lunes 13.07.2020

Deporte y vida contra el coronavirus, por Pedro Fernández Herrero

El trastorno de no poder realizar las actividades deportivas

 

El coronavirus ha frenado en seco toda la actividad deportiva en el país, y en nuestra zona de pinares, lo estamos presenciando de forma directa, sin poder realizar ningún deporte tanto individual como colectivo, ya sea por diversión o federado.

Es extraño, es una situación dolorosa y de incertidumbre, de incierta duración, ya que se nos dan dos semanas de plazo para el inicio de las competiciones, pero a la vez, las autoridades sanitarias, nos aseguran que esta situación se va alargar en el tiempo, con la incertidumbre de cuando se podrá volver a empezar las competiciones deportivas, si al final se van a iniciar, sin saber cómo se van a realizar las clasificaciones en los diferentes deportes si se da por finalizada la temporada, etc, un sin fin de dudas que nos han surgido al tener que vivir una situación que no se había producido con  anterioridad.

La paralización del deporte escolar nos afecta de forma muy directa, ya que en nuestra zona es la única forma de que los niños/as puedan participar en forma de competición, desarrollada por las Diputaciones, sufragando los gastos. Ya que, en pinares no hay equipos suficientes en muchos deportes para poder realizar competiciones federadas si no nos desplazamos, con el condicionante económico que ello supone.

Esta situación puede afectar, si se alarga en el tiempo, a la realización de las escuelas deportivas, como las escuelas de fútbol de Salas de los Infantes y Navaleno, lo que puede afectar a cientos de niños/as e incluso a los torneos que tantas ediciones llevan celebrándose, a las escuelas de pelota, a la gimnasia, actividades extraescolares, a los campus y campamentos deportivos, a las marchas de montaña, senderismo, aplazamiento de actividades, etc, al gran trabajo que se ha ido realizando durante mucho tiempo para llevar a cabo estas propuestas, lo que conlleva una decepción en aquellas personas que lo han realizado y en todas aquellas que iban a disfrutar de ellas.  

Y aunque el deporte forma parte de la vida y echamos de menos lo que más nos gusta, la vida se parece a un partido, en el que al final, y entre otras cosas, también lo importante es ganar. Y estamos seguros de que le vamos a ganar la partida al coronavirus. Será duro, pero está claro que vamos a conseguir la victoria gracias a la colaboración de todos.

Todos debemos ser solidarios e involucrarnos en todo aquello que se nos está pidiendo, seguro que pronto podremos estar en las canchas de baloncesto, balonmano, voleibol, etc, en las pistas de atletismo, en las actividades de montaña, en los campos de fútbol o de rugby, en los polideportivos, en las plazas de los pueblos, en los patios de los colegios durante y después de las clases, en los parques, en los circuitos de bicicletas, en todas aquellas actividades que realizamos de formo normal en nuestra vida diaria y que ahora durante un tiempo no podemos. Pero esto es pasajero si todos somos conscientes de la seriedad de la situación, y cuanto más rigurosos seamos antes podremos volver a la normalidad.

En definitiva, la vida es lo más importante y pronto podremos vivir con la normalidad a la que estamos acostumbrados. ¡Ánimo!.

Deporte y vida contra el coronavirus, por Pedro Fernández Herrero
Comentarios