lunes 18/1/21

MEMORIA EMPAREDADA: La Segunda República en el partido judicial de Salas de los Infantes (y 7)

Jesús-Camara

Jesús Cámara Olalla nos ofrece la séptima, y última, entrega de este ciclo dedicado a esclarecer y aportar datos sobre esta etapa histórica en la zona.

Jornada electoral 1936.
Jornada electoral 1936.

Sanidad

Una ley de 1855 había regulado la contratación de los médicos por parte de los ayuntamientos con el objetivo de dar asistencia a las familias pobres. Los médicos titulares realizaban su trabajo en condiciones deplorables que evidenciaba el estado lamentable del sistema sanitario. Los ayuntamientos organizaban y sostenían los exiguos servicios sanitarios del término municipal que se reducían a contratar un médico y poco más. Los vecinos pagaban la iguala trimestralmente al médico que ascendía aproximadamente a 25 pesetas anuales por familia. El médico con el cobro de la iguala «se compromete a prestar la asistencia médica quirúrgica a los firmantes y sus familias, en todas las enfermedades y padecimientos de que se hallen aquejados, exceptuándose los golpes de mano y los partos en las mujeres solteras». Sin sistema sanitario generalizado, las urgencias e intervenciones quirúrgicas se atendían en el Hospital Provincial de Burgos.

En 1934 el ayuntamiento de Salas de los Infantes incluyó en la “beneficencia” a 13 vecinos de más de 40 años, posiblemente, para la asistencia médica y farmacéutica.

La ley de Coordinación Sanitaria de 11 de julio de 1934 (presentada por el gobierno de Lerroux en 1934) fue el primer intento serio de coordinar todo el sector sanitario en mancomunidades dependientes de los ayuntamientos. Mejoraba el salario de los médicos y cada pueblo tenía que “aguantar” al médico que le señalaran en lugar de contratar al que quisieran. La reforma tenía como finalidad la creación de un sistema público para todos los ciudadanos.

 En la primavera de 1936 se realizó una asamblea en Salas de los Infantes de representantes de los ayuntamientos del partido judicial para protestar por la ley de Coordinación Sanitaria. El secretario de Salas de los Infantes Rafael Olea habló en contra de la misma y la reunión transcurrió “con verdadero calor”. Se aprobó como conclusión la de proponer a las autoridades la derogación de la ley. El día 23 de mayo en ocasión, en que el secretario se encontraba en un café, un grupo de unos 15 médicos, encabezados por el médico de Salas de los Infantes D. Ernesto Plaza, penetraron en dicho café y groseramente amenazaron y profirieron frases despectivas al secretario Olea por su posicionamiento en la asamblea de alcaldes y secretarios de la zona.

Los partidos políticos

El único partido político autorizado durante la dictadura de Primo de Rivera fue Unión Patriótica, «organizado desde el poder y por el poder».

Francisco Estébanez

Francisco Estébanez.

Francisco Estébanez

Con la llegada de la Segunda República los partidos políticos fueron autorizados y acogidos con entusiasmo por la población. Serranos que tras la Primera Guerra Mundial habían emigrado al Nuevo Continente para hacer “las Américas”, de regreso «traen iniciativas emprendedoras que chocan con el conservadurismo e intereses de los caciques locales que los consideran rivales». Se implicaron en los ideales republicanos los emigrantes: Mariano Lucas Arrández y Pedro Simón Llorente (emigrantes en Argentina y en la República Dominicana) de Palacios de la Sierra; Alejandro Elvira y Julián Santamaría de Castrillo de la Reina; Félix Alonso del Río y Fortunato del Pozo de Salas de los Infantes; Demetrio Peña Bueno de Mamolar; Daniel Prieto Hoyuelos de Vallejimeno; y Emilio Cubillo Blanco de San Millán de Lara.

 

Es muy difícil precisar qué partidos políticos estaban constituidos en la zona serrana. Serían los mínimos dada la volatilidad de las formaciones políticas durante los dos primeros años de Segunda República donde proliferaban, se unificaban, desaparecían...

La fuerza política dominante en las urnas en la zona serrana en la Segunda República fue la derecha con respecto a la izquierda en proporción de doble a sencillo. La derecha defendió la religión católica, aprovechando cualquier medida del gobierno contra esta (retirada de los crucifijos de la escuela, prohibición de las procesiones…) para arremeter contra la “perversidad del régimen laico de la república”.

