viernes 17/9/21

Neila: Un pueblo a la sombra de Las Lagunas

La mayoría han oído hablar de Neila por sus lagunas glaciales, pero pocos se han acercado al pueblo que las da su nombre. Hacemos un recorrido com Vicente Vivancos y Mayka Ramos.

Nacimiento río Najerilla
Nacimiento río Najerilla. Fotos: Mayka Ramos.

Palacio de los Marquez

Neila tiene el privilegio de ser uno de los pueblos más altos de la provincia de Burgos, sino el de más altura, 1.247 metros sobre el nivel del mar, y con una altura media del municipio de 1.597 m. según el Ministerio del Medio Ambiente. (Aunque a la entrada del pueblo una señal indica 1.165m).

Al pie  de montañas y en un llano, te puedes imaginar la naturaleza que lo rodea, un espectacular  paisaje que no pasa desapercibido a todo el que lo visita. Sin lugar a dudas, lo más visitado de su municipio son sus Lagunas Glaciales,  pero tiene otros muchos encantos que trataremos de enseñar.

De entrada la historia se remonta al asentamiento de tribus celtas de los Pelendones y el paso de los romanos, que han dejado dos puentes. Las primeras noticias documentadas son del año 1044, en la documentación del monasterio de San Pedro de Arlanza, con el nombre de “Fonte de Naila”. Neila viene a significar corriente de agua. Pero lo que puso en el mapa al pueblo fue su riqueza ganadera y la producción de la lana, lo que le hizo pertenecer al Concejo de la Mesta, un gran emporio en el comercio de la lana, que ha dejado huella en las casas solariegas y palacios  a lo largo del pueblo. Se llegaron a contabilizar 26.000 ovejas en sus buenos tiempos.

Para llegar al municipio hemos partido de Quintanar de la Sierra, por una carretera estrecha que serpentea hacia arriba en su mayor tramo y rodeada de un extenso mar de pinos.

Ayuntamiento (2)Picota

El pueblo se divide en dos barrios, Santa María y San Miguel. Este último es el primero que nos encontramos, con su iglesia románica, hoy convertida en Casa del Parque de Las Lagunas. Al parecer esta iglesia se construyó sobre otra anterior de estilo visigodo, por una inscripción en una de sus piedras que marca la fecha de 1087. La nave fue reformada a principios del siglo XX, pero mantiene la cabecera original. El ábside tiene decoraciones florales y de animales. La torre es cuadrada y posiblemente estuvo almenada. En el interior se conserva la pila bautismal románica, muy decorada con vegetales. Como hemos dicho alberga la Casa del Parque, donde se explica el origen de las lagunas y el devenir de Neila a lo largo de los siglos.

Nos vamos caminando a conocer el nacimiento del río Neila, llamado Najerilla una vez que entra en tierras riojanas. Nace en una cueva y el lugar es muy vistoso. En su interior grupos  espeleológicos a descubierto grandes salas con estalactitas y estalagmitas.

Iglesia de Santa MaríaIglesia de San Miguel

Desde aquí nos vamos a recorrer el pueblo por el barrio de Santa María. Lo cruza una calle principal, a donde convergen todas las demás callejuelas. Las calles están bien cuidadas y asfaltadas. Se ve enseguida la arquitectura tradicional serrana en sus edificaciones. Muchas con puertas en arco y blasonadas, vestigio de las casas solariegas de los ganaderos de La Mesta  y destacan dos palacios, el de los Marquez del siglo XVIII, donde se dice que fue residencia de Cura Merino y el de los González de Prado, del siglo XVI.

Nos detenemos en la iglesia de Santa María. Es gótica con muchos restos románicos. Esta se construyó en siglo XVI.  De tres naves y ábside cuadrado con elementos románicos. La torre es cuadrada, también con restos románicos y con huecos para las campanas. Tiene dos portadas, la meridional con restos románicos, de arquivoltas apuntadas lisas sobre dos pares de columnas, cubierta con un gran pórtico. La otra portada es más moderna. A si interior no pudimos entrar por estar cerrada, pero en su interior se custodia una pila bautismal románica muy decorada y varios retablos del siglo XVI.

Junto a la iglesia se conserva la picota o rollo jurisdiccional. Sobre un sillar cuadrado se levanta un fuste con cuatro salientes en la parte superior y rematada en la cumbre por un pináculo. Tiene labrados escudos, que según parece son del pueblo de Aranda de Duero, que tuvo la jurisdicción a partir de la mitad del siglo XVI.

Museo de la Trashumancia

Otro edificio que merece la pena visitar es el Museo de la Trashumancia. Pertenece a la red de Museos Vivos y en él se explica la importancia de Neila en la trashumancia, desde el siglo XIII al XIX, como parte del Honrado Concejo de la Mesta. Mediante paneles, útiles del pastoreo y documentos podemos ver cómo era esa vida. (No pudimos entrar por estar cerrado por el Covid)

Nos despedimos, pero prometemos volver, hay muchas rutas para realizar en su entorno y seguro que en cada época del año nos sorprende con paisajes maravillosos y diferentes.

Texto: Vicente Vivancos

Fotos: Mayka Ramos

Neila: Un pueblo a la sombra de Las Lagunas
Comentarios