viernes 25/6/21

Centenario de la desaparición de 'El Eco de la Sierra' (I)

Jesús-Camara

Jesús Cámara Ollalla inicia un recorrido por el periódico que se publicó en la zona y que tuvo , aunque corta vida, una repercusión importante entre los habitantes de este territorio.

Ecodelasierra (1)
Cabecera del periódico 'El Eco de la Sierra'

En plena Guerra de la Independencia Española aparecía el 5 de julio de 1811 La Gazeta de la Provincia de Burgos. Se la puede considerar como el decano de los periódicos burgaleseses. Se imprimía en sus inicios en Villacadima (Guadalajara) por La Junta de Defensa Provincial de Burgos; se repartía de forma clandestina por las provincias de Burgos, Soria y Guadalajara. El último número se imprimió en 1813. Bastante años después, el 1 de abril de 1891, saldría Diario de Burgos. El 24 de enero de 1915 asomó El Pelendón, el primer periódico de Salas de los Infantes, promovido por el administrador de correos Víctor Rivera e impreso por la imprenta de Julio Vivar. Solo se publicó el primer número.

El 15 de mayo 1919 salía el nº 1 del periódico semanal salense El Eco de la Sierra. Cesó su actividad el 20 de mayo de 1920. Reanudaría su segunda temporada el 23 de octubre de 1920 y cerraría definitivamente el 5 de febrero de 1921. Tuvo una vida corta como todos los periódicos rurales y una escasa difusión. Se publicaron 88 números de los que 81 se conservan en la biblioteca del monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos.  Se cumple, pues, el centenario de su desaparición.

Como se anotaba en la cabecera era independiente. Se imprimió en la imprenta salense de Felipe de Abajo. Los gastos de su edición se sufragaron con las suscripciones y la publicidad. Como director del periódico figuró Marcos de Abajo García, propietario con la familia de la imprenta Viuda e Hijos de Felipe de Abajo y financiador en parte del proyecto. Contaba la imprenta con una máquina tipográfica Minerva francesa, una guillotina Krause, una máquina para coser con alambre... Cada número constaba de dos hojas tamaño 32,5 x 45 cm. con impresión de las cuatro caras. No incluía fotografía alguna. En las tres primeras páginas se insertaban los artículos y en la última se dedicaba totalmente a publicidad. Salía a la venta los jueves al precio de 10 céntimos de peseta y posteriormente lo haría los sábados.

 

Cabecera de EL ECO DE LA SIERRA

En todo el siglo XX no se publicó ningún periódico más en la zona. El 20 de julio de 2007 salía a la luz La Voz de Pinares con edición semanal y distribución gratuita. Su último número saldría el 16 de marzo de 2012. En nuestros días se edita desde junio de 2019 el periódico quincenal gratuito Tu Voz en Pinares.

Parecer ser que el padre ideológico del Eco de la Sierra fue el maestro Pío de las Heras que aglutinaría al grupo de colaboradores de clase media con estudios de carreras medias o superiores. Pío no firmó ningún artículo; su hijo Pedro publicó varios poemas. Podían ser colaboradores, según la cabecera, todos los que les honrasen con sus escritos. Como articulistas figuraron maestros, practicantes, farmacéuticos, monjes, abogados, secretarios, médicos, sacerdotes... Sabían que cualquiera de sus veladas denuncias, en una sociedad rural en la que todos se conocen, les acarrearían críticas, comentarios... y por eso alguno se escondía tras un pseudónimo. No se tiene constancia que ninguno fuera periodista.

En el primer número de El Eco de la Sierra, a modo de editorial, exponía las intenciones y miras de la publicación.

«La finalidad y el ideal del El Eco de la Sierra están contenidos en su programa que no puede ser ni más sencillo, ni más levantado y noble; se sintetiza perfectamente en esto: “amor a la Sierra”, amor a este rinconcito de Castilla tan benemérito por su honradez y laboriosidad como descuidado y remiso en la orientación y encauzamiento de sus latentes energías».

