sábado 28/11/20

De Pinilla de Los Moros a Piedrahita de Muño

Difícil es sobrevivir en los pequeños pueblos sin alternativas de trabajo y carentes de los más mínimos servicios esenciales. Si a ello sumamos una mala comunicación y el abandono de las instituciones, el futuro no es muy halagüeño.

Fotos de Pinilla de los Moros y Piedrahita., Mayka Ramos.
Fotos de Pinilla de los Moros y Piedrahita., Mayka Ramos.

 La alternativa para estos pueblos es darse a conocer y fomentar el turismo con los escasos recursos que disponen. Tarea ardua complicada, pero no imposible. Porque cada pueblo tiene su encanto, su rinconcito único.  Y Pinilla de los Moros y Piedrahita de Muño lo tienen.

Para ir a estas poblaciones hay que coger la N-234 y al llegar a Barbadillo del Mercado coger la carretera que indica el camino. La carretera es sinuosa y estrecha, paralela al río Pedroso. El primer pueblo que nos encontramos es Pinilla de los Moros.

P.de los Moros. Iglesia

Curioso apellido el del pueblo. Según algunos estudiosos el topónimo “Moro” podría provenir de la raíz prerromana “mor” con el significado de roca y según otros por la posesión de estas tierras del moro Almanzor. Pinilla tiene el significado de roca pequeña. Con ello, en el pueblo para disipar dudas, a unos riscos encima del pueblo lo llaman “El Risco Moro”.

Ya hemos dicho que Almanzor anduvo por estas tierras, pero mucho antes lo ocuparon otras gentes. Se han encontrado hachas pulimentadas del calcolítico y restos de ocupación romana. El primer documento donde se menciona a Pinilla es del año 1065, con el nombre de “Penella de Barbatello”, haciendo mención a la proximidad de Barbadillo.

P.de los Moros. Fuente en la plaza

Aunque vivió mejores días, hoy en día no supera los 30 habitantes, pero tienen cuidado muy bien el pueblo. El caserío es escaso.  Calles bien asfaltadas y casas levantadas en mampostería con piedra arenisca con tonos rojizos, algunas también en sillería. En alguna puerta hemos visto el dintel tallado y la fecha de construcción. Las calles son estrechas sin lograr una manzana y varios solares vacíos. Aún se conservan varias casas de una sola planta, cuadradas y con tejado a dos aguas, que eran las construcciones tradicionales del pueblo.  También vemos edificios auxiliares destinados a guardar los carros o ganado. Entre su patrimonio  rural podemos ver una fragua y un molino.  En la plaza una bonita y moderna fuente la preside. Es un homenaje a los hombres del campo, encorvados al arado y detrás de una yunta de bueyes. La iglesia parroquial está dedicada a San Román, y está edificada sobre otra anterior, posiblemente románica, como lo atestigua la pila bautismal que se conserva en su interior. El actual data entre los siglos XVII y XVIII.  Dentro hay que destacar un retablo que según parece tiene la mano de Gil de Siloé.

A 1 km. del pueblo y por un camino de montaña está la ermita de Santa Marina. Es pequeña sin grandes pretensiones. Según la fecha del hastial es de 1852. Posiblemente levantada sobre otra anterior.

Piedrahita de M. Río Pedroso

Nuestro siguiente destino es Piedrahita de Muño. Poco más de dos kilómetros nos separan. Menos de diez vecinos lo habitan.  La primera referencia documental es del año 1044, donde aparece una donación al monasterio de Arlanza. Parece ser que el nombre de Piedrahita viene a decir “Piedra clavada”. El apellido de Muño proviene de su incorporación en el siglo XVIII al partido de “Can de Muñó” como población de realengo. También hay quien dice que era finca de recreo de los condes de Muñó en siglos anteriores, pero la ocupación de estas tierras es anterior a la fecha documentada, ya que hay catalogados dos yacimientos medievales

El pueblo consta de dos barrios que separan el río Pedroso, Campillo y San Roque. El primero  se sitúa a la margen derecha del río y es más pequeño por aflorar la roca a ras del suelo. El otro barrio es más grande por situarse en el llano y ser más fácil la edificación. Las construcciones son del estilo de Pinilla de los Moros, casas de mampostería de piedra arenisca con tonos rojizos. Si en el primero las pocas casas se sitúan muy cercanas entre si y formando casi un corro, en el segundo se alinean a los lados de la vía principal. Muchas casas parecen paradas en el tiempo, pues se conserva muy bien su estructura antigua.  Aquí también encontramos construcciones auxiliares para guardar los carros y los animales. No en vano estos pueblos fueron ganaderos hasta no hace muchos años. Un edificio destaca a la entrada al segundo barrio, un molino harinero con dos piedras, una para moler  trigo y otra centeno. Se abastece de un canal del río Pedroso. Hoy en día está en desuso pero muy bien restaurado.

P. de los Moros. Fragua

La iglesia parroquial está en el primer barrio. En lo alto de un montículo rocoso. Posiblemente ocupa la iglesia anterior que sería románica. Así lo atestiguan algunas trazas de la actual, como unos canecillos muy rústicos. La estructura que hoy vemos es del siglo XVI. A su interior no pudimos acceder. En el otro barrio se puede contemplar las ruinas de lo que fue la ermita de Nuestra Señora del Sol, también con trazas románicas. Según nos contó una vecina, la ermita tiene leyendas relacionadas con Fernán González. Pero no es la única ermita de la que se tienen noticias. Se conoce la de  San Pedro por sus ruinas en una loma a la entrada al pueblo, y en el otro barrio se conoce la existencia de otras dos, la de San Roque, cuyo solar hoy ocupa una vivienda y la de San Miguel, posiblemente se situaría en lo que hoy es una fuente.

Rincones muy bonitos para disfrutar tienen estos pueblos. Pasear por los montes y las márgenes del Pedroso ya es un deleite. Bien lo saben los pescadores y cazadores que disfrutan estos parajes o los seteros en primavera y otoño.   A nosotros nos ha encantado y además hemos contado con la amabilidad de sus vecinos, en especial Beatriz Mena y la Asociación Mataloyo. No se puede pedir más.

TEXTO: Vicente Vivancos

FOTOS: Mayka Ramos

De Pinilla de Los Moros a Piedrahita de Muño
Comentarios