sábado 22/1/22

Con la llegada del invierno, y más en concreto con las fechas navideñas, la venta de embutidos y de encurtidos se disparan, también como consecuencia de las numerosas y tradicionales matanzas que se llevan a cabo a lo largo y ancho del territorio nacional. La Navidad es una época en la que el consumo de embutido crece con motivo de las numerosas celebraciones familiares, las celebraciones de amigos o las cenas de trabajo. Pero hay un factor que también influye en el crecimiento exponencial del consumo de embutido, y este son las cestas navideñas que tan instauradas están en la sociedad española. Las cestas de Navidad están por lo general conformadas por un surtido de productos de alta calidad o gourmet de embutidos y se acompañan normalmente por vinos y productos de alta repostería como turrones, mazapanes y bombones.
Desde la carnicería de Javier Conde, comentaba su dueño que los meses de noviembre y diciembre son un periodo del año excelente para la venta de embutido. Si hablamos de cifras, el 40% de todo el encurtido que se venden en un año corresponden a este período del año. Las cestas de Navidad de las empresas, así como las cestas para regalo, aglutinan buena parte de estas ventas. 

Entre los productos que más se solicitan destacan las cecinas de vaca, de cabra o de oveja y los jamones ibéricos. Javier Conde comentaba que la gente en los últimos años se está decantando por adquirir jamones ibéricos y de alta calidad para estas fechas, dejando más de lado jamones de una calidad más inferior. 
Destacó además que el precio de los jamones respecto al año pasado se ha duplicado debido a que en el ejercicio anterior no hubo apenas exportaciones . 
Otro de los productos bandera que no faltan en las cestas y en las celebraciones navideñas son los chorizos extra, tanto normales como picantes y los lomos embuchados, ideales para tenerlos en casa e ir picando un poco antes de comenzar con los platos fuertes. 

El carnicero mencionaba también el aumento en el consumo del queso y afirmaba que “la gente está descubriendo el queso de verdad y las numerosas posibilidades que tiene”. Antes, señalaba que tan solo había dos tipos de queso, el curado y el semicurado, y en cambio ahora tiene alrededor de 30 tipos diferentes, prueba de que la gente apuesta por el queso en la cocina.

Sin duda, el consumo de embutido está muy presente en nuestras vida, y es además una comida muy tradicional y muy arraigada a la comarca y la región y a la que se la puede dar muchos usos: aperitivos, platos principales, delicatessen...etc. Además, el embutido, según como se haya elaborado y preservado se presenta dentro de la categoría de productos gourmet o de alta calidad, y que son muy servidos en estas épocas de celebraciones ya que es normal gastar algo más y adquirir un producto mejor.
 

El consumo de embutido repunta durante las semanas prenavideñas