Hacía una llamada para ser el divulgador de noticias en toda la comarca con acontecimientos, festejos... y con intención de colaborar en la instrucción intelectual con artículos históricos, científicos, literarios, morales... Quiso mostrarse como «un portavoz del movimiento regional, un mero reflector de los sonidos que constantemente produce la vida social de estos pueblos». ¿Surgió con la pretensión artificial por parte de sus promotores de disponer un pueblo de medios de expresión que le asemejase a la ciudade? Es de admirar el planteamiento que realizan sus fundadores y los motivos que los llevan a tirar adelante: “Todo por el progreso de la comarca”.

Escribía, en su pesimismo, uno de los sus más lúcidos impulsores, el maestro de Hoyuelos de la Sierra Florentino Pérez Pichardo:

«Despierta de tu marasmo, serranía de Salas; tu civilización señala por lo menos tres centurias de retraso en el curso de la civilización mundial; ha sonado la hora de las reivindicaciones para la Humanidad; y la necesitan, el labrador, el obrero, el intelectual, todos los que de un modo u otro viven de su trabajo honrado.

Y tu reinado será efectivo, obrero de la campiña, cuando las fábricas inunden los valles y escalen las montañas, cuando tengas vías de comunicación; cuando tengas escuelas decentes, matrícula numerosa y constante; cuando leas muchos libros; cuando tengas sociedades y cooperativas; cuando el político no te convierta en siervo haciendo venal tu derecho al sufragio; cuando el cacique no te haga esclavo de su soberbia; cuando el acaparador infame no te secuestre tus cosechas; cuando el ciudadano tenga el libre ejercicio de su libertad, cuando la mujer ocupe el puesto que le corresponde por su condición; y en resolución cuando haya personas que velen para que los artículos de primera necesidad no te cueste un sentido, sin razón para ello».

Su edición, nos hace pensar, despertó un gran interés en una parte de lectores para conocer noticias y en los redactores el placer por escribir y difundir sus conocimientos a los paisanos. Los no pudientes (labradores, obreros...) no serían sus suscriptores pues los contenidos de sus artículos se salían de sus intereses intelectuales. Lo más llamativo para ellos serían las noticias que nunca ocuparon gran extensión en la tercera página.

Como semanario de una población reducida llevó tras de sí una precaria existencia económica debido a la baja tirada de ejemplares, la carestía del papel, unos anuncios baratos, la escasez de suscriptores, gastos de correos, pago de jornales de dos obreros... Se quejaba en un número que 136 suscriptores estaban en descubierto. La periodicidad semanal exigía un trabajo intenso de los linotipistas y la búsqueda de noticias o colaboraciones semanales que se escribían desinteresadamente.

Los articulistas reflejaban los intereses y preocupaciones de la época: monarquía-república, elecciones, interés por la cultura... Fue un semanario de noticias regionales principalmente, desligado de la política con atención a los trabajos de agricultura y ganadería, las industriales y comerciales, explotación de minas y de bosques, movimiento mercantil y financiero... La vida religiosa nunca se miró con indiferencia, ocupando un lugar distinguido como defensor de la sacrosanta religión católica. Dejó bien claro su posición católica.

«Será siempre paladín esforzado y acérrimo defensor de nuestra sacrosanta Religión, como también propagador constante del orden y de los sanos principios de la moral».

«Colaboran en este periódico personas de diferentes ideas políticas y ello será una garantía para que nunca, y en ningún caso sean preferidas unas a las otras, pues hasta la religión y la república pueden vivir dulce y sosegadamente cuando los que practican la religión y aspiran a la república tienen como vínculo el respeto recíproco, y la paz común, que es la base del derecho del hombre».

En periodo electoral no defenderá, decía, ninguna candidatura política y será «inexorable con los caciques de monterilla cualquiera que fuera su credo político».

Los intereses de los concejales del ayuntamiento de Salas de los Infantes parecen que iban por otros caminos distintos a los del periódico a tenor de lo que se escribe en un artículo irónicamente.

«Notamos en las sesiones que celebra el municipio, que los ediles no salen de la dehesa, leganías [sic] y pastos (me refiero en sus discusiones).

