martes 27/10/20

Una década de Artivino. El acierto de acercar la viticultura a Navaleno

Cada mes de mayo, enólogos, bodegueros y comerciales se dan cita en La Terraza de Navaleno para formar en la cultura del vino a los participantes de unas asentadas jornadas, que este año no han podido desarrollarse al encontrarse cerrado el local por la pandemia del coronavirus.
15 foto 1
Imagen de la cata en años anteriores.

Durante los meses de mayo, y en La Terraza de Navaleno, se viene desarrollando la actividad denominada ‘Tiempo de Vino’, un programa que esta orientado a poder divulgar la cultura del vino, bajo el nombre de ‘Artiivino’ centrada en catas, ponecias, exposiciones y degustaciones, que se extiende durante cuatro semanas.
La idea de crear Artivino surge en 2012 por parte de Mario Sanz, entonces regente del establecimeinto LA Terraza, y César Moral, Comercial EN La Bodega de Pepe en Soria, natural  de  San Leonardo de Yagüe, y que, con el paso del tiempo, está consiguiendo un gran nivel en conocimiento y divulgación de los caldos. “Sabíamos que el mes de mayo era un mes un poco tonto, así que se nos ocurrió hacer unas catas de vino para la gente del pueblo”, comenta César, quien ha dirigido la actividad durante estos ocho años, y que este año se ha visto interrumpida por la pandemia del coronavirus. Para Mioral, la actividad “es algo maravilloso”,y combina las ponencias de “gente importantísima”, dentro del sector del vino, con una cata dirigida, y una posterior degustación de productos de la tierra, en las instalaciones de La Terraza de Navaleno.
Por Artivino, ha pasado gente de la talla de Juan Carlos Sancha, promotor de la recuperación de los viñedos en La Rioja; Eladio Piñeiro, bodeguero gallego y autodidacta, primera autoridad en el albariño; Diego Muñoz, uno de los más prestigiosos sumilleres, regente con Elena Lucas del restaurante La Lobita; y destacadas figuras en bodegas emblemáticas como las de Juan Gil, a través de Laura Herráez, Dominio de Atauta, y la de Pagos del Moncayo con Carlos Burgués, entre otros, “sorprendidos de cómo se montaban estas jornadas en un pueblo pequeño”, comenta Moral.

EXPOSICIONES


Por Artivino han pasado también bodegueros que hace muy pocas botellas de vino”, y que han transmitido su gran pasión hacia la viticultura. En un ambiente bastante cercano, los ponentes han podido conectar bien con los participantes de las jornadas y se ha cimentado una amistad que ha sido cimentada a través del vino.
Mario Sanz, años después, ve el programa  de Tiempo del Vino como “una de las cosas más gratificantes que se han consolidado en La Terraza”. Con la actividad “se ha conseguido que se vea gente de importantes bodegas”. El ‘toque Mario’ se vio desde el principio de la actividad en carteles, exposiciones y música. “Recuerdo con mucho cariño la exposición de la riojana Inés González, de cuadros pintados
con vino”. El dúo Sochantria actuó en el céntrico bar y se pudieron ver fotos y vídeos que acercaban a los participantes a la cultura del vino. A Mario le sigue apasionando el vino, y tanto en el tiempo de El Fogón del Salvador, como de la Tasquita ha querido que sea una de sus principales señas de identidad, algo que quiere conservar en esta etapa a través de  ‘La Tasquita del Lago’, el nuevo local que quiere abrir en Soria en estas
semanas.

CONTINUIDAD


La continuidad de Artivino está garantizada. Gonzalo López, al frente de La Terraza, ha demostrado el interés para sacar adelante esta actividad que viene potenciando cada año. “Queremos mantener las jornadas"”, comenta el organizador, quien confirma que “las de este año ya estaban preparadas”, y no se han podido celebrar por la pandemia, y aunque en principio barajaba fechas de finales de año, "lo más seguro es que lo intentemos hacer en mayo del próximo año".

15 foto 2

Una década de Artivino. El acierto de acercar la viticultura a Navaleno
Comentarios