martes. 05.07.2022

'Viñas Viejas' apuesta por dar visibilidad a Soria y unir fuerzas por proyectar las peculiaridades

Ayer se vivió una jornada enológica y hoy llega la Feria del Vino de San Esteban de Gormaz organizado por la asociación y el Ayuntamiento sanestebeño

La asociación Viñas Viejas de Soria, se presentó ayer oficialmente en un marco único, la galería porticada del Rivero en San Esteban de Gormaz, aprovechando la Feria del Vino de la localidad ribereña, para “dar visibilidad a Soria y unir nuestras fuerzas para explicar las peculiaridades que tenemos aquí”, en referencia a las viñas centenarias de la provincia de Soria.
Tal y como explicó el presidente de la asociación, Bertrand Sourdais, de las 1.274 hectáreas que existe en la provincia de Soria, más de 900 son de cepas viejas, entre ellas, 120 hectáreas de viñedo tienen más de 120 años, 204 están entre los 90 y los 120 y 638 hectáreas albergan viñedos de entre 70 y 90 años, un hecho que da una peculiaridad a los vinos.
Pero es que además los viñedos “son un mosaico de un montón de pequeñas parcelas”, como señaló el presidente de Viñas Viejas, en referencia al hecho de que la media de cada viñedo es de 0,1 hectárea, y además cuenta con un legado patrimonial como el Conjunto etnográfico de El Plantío de Atauta, declarado BIC o las 298 bodegas que alberga los pies del castillo de San Esteban de Gormaz, en el límite de la zona de cultivo del viñedo, lo que convierte a San Esteban “en la puerta de entrada”, con referencias enológicas desde el siglo XVIII en que se han datado alguna de estas bodegas.
Sourdais destacó que la asociación, nacida en 2019, busca sumar fuerzas para “dar a conocer la Ribera del Duero” de la que solo representan el 5% y que ha sido tradicionalmente “la zona olvidada, aunque parece que hoy la cosa cambia”, reconoció poniendo como ejemplo la llegada de una gran bodega industrial a la zona con 63 hectáreas.

Desde la asociación también quisieron agradecer al Ayuntamiento de San Esteban por su entendimiento para transformar la tradicional Feria del Vino en una versión más actual que permita servir los vinos en buenas condiciones y culminó parafraseando a un paisano francés al asegurar que “no existe ningún viñedo predestinado, solo existe el empeño de la civilización”, referente que debe seguir una asociación que aglutina a 13 bodegas de la DO Ribera del Duero y otra de la Tierra de Castilla y León de la provincia.
Durante la presentación también estuvo presente Benito Elvira, natural de Ines y que presta su servicio a AEMET, quien destacó las características del clima en este rincón de la Ribera del Duero, quien señaló como la altitud, la orografía y latitud de la Ribera del Duero soriano influye en el viñedo.  Buena parte del viñedo de Viñas Viejas se encuentra entre los 750 y los 950 metros al nivel del mar, lo que también da una serie de connotaciones a los vinos sorianos, según este meteorólogo, quien también destacó el valor de las heladas que afectan a las cepas, que también dan un carácter único a las uvas que se traslada a cada copa, al igual que la mayor precipitación que en otras zonas de la Ribera.
El futuro del viñedo pasa también por los estudios que se están realizando en estos momentos, como presentó el gerente de Vitis Navarra, Rafael García, quien explicó la importancia de la tierra donde han instalado su empresa, Zayas de Báscones, para llevar a cabo sus microvinificaciones. García destacó que cada 500 años surge una nueva variedad y que hasta hace poco “hemos tenido un crisol de variedades”, por lo que las plantaciones antiguas, como las que se encuentran en los viñedos sorianos, hasta la llegada de la filoxera eran varietales.
“El valle de Atauta es donde el tempranillo es más puro”, afirmó el responsable de Vitis, quien aseguró que, en otras comarcas, la llegada de la filoxera provocó que se replantaran variedades históricas pero que no son autóctonas. Ese fue también otro de los motivos para instalarse en una provincia, “una zona que fuera fresca y que a nivel vitivinícola fuera potente”, para desarrollar su proyecto de 800 hectáreas con mucho bosque y sin viñedo cerca, aunque en época de los Reyes Católicos ya existía bodegas.
Tras la presentación, se abrió un debate entre bodegueros y expertos del sector sobre la calidad que puede ofrecer el vino en la misma viña, antes de una comida de hermandad en Ines, previa a la visita a los viñedos de Atauta.

Ya por la tarde, San Esteban de Gormaz acogió la cata dirigida por Pilar Cruces, Sumiller y directora de Lust from Wine, en la que se dieron a conocer algunos de los vinos sorianos que se exhiben durante el fin de semana. El cierre de la jornada corre a cargo del dúo Happy Strings, formado por un violín y un violonchelo emularán a las mejores bandas sonoras de todos los tiempos y un repertorio rockero.