Señores concejales, que sus sesiones tienen mucho sabor a heno y no de [Heno de] Pravia. ¿No podrán dedicar ustedes algo más atención a la Urbanidad, Higiene y otros problemas sociales etc.? Porque si no vamos a tener que cambiar de especie, siquiera por disfrutar de sus atenciones, y entonces el problema de la subsistencia tendrá una reparación; pues aumentará el número de cabezas y disminuirá el de consumidores».

EDITORIALES

Al primer artículo de cada número se le puede considerar como su editorial. Unas veces aparece firmado y otras no. La emigración, que nos llega hasta nuestros días, fue un tema tratado con especial interés. La tildará de “vampira”.

«Es el problema más palpitante y que con más urgencia necesita España resolver si no quiere desangrarse, ya que tanta sangre viril absorbe.

Téngase presente que el éxodo de un pueblo es el síntoma más elocuente de su mayor decadencia, el acto, por sí solo de emigrar, le revela de mísero y pobre, y a medida que más vaya cundiendo la idea, más fuerza se impele a un país para que ruede por el abismo.

Y en España, sobre todo, en algunos rincones de Castilla se está acabando la especie humana, por muchas circunstancias, por falta de higiene, y por la miseria que impulsa a ese bando de emigrantes a traspasar los mares».

En la sección de noticias apuntaba que en Salas de los Infantes

 «son ya unos 40 los que han marchado en busca de fortuna acuciados por las noticias que los que allá están en las que se anuncian ganancias fabulosas».

Los hechos se vuelven a repetir en la España del siglo XXI con la emigración de nuestros cerebros por falta de puestos de trabajo.

LAS NOTICIAS

Se publicaban en la tercera página. Eran pequeños apuntes de sucesos. Se titularon sucesivamente como “Noticias”, “Notas del reportero” y “Notas del reporter”.

Noticias representativas de las que se publicaron son las siguientes.

Sociedad

El día 30 de mayo último subió al cielo a los seis años de edad el precioso niño E.V.G.

Nos ha sido grato el saludar a D. Gorgonio Medrano hijo del acaudalado propietario D. Andrés, de paso para su pueblo, con el objeto de disfrutar allí las vacaciones.

Relacionado con un importante negocio ha salido para Barcelona el almacenista de lanas de esta villa D. Arsenio Martínez.

Ha llegado a esta población después de terminar brillantemente sus estudios el aventajado y apuesto alumno de la Academia de Infantería D. Antonio Sáez Izquierdo.

En Huerta de Abajo, por Don Marciano Hernaiz, farmacéutico de dicho pueblo y muy amigo nuestro han sido cazados dos hermosos corzos.

Se ha hecho cargo de la Administración de Correos de esta villa el joven oficial de dicho cuerpo D. Alejandro Lafont persona muy grata a la buena sociedad saleña.

Agresiones y muertes con violencia

«En la noche del 9 de junio de 1919 fue muerto de un tiro en el corazón un joven de Castrillo de la Reina. Fue detenido e ingresado en la cárcel del Salas de los Infantes su presunto autor, vecino del mismo pueblo.

El juzgado de Briviesca cita a una mujer natural de Mambrillas de Lara para que comparezca a declarar en la causa que se sigue por lesiones a su marido.

Un vecino de 71 años dio muerte en el pueblo de Moncalvillo disparando una escopeta a bocajarro a su hijo político. Quince días antes estuvieron viviendo juntos. El agresor desapareció, habiéndose hallado su cadáver en una de las pozas del río.

Sobre las 10 de la noche discutieron varios jóvenes en Palacios de la Sierra, resultando muerto por disparo de arma de fuego un vecino y otros tres resultaron heridos.

En Tolbaños de Arriba se encontró el cadáver de una viuda que vivía en compañía de su hija política, de 27 años. Según el parte, el cadáver presentaba señales de violencia. La nuera resultó ser la autora del criminal hecho, que confesó su delito manifestando que ahorcó a su suegra con una cuerda que después arrojó al fuego.

