martes. 23.04.2024
Marzas 2023
Marzas 2023

En Rabanera del Pinar se retomaron Las Marzas en 2004 con el empuje e iniciativa de Domingo Contreras, párroco en aquel tiempo del pueblo. Un día hablando de Las Marzas con las mujeres comentaros que ellas también las cantaban cuando eran pequeñas y Domingo las propuso buscar las letras o escribir lo que recordaran.

Tras la puesta en común, viendo que la mayoría las recordaba perfectamente el sacerdote las animó a recuperarlas y de su mano empezaron a ensayar viernes y sábado con mucha ilusión. Ese 2004 se volvieron a cantar Las Marzas por el pueblo y desde entonces no han dejado de hacerlo el último día del mes de febrero caiga como caiga; asistiendo Domingo siempre que puede. Este año al ser bisiesto se cantarán la noche del 29 de febrero.

Domingo Contreras y Tinín Elvira precursores de la recuperación y conservación de las Marzas en Rabanera
Domingo Contreras y Tinín Elvira precursores de la recuperación y conservación de las Marzas en Rabanera

 

Reunidos a las 20 horas , alrededor de la hoguera típica de las marzas, con moscatel y pastas para afinar  las voces, los asistentes se dividen en dos grupos mujeres por un lado y hombres por otro, que cantarán por los cinco puntos del municipio, recordando los parabienes de los meses del año.

Inicio de las Marzas en la hoguera
Inicio de las Marzas en la hoguera

 

Las Marzas las inician los hombres, dan la réplica las mujeres, y las ultimas notas en armonía ambos grupos. Así hasta casi las 00:00h. cuando los que quieran cenarán juntos en el Bar La Carrera de Rabanera del Pinar.

Grupo de las mujeres
Grupo de las mujeres
 

El canto de las Marzas es una de las tradiciones más arraigadas en la provincia de Burgos.

En sus inicios todos los años, la última noche del mes de febrero, los mozos salían a la calle a cantar las Marzas, anunciando el inicio del mes de marzo, la llegada de la primavera, estación fecunda y rondando con sus canciones que exaltaban la feminidad de las mozas.

La mayoría de los pueblos ibéricos de la antigüedad se regían por el calendario lunar en el que el inicio del año era el 1 de marzo. Ese día se escenificaba un ritual al que se le llamaba Noche de Marzas con el que se conmemoraba el nacimiento de la vida, el inicio del año y la finalización del invierno. Así el año comenzaba con la Primera-Bera o, lo que es lo mismo, con la primera luna de marzo.

El origen de las Marzas, puede guardar relación con el comienzo del año Romano. Para el investigador Caro Baroja “los mozos son los descendientes de los que en otra época salieron con motivo del comienzo del año o “Kalendae Martiae” cantando las llamadas “martiae”, que anunciaban la venida del primer mes del año dedicado a un dios de la agricultura, después de los meses purificatorios”.

Los grupos marceros estaban compuestos por varones, ya que la ley y la costumbre de las marzas no consentía más que a mozos solteros.

Internamente la cuadrilla de marzantes se encontraba conformada por el presidente, mozo viejo, regidor, caporal o amo (mozo soltero de más edad), que tenía la máxima autoridad dentro del grupo, los quintos del año y aquel o aquellos jóvenes que ese año entraban a mozos y marceaban por vez primera, una vez cumplidos los quince o dieciséis años, una vez pagada la cuota  bien en pago en metálico o en cántaras de vino, que daba al novicio el derecho a marcear y poder echarse novia, a partir de entonces.

Hoy en día, en la mayor parte de los lugares donde la ronda de marzas ha tenido algunos años de ausencia, se han retomado introduciendo en el grupo a las mujeres

Rabanera del Pinar vuelve a cantar las Marzas la noche del último día de febrero