miércoles 29/9/21

Las iglesias albanesas son huellas antiguas de nuestra historia

El presidente de la Asociación de Azerbaiyanos en España, Imanov Vahid, nos confirma que los documentos históricos afirman que los antepasados ​​del pueblo azerbaiyano adoraban el cristianismo en la antigüedad y, por supuesto, lo adoraban en las tierras Oghuz, en las tierras históricas albanés-azerbaiyanas, en los templos, iglesias y monasterios cuyos nombres aún se conservan.
undefined
Imanov Vahid, presidente de la Asociación de Azerbaiyanos en España.

Albania caucásica, que siempre ha atraído la atención de los historiadores del mundo con su historia, cultura y monumentos antiguos, es uno de los primeros países donde se extendió el cristianismo. Según fuentes históricas, la llegada de misioneros cristianos de Jerusalén y Siria en el siglo I d.C. condujo a la formación de las primeras comunidades cristianas aquí.

Estas fuentes también afirman que, a diferencia de la Iglesia gregoriana armenia, la historia de la Iglesia apostólica albanesa se remonta a la Iglesia de Jerusalén, y más tarde al patriarcado de Jerusalén. Se da información más detallada sobre esto en el libro Historia del país albanés escrito por el famoso historiador albanés Musa Kalankatli siguiendo las instrucciones del gobernante albanés Javanshir. El libro afirma que el Santo Elíseo, discípulo del apóstol Tadeo, mientras construía el templo de Kish en Sheki, una de las antiguas provincias albanesas, dijo: “Este es nuestro centro espiritual, nuestro primer lugar de iluminación”. El libro también afirma que Elíseo, el primer propagandista del cristianismo en Albania, fue asesinado y enterrado cerca de la ciudad de Sheki. En una de las cartas del católico armenio Abraham a los albaneses, se refleja que el cristianismo se extendió en la Albania caucásica mucho antes del concepto de Armenia: “El trono del patriarcado albanés, que es más antiguo que el nuestro, solía estar de acuerdo con nosotros (los armenios)”.

Según las investigaciones sobre Albania caucásica, en los siglos V-VIII había 12 obispos en estas áreas: Kabalaka (Gabala), Gashua, Yeuta, Amaras, Tsri, Balasakan (Sheki), Girdiman, Mets-Kogmank, Mets-Irank, Haband, Partav (Barda) y Ganjasar (Kalbajar). En 552, después de que el jefe de la Iglesia albanesa, el Santo Padre Abbas, trasladara su residencia de Chola a Barda, la Iglesia de Barda se convirtió en un gran monasterio.

Los intentos de armenianizar las iglesias albanesas también se encuentran en la investigación científica de muchos historiadores de renombre mundial.

Según el Decreto del Emperador Nicolás I del 11 de marzo de 1836, aprobado por el Senado ruso el 10 de abril de 1836, la Iglesia apostólica albanesa estaba subordinada a la Iglesia gregoriana armenia. Esto pone fin a la independencia de la Iglesia albanesa.

El profesor Ilya Pavlovich Petrushevsky (1898-1977), el destacado historiador ruso y uno de los investigadores más famosos de la historia del antiguo Cáucaso, basó su investigación en la armenianización de los territorios albaneses por parte de los armenios a lo largo de la historia, la destrucción del concepto de “Iglesia albanesa”, su cambio de nombre a “iglesia armenia” significan que los monumentos históricos de Karabaj nunca han pertenecido a la cultura armenia.

El conocido “historiador armenio” Nikolai Adonts (1871-1942) afirma en su investigación que la población armenia nunca tuvo ninguna influencia en la parte montañosa de Karabaj.

El conocido orientalista, académico Ziya Bunyadov, mientras estudiaba la obra del historiador árabe del siglo VII al-Vaki, se encontró con un hecho histórico interesante. Antes de la invasión de Albania caucásica por el gobernante del califato árabe, Khalifa Muaviya (661-680), instruyó a Khalifa al-Jurhumi para que averiguara qué tribus vivían en el país y reuniera información militar. Como resultado de sus instrucciones, se determinó que el idioma turco era el idioma común de comunicación entre tribus, dominado por los turcos en esos territorios.

Numerosas fuentes que estudian la historia de Albania caucásica afirman que el trono del Catolicós albanés se colocó en el Monasterio Chola en Derbent en los siglos IV-V, en el Monasterio Barda en los siglos VI-VII, en el Monasterio del Santo Elíseo en Agdara en los siglos VIII-IX, en el Monasterio Khudavang en Kalbajar en los siglos X-XV, en el monasterio de Ganjasar en los siglos XV-XIX.

La arqueología, la etnografía, la antropología determinan que la convivencia con los albaneses jugó un papel importante en la formación y etnogénesis del pueblo azerbaiyano. La presentación del protagonista de la famosa epopeya azerbaiyana Kitabi-Dada Gorgud, el gobernante del pueblo Oghuz Galin Oghuz, así como el apoyo de los héroes Salur Qazan como los “líderes de los albaneses” (volumen II) es un signo de las antiguas raíces de las relaciones albanés-azerbaiyanas.

Los documentos históricos afirman que los antepasados ​​del pueblo azerbaiyano adoraban el cristianismo en la antigüedad y, por supuesto, lo adoraban en las tierras Oghuz, en las tierras históricas albanés-azerbaiyanas, en los templos, iglesias y monasterios cuyos nombres aún se conservan.

Numerosos templos cristianos albaneses conservados en Azerbaiyán durante miles de años son: Kish (Sheki), Khudavang, Ganjasar (Kalbajar), Gurmuk, Lakit, Gum (Gakh), Avey (Gazakh), Jotari (Gabala) y otros. Nuestro pueblo todavía visita estos templos como lugares sagrados de culto. Así como esos templos están protegidos y preservados por el estado de Azerbaiyán.

El artículo fue elaborado por el Centro Estatal de Traducción de Azerbaiyán

Las iglesias albanesas son huellas antiguas de nuestra historia
Comentarios