En 1933 se constituyó en España la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), considerada una fuerza política muy conservadora y católica para la «afirmación y defensa de los principios de la civilización cristiana». Demandaba la revisión de la constitución republicana. Su líder, José María Gil Robles, llegó a decir que «la democracia no es un fin sino un medio para la conquista del nuevo Estado. Cuando llegue el momento, ya sea a través del parlamento, la eliminaremos».

En 1934 tomó auge el partido Agrario, asociado a organizaciones católicas monárquicas en el que se integraron un gran número de representantes de la vieja clase política de derechas. Logró el apoyo de los agricultores pues el gobierno republicano favoreció el pan barato con las importaciones de trigo extranjero a costa del campesino castellano. A esto se añadía el fuerte arraigo del catolicismo. Su político más representativo fue Francisco Estébanez, propietario del periódico burgalés El Castellano.

En septiembre de 1935 se bendijo el domicilio social del partido político Acción Popular (cambiaría su nombre a Acción Nacional) en Quintanar de la Sierra con la presencia de J. Gonzalo Soto, que resultaría electo como diputado nacional por Burgos en 1936. Era un partido confesional católico que se aglutinó en la CEDA aunque continuó existiendo como un partido autónomo hasta después del comienzo de la Guerra Civil Española. Su presidente en el pueblo fue Fernando Hernando y el maestro Nicolás Montero uno de sus afiliados.

Había cierta presencia tradicionalista del carlismo representada por José María Valiente en las elecciones de 1936. El partido político de Falange era incipiente y apenas tendría una decena afiliados en la comarca.

El término fascista o el “fascio” estaban en la boca de los vecinos. Feliciano San José, de Salas de los Infantes «en plena calle decía que la República no fracasaría nunca y que con tal motivo el Fascio no levantaría cabeza». Ángel González de Prado, hijo del farmacéutico de Quintanar, simpatizaba con las izquierdas y en sus conversaciones tildaba a los elementos de derechas en un tono despectivo con el sobrenombre de “carcas” y «para demostrar sus tendencias demócratas, que ciertamente profesaba con todas sus secuelas, tenía a la puerta de la oficina de telégrafos que desempeña el siguiente letrero: “Oficina antifascista”».

En la izquierda el partido en las elecciones de 1936 más votado fue Izquierda Republicana. Los republicanos estuvieron agrupados primero en torno a Unión Republicana. Al desaparecer esta algunos se encuadraron en Acción Republicana y otros en el Partido Radical Socialista y al desaparecer ambos partidos se integraron en Izquierda Republicana de Manuel Azaña que encarnaría todos los males de la República para la derecha reaccionaria. El partido Socialista tuvo cierto número de seguidores en Salas de los Infantes, Palacios de la Sierra, Vilviestre del Pinar y Quintanar de la Sierra (Juventudes Socialistas). El partido comunista no tuvo ninguna implantación. Si bien en las declaraciones en los juicios militares, en la CIB y en el TRP muchos declarantes meterán en la misma bolsa al Frente Popular, UGT y marxismo e identificarán los tres términos como comunismo.

El industrial Florentino del Pozo presidía el comité del partido Republicano Radical Socialista de Salas de los Infantes, que defendía un liberalismo social y fuertemente anticlerical con importantes influencias de la socialdemocracia. En un acto organizado por el ayuntamiento con motivo de primer aniversario de la República Florentino habló «encomiando la labor de la República y del partido Radical Socialista de quien dijo que laboraba y había de seguir laborando por el engrandecimiento de la Patria. Refiriéndose al comité de Salas, dijo que algunos tienen un concepto muy equivocado del mismo, considerándoles como elementos facciosos y hasta malhechores, estando dispuesto a demostrar lo contrario y añadiendo que si a ellos no se agrupaban elementos intelectuales era por miedo». En Quintanar de la Sierra en 1933 el comité del partido Republicano Radical Socialista lo presidía Heliodoro Ruiz Covaleda; el del partido Republicano, Tomás Benito María; y la Casa del Pueblo “El Porvenir de la Sierra”, Lucio Antolín Antolín.

Los serranos no eran ajenos al movimiento anarquista. Fueron células aisladas los que se interesaron por sus doctrinas. En el libro “El anarquismo en Burgos” aparecen anotaciones sobre personas y localidades serranas con suscripciones a prensa anarquista.