Este encuentro enológico continuará mañana, sábado 21 de mayo, con visitas a los viñedos y bodegas tradicionales de Atauta, así como al lagar de San Miguel. También ese día se realizará la presentación de la asociación a las autoridades un acto que tendrá lugar a las 10:30 horas en el salón de actos de las Antiguas Escuelas de San Esteba, antes de la visita a las bodegas tradicionales y viñedos, para su posterior regreso a San Esteban para recorrer la feria del vino.
 

Para ello, desde la oficina de turismo de San Esteban de Gormaz, partirán autobuses hacia el conjunto etnológico del Plantío de Atauta, declarado BIC por la Junta de Castilla y León, con este horario: 11:30 horas, 12:30 horas, 13:30 horas, 16:00 horas, 17:00 horas, 18:00 horas y 19:00 horas. Con el mismo horario, en el Lagar de San Miguel de San Esteban de Gormaz también se realizarán visitas guiadas a este espacio así como al conjunto de bodegas ubicadas a los pies del castillo sanestebeño. Ambas actividades son gratuitas y están abiertas a todo el que quiera conocer la tradición vitivinícola así como el sabor de los vinos caseros de San Esteban de Gormaz.

También en la jornada del sábado, las 14 bodegas pertenecientes a la asociación Viñas Viejas de Soria ofrecerán catas gratuitas de sus vinos, en horario de 11:30 a 14:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas. Los stands estarán ubicados en tres plazas céntricas del Conjunto Histórico Artístico de San Esteban de Gormaz como son la Plaza Mayor, Plaza de San Esteban y Plaza Marqués de Estella. Será en ésta última dónde se podrán adquirir las copas y tickets de cata para cualquiera de las bodegas.

De esta manera, las bodegas y el vino salen a la calle y no lo harán solos, porque habrá un stand invitado, bajo la coordinación de Tierras Sorianas del Cid, en el que cuatro emprendedoras agroalimentarias: Silvia Bueno (Huevos Camperos de la Vega del Ucero), Henar Madrigal (De Aquí Queso de Cabra), Sonia Espinel (Distribuciones Espinel – Embutidos Z) y María Polo (La Piscifactoría de Vildé), darán a conocer sus productos de kilómetro 0 y sus trabajos.

El fin de esta gran fiesta alrededor del vino se completará con el concierto de IV Cuatro (Homenaje a los ochenta) que amenizará la hora del vermut a las 14:00 horas en la Plaza Mayor y, posteriormente, a las 21:00 horas, tendrá lugar la actuación del cantante y compositor Lichis como broche final al evento. 


Historia asociación

La asociación Viñas Viejas de Soria nació en 2019 con el objetivo de comunicar la actividad vitivinícola de Soria, proteger el patrimonio enológico de la provincia y desarrollar la calidad de los viñedos sorianos y tiene como ámbito territorial las empresas vitivinícolas sorianas. 

La asociación trabaja para para aunar esfuerzos entre las empresas del sector y defender las características y peculiaridades de los viñedos sorianos, que se sitúan en altitud, próximos al nacimiento del río Duero. Además la situación geográfica, encajada entre Sistema Ibérico y el Sistema Central hace que tenga un impacto directo sobre el clima frío que caracteriza a los vinos sorianos.

Su seña de identidad son unas viñas viejas que tienen como peculiaridad que atesoran la esencia de la historia y el clima soriano, que le han otorgado un carácter único a unas uvas especiales que, trabajadas con el mimo y amor que ponen los enólogos de las bodegas sorianas, permiten elaborar unos vinos exclusivos donde prima la calidad por encima de cantidad, donde cada botella es un regalo deseado.

La riqueza de su suelo, las pequeñas parcelas de cepas centenarias dan a sus uvas tinto fino, garnachas y albillos un nivel de calidad altísimo para unos vinos que cuentan ya con el reconocimiento internacional y premios que los avalan y son la seña de identidad de un territorio que, a pesar de su despoblación, ha sabido trasladar a sus barricas los ritmos que marca la naturaleza y que permite plasmar el ecosistema y la biodiversidad en cada botella.

La asociación se encuentra ya inscrita como tal en la Junta de Castilla y León y engloba a bodegas pioneras en la provincia como DO5 Hispanobodegas SL (Bodegas Gormaz), junto a otras bodegas de San Esteban de Gormaz como Antídoto, Dominio de ES SL, Bodegas y Viñedos Aceña (Terrasesteban), Taruguín, junto a otras del municipio como Tierras El Guijarral (Rudeles), Bodegas y viñedos Señoría de Aldea, Dominio de Atauta y señorío de Villálvaro, junto a las de nueva creación como Bodega Aranda-DeVries de Ines, a las que se suman otras clásicas de la provincia de Soria como Bodegas Castillejo de Robledo, Bodegas Valdeviñas de Langa de Duero, junto a otras dos bodegas sorianas como La Quinta Vendimia y Lunas de Castromoro.
 

'Viñas Viejas' apuesta por dar visibilidad a Soria y unir fuerzas por proyectar las...
Comentarios