectáreas comenzó de manera real en el mes de julio y es estos días cuando se ha encontrado en pleno apogeo, aprovechando las últimas fechas de la caza de ciervo en la modalidad de rececho que tiene su finalización prevista el 15 de octubre y dará comienzo las cacerías colectivas (batidas) de caza mayor y permisos de becada.

Francisco Javier Sánchez, director de la Reserva Regional afirma que la pandemia de la Covid-19 ha tenido un impacto severo, “la incertidumbre afectó de manera significativa a las subastas y ventas de permisos y un porcentaje de lotes desiertos próximos al 30%”.

Sin embardo, la temporada de caza de ciervo en rececho tiene un balance positivo de manera provisional, “la buena meteorología reinante en el mes de septiembre para esta modalidad y el gran momento demográfico de la especie ha hecho que se hayan completado con éxito más del 90% de los permisos de caza a recechos llevados a cabo entre los meses de septiembre y primeros días de octubre, con resultados medios sensiblemente superiores a las anualidades anteriores que confirman el auge de la especie en la Sierra de la Demanda” confirma el director de la Reserva.

La buena meteorología este año y durante el comienzo del otoño hace que haya mucho optimismo con el comienzo de las cacerías colectivas donde el jabalí es la especie más codiciada.

De hecho las tablas de resultados de caza de las últimas temporadas superan la media histórica de 357 capturas. 

Además este año cuenta con la novedad de 15 batidas mixtas (de ciervo macho y jabalí) que “unido a las capturas de hembra tiene como objetivo equilibrar la densidad y estructura poblacional de la especie en nuestros montes”.

Desde la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Demanda recuerda su director recuerda que el impacto económico directo de esta actividad cinegética anualmente se sitúan próximos a los 350.000€. Aunque lo más relevante estos meses de invierno es la hostelería y los alojamientos que se benefician de estos ingresos indirectos.

Nuevas recomendaciones

Como ha ocurrido en otros sectores, los cazadores también deberán cumplir con una serie de recomendaciones que la Junta de Castilla y León ha aprobado para evitar así posibles contagios de la Covid-19. Entre ellas está la más conocida como es la de mantener la distancia de seguridad interpersonal de al menos 1,5 metros y obligatorio el uso de la mascarilla cuando no se pueda guardar dicha distancia. 

Tampoco se deberán compartir utensilios y se recomienda una higiene frecuente de manos. La Junta también recomienda realizar las reuniones como el sorteo de puestos en espacios al aire libre.

El organizador o jefe de cuadrilla deberá tener un listado con los nombres y apellidos en un teléfono móvil de todos los participantes de la cacería en caso de algún positivo facilitar así el rastreo de todos los contactos. Además, en caso de que se pida la documentación éste deberá ser quien facilite la documentación a las autoridades, para ello se recomienda facilitar al jefe de cuadrilla u organizador imágenes de la documentación como es el DNI, licencia de caza y licencia de armas el día anterior a la cacería.

Éxito de más del 90% en los recechos de la Reserva de la Sierra de la Demanda
Comentarios