En Cabezón de la Sierra J. A. está suscrito al periódico soriano Trabajo en 1935 y 1936.

Desde Palacios de la Sierra se envían al periódico CNT un par de aportaciones en enero de 1934.

Desde Carazo consta el envío de 7,50 pesetas al periódico CNT.

En Salas de los Infantes figura el Sindicato Único vinculado a la CNT en enero de 1933.

Aparecen Quintanar de la Sierra y Salas de los Infantes en las notas administrativas en el periódico Tierra y Libertad, semanario oficioso de la FAI.

M. A., J. Desde Hontoria del Pinar envía ocho pesetas en mayo de 1927, para confirmar unos meses más tarde que hay «seis compañeros» que aportan veinte pesetas para la suscripción a favor de los presos por cuestiones sociales.

1927 y 1928 giros desde Salas a la Revista Blanca [publicación anarquista individualista]. 

Elecciones generales de febrero de 1936

Los partidos políticos de la izquierda se aglutinaron en el denominado Frente Popular y se presentaron unidos para ganar las elecciones del 16 de febrero de 1936. Las derechas no pudieron oponer como en 1933 una coalición con un programa común, porque la CEDA, en su intento de obtener el poder y evitar el triunfo de la izquierda, se alió en unas circunscripciones con las fuerzas antirrepublicanas (monárquicos y carlistas) y en otras con el centro-derecha republicano. La derecha presentó a la República como un instrumento del comunismo soviético ateo dispuesto a robarles las tierras.

Con estas elecciones la política llegó con toda la intensidad a los pueblos. El clero desde los púlpitos y los sindicalistas desde otros foros dieron voz a sus ideas. Hasta estas elecciones la discusión política estuvo confinada en los salones de los ayuntamientos y un poco en bares y tabernas. Las disputas adquirieron carácter público cuando los partidos políticos salieron a la calle y emplearon todos los medios para movilizar al electorado. La propaganda electoral de febrero de 1936 fue apasionada por los excesos verbales y el recuerdo de la Revolución de Asturias de 1934. El Frente Popular insistía en los desmanes que se produjeron durante la represión en la Revolución de Asturias y en la petición de amnistías mientras que la coalición de derechas la utilizaba para fomentar el miedo a una posible revolución. Se llegó a la politización de los pueblos que, para algunos “no tenía ninguna base de cultura democrática”. Las elecciones se desarrollaron con absoluta libertad.

De fervor político puede considerarse la asistencia el domingo 26 de enero de 1936 a las doce de mediodía en el salón del ayuntamiento de Quintanar de la Sierra a un acto de propaganda electoral de Izquierda Republicana al que asistieron unas cuatrocientas personas. En otro mitin del partido Republicano Radical asistieron setecientas. Realizó campaña electoral en el pueblo el candidato José Martínez de Velasco del partido Agrario.

Los candidatos Alonso de Armiño y García Vedoya del partido Agrario, G. Soto y el doctor Bermejillo de la CEDA, Estévanez como Católico independiente y Moisés del Barrio de Izquierda Republicana convocaron mítines en Salas de los Infantes. El candidato derechista José María Albiñana Sanz del Partido Nacionalista Español (partido fascistoide, hipernacionalista y abiertamente antirrepublicano) llevó a cabo una amplia campaña electoral en los pueblos serranos donde improvisaba mítines como buen orador: Salas de los Infantes, Huerta de Arriba, Santo Domingo de Silos... El mitin de Huerta de Arriba dio lugar a peleas entre vecinos. Hizo declaraciones en contra de los Agrarios. Con el lema “Religión, Patria y Monarquía” recibió 3.590 votos en La Sierra hablando de cuestiones prácticas que resolvieran las necesidades de los vecindarios. Un mitin en la casa consistorial de Salas de los Infantes con los candidatos Albiñana del Partido Nacionalista y José María Valiente de Comunión Tradicionalista (carlista) tuvo que suspenderse ante la “actitud de provocación y violencia exteriorizada por elementos izquierdistas”. Recurrieron hasta los niños para que vocearan y no dejaran entenderlos. Parecer ser que Julio Mazuelas, secretario de Izquierda Republicana de Salas de los Infantes, influyó entre la gente para que se impidiera el mitin. Los falangistas recorrían los pueblos ocultamente y en Quintanar sembraron las calles de propaganda. En una conferencia que trataron de dar en Salas gentes de derechas y orden, Francisco Santamaría García «no cesó de interrumpirles queriendo imponerse con sus doctrinas dando lugar a la suspensión del acto».

