sábado. 24.09.2022

El Burgos CF Promesas se estrena con un gran punto ante el Marino de Luanco (0-0)

Ha sido la puesta en escena para un equipo rabiosamente joven en un grupo tremendamente exigente, plagado de rivales de entidad
Burgos CF
Burgos CF

Un año de ambición y muchas expectativas puestas en el filial del Burgos CF. Algunas, como el desparpajo y las ganas de practicar un buen fútbol, confirmadas desde el primer minuto. Era el debut, otro más, del Burgos CF Promesas en Segunda RFEF. 

Uno de ellos, el mítico Club Marino de Luanco, con algunos jugadores de talento y experiencia como Lora -eterno capitán del Sporting- o el delantero Jairo Cárcaba, comparecía como primer escollo en la Ciudad Deportiva de Castañares.

Salieron con la presión alta los de Carlos Aguilera, tratando de intimidar al cuadro asturiano en los primeros compases. Fruto de ese empuje llegaron un par de acercamientos, como un centro de López-Pinto -despliegue de clase del barcelonés- que se paseó por el área contraria.

El Marino comenzaba a asumir el dominio de la pelota, tejiendo alguna llegada más o menos clara, pero el Promesas seguía lanzando peligro. En el 13, Dani Burgos conectó una volea cruzada que se marchó muy cerca de la portería de Aramburu.

Se endureció el partido poco antes del ecuador del primer acto. Dani Burgos, para los locales y Dailos verían sendas tarjetas amarillas.

La intensidad también dio paso a las ocasiones. A los 18 minutos, López-Pinto sacó de nuevo la chistera y se inventó un tacón para la entrada por banda de Pol Bassa. El centro del gallego lo remató Hassane, que buscó el contrapié del meta pero dibujó un chut demasiado fácil para el arquero.

A partir de ahí, cambiaron las tornas. El Marino, un candidato a todo, avanzó líneas y comenzó a sentirse cómodo en las transiciones. Julio Delgado, en el 20 y en el 26, tuvo dos oportunidades manifiestas para adelantar a los visitantes. La primera pegó en el travesaño y la segunda se escapó por arriba tras una dejada de Cárcaba. Jona estuvo acertado en otra intervención para atajar un disparo mordido de Jairo Cárcaba a la media vuelta. Urgía un lavado de cara para la segunda mitad.

La charla de Aguilera funcionó y el filial saltó al campo con otro aire. Nada más arrancar, Tito Peralta salió de su zona y obligó a Aramburu a lucirse con un zapatazo lejano. En el 54 y el 55, Santi Pérez y Lucas Ricoy firmaron otras dos opciones. La primera fue una llegada por el costado y la segunda un remate seco del ex del Atlético de Madrid que Aramburu envió de nuevo a córner.

Aguilera dio entrada a Marcos Gil, Erik y Vertiz. En el Marino, que apenas comparecía en ataque, el ariete Isma Fagir y un viejo rockero como Nacho Matador. Intentaron los de Luanco un último arreón pero el Burgos CF Promesas supo aguantar el intento. El árbitro elevó el listón de amarillas y amonestó a Del Cerro, Pol Bassa, Hassane y Tito. Lo intentaba el filial pero le faltaba mordiente, así que el entrenador burgalesista tiró de la máxima referencia ofensiva del banquillo: Óscar González.

A pesar de los esfuerzos de los muchachos burgaleses, el encuentro finalizó 0-0, con una sensación positiva por el crecimiento en el partido, de menos a más y por el punto rascado, ante un gran equipo que aspira a la parte alta de la tabla en el Grupo 1 de Segunda RFEF.

El Burgos CF Promesas se estrena con un gran punto ante el Marino de Luanco (0-0)
Comentarios