Cuando en San Millán de Lara una joven soltera de 20 años se dirigía a la fuente pública le salió al encuentro un joven de 26 años, quienes sostenían relaciones amorosas. La joven quería terminar las relaciones y al manifestárselo al joven, sacó una pistola haciendo cuatro disparos que le produjeron la muerte en el acto a la joven. A 200 metros del lugar del suceso se encontró el cadáver del joven con un disparo en la sien.

En Barbadillo del Mercado cuestionaron acaloradamente dos jóvenes mujeres, pasando de las palabras a las manos y ocasionando una de ellas a la otra heridas de pronóstico reservado.

Han sido conducidas a la cárcel de Salas dos vecinas de Huerta de Abajo, madre e hija; la primera como autora y la segunda como cómplice de la muerte de una niña recién nacida. La recién nacida fue enterrada envuelta en paños en la cuadra de la casa a unos 15 cm. de profundidad.

En Araúzo de Miel se ha suicidado con un arma de fuego un joven de 24 años de edad.

En el pueblo de Huerta de Rey un vecino en estado de embriaguez se presentó por la noche en un café amenazando al dueño con una navaja de grandes dimensiones, viéndose este a repelerle la agresión con un hacho que tenía a la mano, ocasionándole varias heridas en la cabeza, de las que falleció al siguiente día».

Muertes sin violencia

«En el estanque de un molino harinero de San Millán de Lara pereció ahogado un anciano. La muerte se considera casual.

Se extrajeron del pozo de la mina los dos cadáveres que yacían en el fondo como consecuencia de un accidente.

Días pasados apareció muerta, en el término de ledanía de Castrillo de la Reina, la joven de 19 años, la cual se dedicaba a pastoreo, creyéndose que la muerte ha sido producida por haberse caído la desdichada joven desde alguno de los altos peñascos que existen en aquellos lugares.

Un vecino de Cascajares de la Sierra pereció abrasado, debido según rumores, a que después de una pesada embriaguez, se quedó dormido en el hogar de la cocina.

En Hortigüela, hallándose trabajando en una cantera recibió muerte un joven de dicho pueblo, al caer una piedra enorme encima de él, que hizo volar un cartucho de dinamita».

Sucesos

«En Contreras se incendiaron 8 tenadas o corralizas. Los cuatro presuntos autores fueron conducidos a la cárcel a la cárcel del partido; pero fueron puestos en libertas en la noche del mismo día por no resultar ningún cargo contra ellos.

Un voraz incendio redujo a cenizas cinco casas en Huerta de Rey.

Un voraz incendio se declaró a las doce de la noche en el pueblo de Neila, quedando reducidas a ceniza cuatro casas. Las pérdidas se calculan en 9.000 pesetas.

En el pueblo de Bezares un vecino ha sido víctima de la inexperiencia resultando herido de alguna gravedad al cortar un roble para reparar la iglesia.

Los reclusos de la cárcel de Salas fueron obsequiados con un suculento banquete, cafés y cigarros por el ayuntamiento festejando así el aniversario de la célebre escritora Doña Concepción Arenal

El domingo pasado y con la solemnidad acostumbrada, tomaron comunión los presos de la cárcel de este partido.

Siguen haciéndose los estudios del pantano que, de llegar a ser un hecho, sería quizás el mayor de España».

PUBLICIDAD

 Se insertaron 5 esquelas necrológicas y de aniversarios en la primera página que ocupaban dos tercios o la mitad de la primera página. La cuarta página del diario se rellenaba de publicidad, aunque también se incluía en algún recuadro en las tres primeras.

 

Firmas publicitarias: Guarnicionería Adalberto Bengoechea (Servicio de coches de Salas a Monterrubio), Viuda e hijos de Felipe abajo (tejidos, ultramarinos, imprenta, librería), Sastrería de Segundo de Juan, Sastrería Camarero, Géneros coloniales Jesús Aparicio Rica, Sastrería Cabrito, Fábrica de Harinas La Serrana, Alfredo Sebastián (Ultramarinos y expendeduría de tabacos), Zapatería La Palma, Fonda del Comercio de Ángel Alzaga, Fábrica de chocolates Simón Aparicio Rica, Barbería de Pepe, Crédito de la Unión Minera de Bilbao, Gran Parador y Casa de Viajero Francisco Ibáñez Alzaga, Relojería Moderna...