Jornada electoral 1936

 Jornada electoral en 1936

 

Jornada electoral de 1936

El clima electoral en las elecciones puede verse en la declaración del veterinario Mateo Peraita de Barbadillo de Herreros, ante un tribunal militar, que hizo propaganda a favor de las derechas en 1936 pero que fue incriminado posteriormente como izquierdista.

Los izquierdistas hicieron propaganda en Salas de los Infantes y en los pueblos colocando pasquines. En Barbadillo del Mercado lo hicieron a altas horas de la noche rotulando con pintura roja las paredes de la iglesia y la de otros particulares. El autor de los hechos fue el pintor Clemente Lalanne de Salas a quien acompañó Julio Mazuelas.

Portada Diario de Burgos

Parte de la portada de Diario de Burgos del 17 de febrero de 1936.

 

Portada de Diario de Burgos al día siguiente de las elecciones de febrero de 1936

El clima electoral en las elecciones puede verse en la declaración del veterinario Mateo Peraita de Barbadillo de Herreros, ante un tribunal militar, que hizo propaganda a favor de las derechas en 1936 pero que fue incriminado posteriormente como izquierdista.

«En las elecciones de febrero del 36 el que suscribe y toda su familia hizo campaña en contra del Frente Popular, que mi señora e hija se dedicaron a acompañar al colegio [electoral] a mujeres tímidas sufriendo los más bajos insultos de esa chusma, y mi hijo con el coche llevando enfermos y ancianos, que en la faena de acompañar a las mujeres con mi señora e hija intervino también Eugenio Rubio de Gallo. Que al conducir a Alejandro Casado (enfermo y ya difunto) y a Sebastiana Antolín (que vive) salió a la carretera al encuentro Tomás Orodea haciendo parar el coche con el propósito de que no siguiera con los que en él llevaba, a lo que mi hijo no hizo caso poniendo el coche en marcha con el propósito de atropellarle si no se retira. En el coche además de Alejandro Casado (que estaba paralítico) llevó también a Pedro Gallo y su familia (difunto ése y ausentes la familia) al llegar el coche a la plaza donde está el colegio dice mi señora que oyó decir a Don José Gómez (maestro) que no había derecho a consentir eso, porque ellos (refiriéndose por lo que se desprende de esta manifestación a las derechas) tengan coche. Sixta García (enferma) llevó el coche que utilizaba, mi hijo el suyo (que apenas sabía conducir) para que fuera por ella, y en él fue también Martina García, acompañada de Eugenia Rubio, por no ser Martina de toda confianza. Hecho lo que antecede en Barbadillo mi señora se trasladó a Riocavado a continuar la campaña emprendida y a la anciana Bonifacia, mi señora la dijo delante de varias señoras que entre ellas recuerda a Vitoria que si votaba por las derechas, que la daría la papeleta, que la daría dos pesetas, que con este fin entregó a Vitoria, y enterado Ángel García de Barbadillo le mandó otra del Frente Popular. Contestó la anciana que ya tenía papeleta, pero Ángel o su emisario, insistió diciéndola que si no votaba la papeleta que él la daba, iría por el burro. Quiere decir que le debía y se le embargaría y la mujer atemorizada le atendió. Al retirarse mi señora aconsejó a Melitón Hoyuelos que votase por las derechas y al indicarle los nombres de los candidatos y nombrar a D. Francisco Estébanez [candidato], no recordaba el segundo apellido, entonces el Señor Cura D. Tomás [Alonso de la Mata] dijo: Rodríguez, alto para que se oyese. Este Sr. Cura salió de Riocavado y en la actualidad no sé si está en el frente. Según referencias, algunos vecinos de Barbadillo después de haber recibido nuestras candidaturas, iban donde el señor Cura y este borraba principalmente porque igualase los votos con otros candidatos porque era seguro que iba a tener una mayoría aplastante. Al entrar mi señora con Claudia García con Carlos Neila, y blasfemando decían que si Claudia vota romperán la urna».

En la campaña electoral a las Cortes de 1936 participaron 10.567 electores del partido judicial de Salas de los Infantes que pudieron votar a cinco candidatos en listas abiertas.

