miércoles 19/1/22

A propósito de una estación de esquí

Lograr que la sierras de Urbión y Neila en las provincias de Soria y Burgos puedan contar con una estación de esquí sigue siendo una pretensión hoy en día todavía difícil de alcanzar. El punto de nieve de Santa Inés ha venido a demostrar que algo más ambicioso puede ser posible. En las últimas semanas ha habido movimientos, e incluso un ayuntamiento de la comarca está estudiando el tema.

Lograr que la sierras de Urbión y Neila en las provincias de Soria y Burgos puedan contar con una estación de esquí sigue siendo una pretensión hoy en día todavía difícil de alcanzar. El punto de nieve de Santa Inés ha venido a demostrar que algo más ambicioso puede ser posible. En las últimas semanas ha habido movimientos, e incluso un ayuntamiento de la comarca está estudiando el tema. Ayuntamientos y colectivos cada vez están convencidos de la orientación turística de sus términos, pero sobre la estación de esquí todavía queda mucho por concretar.

El objetivo turístico es uno de los principales retos de ayuntamientos de la zona, y las pistas de esquí podrían encajar en los planteamientos. Mejorar la señalización, solucionar los problemas con las nuevas tecnologías y paliar la falta de algunos servicios vienen siendo las principales propuestas de corporaciones locales tanto en la vertiente soriana como en la burgalesa de Pinares.

Hace más de veinte años, en 1987, se fundó una Mancomunidad para fomentar el turismo de la comarca de Pinares, principalmente el de las poblaciones ubicadas en la ladera dela SIER. Setrataba dela Mancomunidadde ‘Turismo de Montaña de Soria-Urbión’ que se constituyó con dos únicos socios: el pueblo de Duruelo y Soria capital. El objetivo de esta Mancomunidad, que abarcaba una población de 32.694 personas, era la construcción y puesta en funcionamiento de una estación de esquí en los Picos de Urbión. El rechazo de la población pinariega al proyecto de esquí en Urbión fue rotundo, especialmente en el vecindario de Covaleda, donde se vivieron momentos de tensión que han vuelto a sucederse en últimas manifestaciones en oposición ala Leyde Montes o al Parque Natural.

 Un empresario de la construcción, se aventuró a la edificación y posterior apertura de de un hotel con más de 50 habitaciones que no hubiera ubicado en la localidad de no vislumbrarse la posibilidad de unas pistas de esquí. En la actualidad, las instalaciones se encuentran cerradas a la espera de que una empresa se pueda hacer cargo de su puesta en marcha y explotación.

En 1989,  el entonces Director General de Turismo, el soriano Santos Sánchez, cogió el proyecto con ilusión, y transmitió la idea a los ayuntamientos de la zona. En principio, desde el Ayuntamiento de Covaleda, entonces presidido por Félix Teodoro Gómez, no se vio con desagrado la propuesta para crear una estación de esquí alpino en Urbión.

Los vecinos de Covaleda se movilizaron, y con cacerolada incluida, mostraron su rechazo total a cualquier intervención en el término, por entender que suponía una corta de pinos excesiva y una adulteración de la esencia en la conservación de los montes.

Uno de los momentos de mayor tensión se vivió en 1990, el periódico Diario de Soria organizó un foro en Covaleda para abordar el tema. El público, que abarrotó el salón de actos, quiso hacer dimitir al alcalde, representante de una corporación, que hubo de reconsiderar el tema. Ya no se volvió a hablar de las pistas de esquí.

El turismo de invierno es una preocupación en la zona.En la reciente reunión de turismo en Canicosa de la Sierra, organizada por Sodebur, se puso sobre la mesa la posibilidad de iniciar un plan de viabilidad para una estación de esquí. Sin embargo, de nada nos sirve el plan si no hay una intención clara para ejecutarlo. Sabemos que el momento no es bueno para infraestructuras y montajes. Pero, ¿Cuándo lo ha sido?. Fijémonos estos días en la atracción del Pirineo. Apostemos por el turismo de invierno.¡Qué falta nos hace¡.

A propósito de una estación de esquí
Comentarios