MERCADOS

Los precios de los cereales en los mercados de Salas de los Infantes y Covarrubias se publicaban semanalmente. He aquí los de una semana.

«En Burgos los precios del mercado eran: 100 kilos de trigo a 49,41 pesetas; los de cebada a 37,50 pesetas, el centeno a 40,96 pesetas y la avena a 32,69 pesetas.

En Covarrubias los precios del mercado eran: 100 kilos de trigo a 49,68 pesetas; los de cebada a 43,00 pesetas, el centeno a 40,93 pesetas y la avena a 32,71 pesetas. La arroba de patata se vendía a 2,50 pesetas y la carne a 2,00 pesetas el kilo».

TEMAS DE GRAN TRASCENDENCIA

Elecciones

En aquella época en las elecciones generales solo podían votar los varones mayores de 21 años. El Eco de la Sierra avanzaba sobre las presiones y corruptelas de las mismas.

«Si muy respetables son los derechos de un partido político, no son menos los de la familia, y en algunas ocasiones se llegó a atentar estos sagrados deberes imponiendo despóticamente silenciosos castigos por faltar a determinado sufragio, con mengua todo ello de la libertad personal y de conciencia. El acto de excluir a una gran parte de ciudadanos españoles de la esfera legal en que vive el resto de la nación, privándoles por la dádiva, la amenaza o el engaño del ejercicio de sus derechos constitucionales y políticos, es un atentado a la dignidad personal. Este distrito electoral tiene en su historia política baldones de esta naturaleza y durante los últimos años ha sufrido un batallar sin tregua, se han estrellado en la lucha amistades y agradecimientos, se han profanado los más sagrados intereses, y de todo ello solo ha quedado a la vanguardia un mezquino ideal político con la protesta de aquellos sentimientos íntimos, que son norma y atributo de los hombres de buena voluntad.

Los diputados en Cortes que pedían el voto en el distrito electoral se despreocupaban después de sus promesas. Lo denunciaba el farmacéutico Zacarías Gallo.

«¿Qué han hecho todos los representantes hasta la fecha en favor de nuestra región que pueda pasar a la historia?

Nada, absolutamente nada. Con los brazos cruzados, han permanecido indiferentes, importándoles un ardite este pedazo de tierra, y menos aún el clamor de la comunidad. Mientras el voto se otorgue sin conciencia de ciudadano y sin otras miras más altas, seremos víctimas de nuestro rutinario proceder».

La mujer

Se birlaba el voto a las mujeres. El articulista J. R. se hacía eco del movimiento feminista que buscaba el sufragio universal, que no llegaría hasta 1933 en la Segunda República.

«En los Estados influidos por los perjuicios contrarios a la mujer del derecho romano, el movimiento feminista tardará algún tiempo en desenvolverse, porque son muchos los obstáculos sociales con que ha de luchar. Por el contrario, en los pueblos influidos por el derecho germano que tanto ha elevado la condición de la mujer, la causa del sufragio femenino quedará pronto triunfante. Y no ha de influir poco en ello el resultado tan beneficioso alcanzado con el sufragio femenino en los estados que lo han implantado» ... «En los demás Estados es de pensar que también acabará por establecerse el sufragio femenino, porque en todos ellos el movimiento femenino tiene una fuerza creciente».

«En España la mujer puede ejercer el cargo más elevado del Estado. Puede ser Reina. Y dicho sea en honor de la capacidad política de la mujer, en nuestra historia patria brillan los nombres de algunas reinas con su glorioso esplendor. Mas bajo la presión del Derecho romano, la mujer no solo carece de los demás derechos políticos, sino que, además, se encuentra en la esfera del derecho privado en una situación de indigna inferioridad».

José Rosell en el artículo “A las mujeres de Castilla” reflexionaba en una época intrínsecamente “machista” sobre el papel de la mujer en la familia.

«Vosotras, queridas doncellas, estáis destinadas casi todas a gobernar y dirigir más tarde un hogar, una familia, una casa, puesto que el hogar es la mansión de la familia, el lugar donde se reúne, donde se ven, se aman, se abrigan, se reconcilian, se consuelan, viven y comen, la mayor parte de la vida abuelos, padres, hijos y todos los que forman parte de la familia, incluyendo además a los criados».

