miércoles 13.11.2019
Fotos de Laura Martín

La gran Bellotada Ibérica llega hasta Palacios de la Sierra

Palacios de la Sierra es el primer pueblo de la zona de pinares de Burgos y Soria que se suma a esta iniciativa. Se trata de una acción que ha comenzado el burgalés Rodrigo Ibarrondo desde la sierra de Gata en Cáceres. 
Los niños disfrutaron muchísimo con la plantación de las bellotas en el término de Palacios de la Sierra. FOTOS: Laura Martín
Los niños disfrutaron muchísimo con la plantación de las bellotas en el término de Palacios de la Sierra. FOTOS: Laura Martín

La bellotada escolar en Palacios de la Sierra comenzó a las tres de la tarde con un taller de recoleción en las escuelas de la localidad. Después hubo un paseo donde los escolares pudieron disfrutar de un paseo donde se les leyó la leyenda "Bellotas de oro". Al final también hubo un taller de siembre en el campo. La actividad ha sido un éxito en un día en el que la climatología fue muy favorable para llevar a cabo un acto medioambiental de estas características. Con esta primera bellotada en Pinares se pretende encender una llama de amor por la naturaleza y que otros pueblos y asociaciones tomen nota y sigan esta iniciativa. Ahora mismo en Burgos ya hay al menos 15 células incorporadas a este proyecto. 

Burgos se suma al proyecto ‘La gran bellotada ibérica’, una incoativa que está recorriendo España desde la Sierra de Gata y que tiene raíces burgalesas, ya que su impulsor, Rodrigo Ibarrondo Vázquez, nació en estas tierras, en la capital concretamente, pero vivió durante algunos años en Espinosa de los Monteros, y también ha recorrido parte del territorio nacional, nada menos que a lomos de un caballo. Así llegó a la cacereña Sierra de Gata donde acabó asentándose y donde comenzó a trabajar en la reforestación de bellotas en los montes, un proyecto que se ha ido extendiendo por todas las comunidades autónomas y que ya es imparable, con un objetivo:plantar 25 millones de bellotas hasta 2020.


La iniciativa de Rodrigo surge a raíz de que en el año 2015 se le quemó una finca que había comprado y que afectó a 100 hectáreas alrededor de su propiedad. Peor que su propia desgracia, incluso, fue la quema una semana después de 8.600 hectáreas en la Sierra de Gata también, que supuso un auténtico desastre medioambiental. Ese incendio marcó un antes y un después y supuso la puesta en marcha de un nuevo modelo de política forestal para acabar con los monocultivos de pinos, en el que Rodrigo, que viene del mundo de la conservación y la naturaleza, como él mismo dice, se involucró. «Me fijé el compromiso de comenzar a reforestar la Sierra con bosque autóctono», explica. Así, en tres años de trabajo, han pasado más de 1.100 voluntarios y cuentan ya con 200.000 árboles vivos. Ahora está a punto de comenzar la cuarta campaña de reforestación, explica Rodrigo.
Con la experiencia en ese territorio extremeño, con 650.000 bellotas sembradas, decidieron expandir el movimiento internacional -los voluntarios han llegado de 40 países diferentes- a toda la península ibérica y recuperar esa cultural del bosque y de restaurarlo. «es una manifestación activa a la sociedad comenzando con acciones de concienciación y de dar soluciones, como es plantar». ¿Y por qué bellotas? Rodrigo Ibarrondo explica que porque es muy sencillo su plantación y el origen de las semillas de robles, encinas, alcornoques y otros arboles ibéricos. Así, creó la Guía Bellotera para que la gente se pudiera informar y realizar acciones de manera independiente y consultar dudas a través de un e-mail que él mismo va respondiendo.

El éxito ha sido tal que en apenas quince días se han inscrito 1.200 500 células (personas individuales o colectivos), y se han unido colectivos varios, organizaciones medioambientales, grupos de senderistas, colegios e institutos. En la provincia de Burgos son ya 15 células las que se han unido de localidades como la propia capital, con cinco; el Alfoz, con tres al igual que en Merindades y en Cogollos, Covarrubias, Santa María del Campo, Hontanas, Tubilla del Lago o Modúbar de la Emparedada. Todas esperan ya las lluvias anunciadas para comenzar a sembrar bellotas.
Y para dar a conocer en mayor profundidad este proyecto de la gran bellotada ibérica, pero también burgalesa, un grupo de personas interesadas en esta iniciativa y preocupadas por la desertización de los bosques a que está conduciendo el cambio climático entre otras causas, convocaron el lunes a los burgaleses en el Espacio Tangente, en un acto en el que el propio Rodrigo intervino (por streaming) para explicar su experiencia, resolver dudas y dar consejos. El objetivo es informar y facilitar la siembra de bellotas y también «sembrar en la mente de las personas la idea de sembrar bellotas», añadían los convocantes.

La gran Bellotada Ibérica llega hasta Palacios de la Sierra
Comentarios