domingo. 26.06.2022

Unberto Eco y su visita al Monasterio de Santo Domingo de Silos

SANTO DOMINGO DE SILOS
Santo Domingo de Silos.

Decía Voltaire que la escritura es la pintura de la voz y el cine era siempre un espejo pintado afirmaba Ettore Escola. Por eso, si me dejan, hoy quiero proponerles un plan irrechazable. Uno de esos que no cuesta dinero y da enormes satisfacciones. Un plan para el que se necesita predisposición, calma, buen ánimo y algo de tiempo. Hoy quiero proponerles la lectura de uno de mis libros de cabecera, El Nombre de la Rosa de Umberto Eco. Se trata de una sobresaliente novela histórica de misterio que el gran erudito italiano escribió en 1980. Y al mismo tiempo, después de leerla, también quiero proponerles que la vean en el cine. La trama está ambientada en el turbulento ambiente religioso del siglo XIV. Narra la investigación que realizan fray Guillermo de Baskerville y su pupilo Adso de Meik alrededor de una misteriosa serie de crímenes que se suceden en una abadía del norte de Italia. Una novela sobresaliente que fue espléndidamente adaptada al cine por Jean Jaques Annaud y que contó con actores de la talla de Sean Connery, Christian Slater, F. Murray Abraham y Michael Lonsdale. Pues bien, seguro que muchos no saben que esta magnífica obra de Umberto Eco está ligada a nuestra tierra a través del personaje de Jorge de Burgos. Él es un bibliotecario ciego español que conoce en exclusiva el secreto de un pergamino de extremada fineza y que se elaboraba en Santo Domingo de Silos, lugar donde el monje pasa su juventud. Es el quien ayuda a Guillermo de Baskerville y a Adso a comprender todo lo ocurrido. Resulta que la primera muestra de papel europeo data de 1080 d.C y aparece en el misal mozárabe del Monasterio de Santo Domingo de Silos. Umberto Eco conoce este dato y lo utiliza de una forma genial engarzando asesinato, reuniones, herejías y visitas a la biblioteca. Sin olvidar otra de las grandes claves del libro, el miedo. Con el se lograba el respeto y se cumplían las normas. Así sabemos que durante la Edad Media los códices iluminados en Silos contenían imágenes sobre el Apocalipsis que hacían temblar a toda la cristiandad. Pues bien, seguro que muchos no recuerdan que el gran escritor italiano visitó la abadía de Santo Domingo de Silos un 25 de mayo del año 2013. Paseándose como un niño pequeño que ansía saber visitando la antigua botica, el museo y por supuesto la biblioteca del cenobio burgalés. Umberto Eco, uno de los grandes magos de la literatura contemporánea, nos dejaba en su casa de Milán en febrero de 2016. Huérfanos de historias únicas atrapadas entre los pliegues del tiempo. De relatos maravillosos e inverosímiles con los que viajar tocando al mismo tiempo el cielo y el infierno. Tan solo resta decir, gracias por todo maestro. Descanse en Paz.

 

Unberto Eco y su visita al Monasterio de Santo Domingo de Silos
Comentarios