«He visto en una población, en la cual hay una fábrica de tejidos, pasar el día en la fábrica casi todas las doncellas y mujeres del pueblo, con la codicia del jornal, quedando las casas y los hijos en el mayor abandono, comiendo aprisa y mal por falta de tiempo; llegar el domingo y pasarlo lavando, cosiendo y bailando, sin vida de familia, sin prácticas religiosas, comprometidas la salud, la virtud y los dulces goces de la familia, sin cumplir la madre ni los hijos sus deberes principales; una vida más de bestias que de personas».

«Ahora voy a daros algunos consejos.

Acostumbraos a levantaros temprano, que es bueno para el cuerpo y para el alma.

Procurad en la casa orden, limpieza y buen gusto para hacer agradable la vida de la familia y apartaos de las diversiones perjudiciales: la unión, la paz y amor son base de dicha doméstica y de respeto mutuo. El orden y limpieza exterior es indicio de un buen interior y es condición para juzgar favorablemente si resplandece la modestia. Tener confianza y merecerla; ser fiel y amable; ser honradísima y parecerlo, es el mejor gozo. Las mujeres han de procurar la paz a la familia, sufriendo defectos, callando y consolando: en muchas casas reina la discordia y la disputa por poca paciencia de la mujer, por hablar demasiado, por su mal genio; en vez de encender el fuego, lo que conviene es apagarlo».

Las virtudes que debía adornar a una buena esposa las señalaba el artículo “De mi breviario” de Célibe, pseudónimo que bien pudo firmar un clérigo.

«Parece ser, a mi entender, que la mujer que se vanagloria de atea, está incapacitada para ser la esposa que endulce el penoso trajín de las faenas del marido; la madre que colgando el santo rosario en el hijo infantil le enseñe el respeto y agradecimiento al que dispuso de la vida y a sus semejantes.

La mujer para ser esposa, debe llevar efluvios de ternura; la mujer para ser madre, sin abandonar el respeto al hogar del cual es la reina, debe ser respetuosa a las creencias religiosas sin alardear de creyente tampoco; la mujer para ser la santa del hogar, no debe consumir la vida en la esfera del marido, debe, sí, soñar en un estado perfecto, para vanagloriarse más que ninguna otra; debe aspirar a ser santa y para ser santa basta con que sea perfecta casada».

Movimiento obrero

El movimiento sindical empezaba a aflorar en España y La Sierra no estaba al margen. El párroco de Santa Cecilia bajo la firma de F. D. (Félix Díez Revuelta) vertía en el periódico su pensamiento.

«¿Quién si no la Religión podrá contener al obrero y al pobre en el cumplimiento de los deberes, y que si se excluye este medio no queda ningún otro más que la fuerza; pero que no hay armas ni cadenas que puedan sujetar el espíritu, y esto más tarde o más temprano procura la emancipación?

A la verdad: si para que cumpla el obrero sus deberes solamente se apela a la fuerza, recíprocamente el obrero empleará la fuerza contra la fuerza y hará uso de toda clase de medios aun los más injustos y violentos para imponer su voluntad, o mejor dicho su capricho al patrono, al capitalismo».

«¿Hay alguna doctrina o sistema de doctrina que repruebe igualmente los excesos de los ricos y los de los pobres, y que no adule a los dos, ni halague las pasiones de los pobres, sino que recuerde a unos y otros sus respectivos deberes y no solamente sus derechos, como se ha hecho con frecuencia?

Sí los hay; y esa doctrina, ese sistema no es nuevo; lleva ya más de diez y nueve siglos de existencia; es la doctrina de la Iglesia Católica fundada por Aquel que es Eterna Verdad, Eterna Bondad, Eterna Justicia».

En el artículo “La ola sindicalista”, subtitulado “Hasta las criadas”, el colaborador K. Listo mostraba su oposición a la sindicación obrera.

 «Para nadie es un secreto que el sindicalismo, esa enfermedad de moda tan contagiosa como funesta y absurda, tiende a esparcirse hasta los rincones más recónditos».