RESULTADOS DE LAS ELECCIONES DE DIPUTADOS DE FEBRERO DE 1936

Municipios

DERECHA

REPUBLICANO RADICAL

FRENTE POPULAR

Municipios

DERECHA

REPUBLICANO RADICAL

FRENTE POPULAR

Arauzo de Miel

598

70

464

Monasterio de la Sierra

578

8

169

Arauzo de Salce

197

16

133

Moncalvillo

418

1

341

Arauzo de Torre

534

62

91

Monterrubio Demanda

405

22

98

Barbadillo de Herreros

818

54

246

Neila

776

40

86

Barbadillo del Mercado

870

138

396

Palacios de la Sierra

772

78

1158

Barbadillo del Pez

449

45

532

Peñalba de Castro

201

14

346

Cabezón de la Sierra               

124

5

457

Pinilla de los Barruecos

532

140

245

Campolara

528

94

124

Pinilla de los Moros

292

25

249

Canicosa de la Sierra

1079

239

177

Quintanalara

328

45

93

Carazo

281

59

200

Quintanar de la Sierra

1675

315

1692

Cascajares de la Sierra

243

26

106

Quintanarraya

369

3

159

Castrillo de la Reina

687

28

907

Rabanera del Pinar

429

28

232

Castrovido

518

37

175

Regumiel de la Sierra

486

42

258

Contreras

690

15

37

Revilla y Ahedo (La)

633

44

170

Espinosa de Cervera

380

33

138

Riocavado de la Sierra

361

1

613

Gallega (La)

108

32

324

Salas de los Infantes

1719

120

1052

Hacinas

890

99

47

San Millán de Lara

719

70

184

Hinojar del Rey

187

31

297

Santo Domingo de Silos

1326

54

349

Hontoria del Pinar

1786

226

478

Tinieblas de la Sierra

496

104

25

Hortigüela

302

65

275

Torrelara

276

2

36

Hoyuelos de la Sierra

330

8

82

Valle de Valdelaguna

2400

71

270

Huerta de Rey

2037

55

218

Vilviestre del Pinar

204

36

702

Jaramillo de la Fuente

430

103

190

Villaespasa

501

56

125

Jaramillo Quemado

560

0

 

Villanueva de Carazo

455

0

15

Jurisdicción de Lara

501

53

208

Villoruebo

691

47

30

Mambrillas de Lara

901

84

70

Vizcaínos

196

57

160

Mamolar

401

15

174

TOTALES

33.667

3.115

15.403

 

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos publicados en el BOP de Burgos.

 

Candidatura contrarrevolucionaria (derecha)................   33.667         64,5 %

CEDA en 2 candidaturas ......................................        8.745        16,8 %

Partido Nacionalista Español...................................     3.590          6,8 %

Partido Tradicionalista.............................................     3.642              7 %

Independiente Católico en 1 candidatura..................     3.340          6,4 %

Candidatura Agraria (derecha) en 5 candidaturas.... ..   14.310         27,4 %

Partido Republicano Radical (centro) ............................. 3.115              6 %

Frente Popular (izquierda).............................................   15.403         29,5 %             

Izquierda Republicana en 4 candidaturas..................   12.287         23,5 %

PSOE....................................................................     3.116              6 %

Votos y porcentajes obtenidos por las agrupaciones en las elecciones de diputados

 

En los pueblos serranos triunfó mayoritariamente la derecha que se repartieron los votos entre candidatos de la CEDA (vencieron en 12), los Agrarios (en 11), Comunión Tradicionalista (en 6), y el Partido Nacionalista de Albiñana (en 4).

De los 53 ayuntamientos contabilizados, en 10 triunfó el Frente Popular: Barbadillo del Pez, Cabezón de la Sierra, Castrillo de la Reina, La Gallega, Hinojar del Rey, Palacios de la Sierra, Peñalba de Castro, Quintanar de la Sierra, Riocavado de la Sierra y Vilviestre del Pinar. En Arauzo de Miel, Barbadillo del Mercado, Carazo, Cascajares de la Sierra, Hortigüela, y Vizcaínos el candidato más votado fue Moisés Barrio Duque de Izquierda Republicana, encuadrado en el Frente Popular. En Espinosa de Cervera, Palacios de la Sierra, Pinilla de los Moros y y Vilviestre del Pinar el candidato más votado fue Luis Labín del PSOE. En Hontoria del Pinar, Jaramillo la Fuente, Pinilla de los Barruecos y Quintanalara ganó el candidato del Partido Radical Republicano.

Se puede apuntar, a falta de otra explicación no conocida, que en Jaramillo Quemado hubo manipulación en el escrutinio de la votación o pensar que todos los vecinos se pusieron de acuerdo en votar lo mismo, excepto dos (¿matrimonio?) que se “despistaron”. 110 vecinos votaron a 2 candidatos de la CEDA, 2 candidatos Católicos independientes y al candidato del Partido Nacional. Los “despistados” lo hicieron a los 2 candidatos de la CEDA, a 1 candidato Católico independiente, a 1 Agrario y al candidato del Partido Nacional. Diez candidatos no recibieron ningún voto.

Tras las elecciones, vecinos de Mamolar celebraron el triunfo del Frente Popular recorriendo las calles con banderas socialistas y comunistas y voceando: «¡Viva Largo Caballero! ¡Viva Azaña!».

 

Alteraciones del orden público

En el periodo republicano se produjeron 12 actos de violencia sociopolítica en toda la provincia de Burgos en los que murieron 15 personas; tres de las muertes las produjeron disparos de la guardia civil. Ningún acto violento político se produjo en la zona de Salas de los Infantes. Las únicas agresiones conocidas al teniente del alcalde y a su hermano se produjeron en abril de 1936 en Barbadillo de Herreros, pero no sangrientas. En el primero de mayo de 1936, como el de Revenga, que como se ha narrado anteriormente no corrió la sangre.

La izquierda no había atentado contra nadie, ni contra propiedades ajenas. Solo había habido insultos y amenazas. Sí que fue una constante el oír que cuando gobernaran los de izquierdas las propiedades de los ricos pasarían a los obreros. El maestro interino de Mamolar, Leoncio Hernández, según sus enemigos políticos, «hacía ver que pronto sería repartida la tierra y con tal motivo el obrero prosperaría, toda vez que el comunismo prosperaría».

En Monterrubio de la Demanda el tío Chulica, hospiciano, que trabajaba de criado con un panadero cuando se proclamó la República le dijo al amo:

- Señor Francisco, el horno es mío que lo trabajo yo.

A los de derechas cuando venían de trabajar o cuando pasaban con las vacas, les decían:

 - Una de esas vacas pronto será nuestra.

El alcalde de Riocavado de la Sierra declaró sobre su paisano Narciso Martínez que «formó parte de los elementos que integraron los comités de defensa de la República y de incautación de bienes de las personas de derechas cuyos casos si bien se veían progresar no llegaron a suceder en esta localidad estando afiliado al centro socialista que hasta entonces funcionó en este pueblo».

Y el guardia civil así mismo atestiguaba sobre Narciso que «amenazaba con mucha frecuencia de que los bienes de las personas de derecha, habían de ser para ellos».

Eran simples bravatas, expresión de las rivalidades entre personas de distinta ideología, pero no alcanzaron la gravedad suficiente para ser aprovechados como justificante de la represión posterior

Tras las elecciones, de febrero a julio de 1936, el ambiente político se enrareció. Se denunciaron, como en Barbadillo de Herreros, reuniones en las que creyeron ver maquinaciones en contra de la política imperante y que en algunos casos terminaron con multas del gobernador civil o detenciones durante 24 o 48 horas. ■

 
 
 

DOCUMENTOS CONSULTADOS

ARCHIVO DEL AYUNTAMIENTO de Quintanar de la Sierra. DIARIO DE BURGOS.  EXPEDIENTE DE DEPURACIÓN DEL MAGISTERIO de Leoncio Hernández García, Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares (Madrid). EXPEDIENTE DE LA COMISIÓN DE INCAUTACIÓN DE BIENES de Feliciano San José González; Archivo Histórico Provincial de Burgos. EXPEDIENTES MILITARES Y SUMARÍSIMOS de Tomás Medrano Lázaro, Ángel González de Pedro, Francisco Santamaría García, Mateo Peraita Lerena, Secundino Aguirre Mijangos y Narciso Martínez Antolín. PALACIOS GONZALO, Antonio; Exterminio y represión en el sur de la provincia de Burgos, inédito. SORIANO JIMÉNEZ, Ignacio C, [et al.]; El anarquismo en Burgos. Fundación Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, 2015.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEMORIA EMPAREDADA: La Segunda República en el partido judicial de Salas de los...
Comentarios