«De tal forma, repito, vase extendiendo el sindicalismo, que hasta las criadas de servir reniegan ya de la escoba y demás instrumentos pertenecientes al arte culinario».

«Alguien dirá: “Todos tenemos derecho a la vida”. Naturalmente que sí, e imbécil será el que tal cosa discuta, pero por lo mismo que todos tenemos derecho a la vida, tenemos también el deber de ser prudentes y el de respetar a nuestros superiores.

Ya no se conforman con ganar buen sueldo (cosa que me parece justa), sino que van más allá: quieren que se les conceda, durante el día, algunas horas libres, para visitar a las amigas o amigos; vamos, algo así como la jornada de ocho horas.

Piensen, pues, las criadas que son sustituibles y que, tanto llevar el cántaro al agua, puede romperse. Déjense de sindicalismo y otras zarandajas por el estilo, que más se saca por las buenas que por las malas.

Claros es que no por eso hay que dejar de comprender que existen muchas amas que se portan peor que las criadas, siendo así que el ejemplo debe darle las clases altas, pero de esto, si tengo buen humor y tiempo, hablaré en otro artículo, ya que acostumbro a medir por el mismo rasero a las clases altas que a las bajas».

Un sorprendente artículo, “90 pastores merineros en huelga”, sugería de forma deslavazada las carencias de los pastores. Lo firmaba Jorge Nieto.

«Véanse las cesantías y accidentes del trabajo del cuerpo de pastores. Cuando uno cuenta 50 años de servicio le dice su principal: Véndeme las ovejas y quédate en casa que para mí no sirves de viejo, después de chuparle el sudor, que lleva el pobre las arrugas de su piel negras, que la escharcha, el sol y el polvo le han teñido la tez y sin poderse desnudar ni dormir tranquilo cuatro noches en el año. ¡¡Viva la unión!!».

Aparecía en el mismo artículo un poema, que lo firmaban Los Pastores, con las consignas para luchar por sus mejoras.

«¿No es esta una hipocresía? / ¿No es esta una crueldad? / Vean, señores lectores, / si no es la pura verdad.

Además, son unos sueldos / qué risa y asco nos da, / vivimos como los cerdos / y comemos poco pan.

Dormimos en los peñascos / y los amos no nos dan / ropas con que abrigarnos / del agua y de las [h]elá[da]s.

Solo pedimos justicia, / compañeros, preparad / nuestras justísimas armas / y lucha noble empeñar / que es seguro ganaremos / si obramos con lealtad».

El secretario quintanaro Tomás Medrano alentaba a los labradores a elegir diputados que defendieran sus derechos en Castilla huérfana: Combatir al que produce”.

«Hace más de un mes que ha empezado a cundir la alarma entre los labradores que con tanta fatiga obtuvieron sus discutidos rendimientos con la acelerada baja del precio del trigo y demás cereales. Es tal el pánico que de todos se ha apoderado, que no hay medio de evitar las consecuencias que se avecinan, y por más que en todas partes los productores protestan celebrando asambleas y los representantes en Cortes prometen poner coto a esa baja que no se vislumbra y que el Gobierno aunque nada haga, nada ha prometido hacer, para evitar la bancarrota que amenaza, al único que en España produce, el labrador.

Esta injusticia bien te la mereces agricultor, no culpes a nadie de tu ignorancia.

Mientras no lleves a las Cortes una mayoría de representantes regionales que te defiendan como Cataluña, las Vascongadas y otras regiones; mientras los representantes de Castilla no sean castellanos de esos que conocen las miserias que pasamos, Castilla vivirá huérfana, será ala que siempre fue, la Cenicienta de España».

Otro articulista escribía sobre los labradores en la misma línea.

«Es, sin embargo, su conversación un continuo lamentarse del abandono en que el Gobierno los tiene, de que nada se legisla a su favor y de que todo está en contra de sus intereses. Si esta es la verdad, convénzase labradores de que con sus puños se lo ganan, y empleen todos sus esfuerzos en tener en la Cámara, dignos representantes de su causa». ∎