sábado 4/12/21

Relato del amor eterno a una madre

FOTO DE PORFIRIA SEÑALANDO EL PERIÓDICO
REDUCIDAa1956 Alfonso Benito y Porfi Rica0001
Foto de la boda de Porfiria Rica y Alfonso Benito celebrada en la iglesia de Santa Eulalia en Araúzo de Miel el 20 de noviembre de 1956.

Hoy cedo la palabra de todo corazón a mi buen amigo Alfonso Benito Rica. Historiador e investigador con mayúsculas, es uno de los grandes colaboradores de Tu Voz en Pinares. Y lo hago para que pueda homenajear humildemente a su madre Porfiría Rica fallecida el pasado mes de septiembre y que ya descansa en el pueblo que la vio nacer, Araúzo de Miel. Este, amigos míos, es su relato. “Lejos queda el mes de noviembre de 1956 en que emprendió viaje de novios a Madrid ya casada con el también arauceño Alfonso Benito Izquierdo. Un largo viaje de toda una vida desde Araúzo de Miel para vivir en Madrid; muchas rutinas diarias cambiaron: de usar leña del monte a utilizar carbón de picón para cocinar, de ir al huerto a entrar en una tienda a comprar las verduras, se cambió la leche de cabra por otra embotellada, ya no se iría al gallinero a por huevos frescos, pero las ricas morcillas y embutidos elaborados por familiares viajaban hasta Madrid, de vuelta a Araúzo de Miel se llevaban café, aceite, ropa o perfumes. Las cartas eran el medio habitual de comunicación e iban y venían en los bolsillos de familiares siempre que era posible, así se evitaría la posible pérdida y el gasto en sellos, se compartían las buenas noticias del nacimiento de un nuevo miembro de la familia, el próximo viaje al pueblo, o la llegada de un familiar a probar suerte en Madrid, por lo que haciendo de la necesidad una oportunidad siempre se encontraba un lugar para acomodar a alguien más en el piso de Madrid. Las estrecheces económicas eran más complicadas de solventar, por lo que se completaban los ingresos familiares con la costura de prendas de vestir, trabajo no faltaba si realmente se deseaba trabajar. Las celebraciones patronales del pueblo se organizaban también en Madrid por la asociación de emigrantes “La Arauceña” desde 1886, complementadas por las celebraciones de la Colonia Huertaña (de Huerta de Rey, desde 1885) o las de la Mesa de Burgos; así el ámbito de relación se ampliaba con otros paisanos burgaleses. Fue muy importante la red de ayuda mutua entre paisanos ante la necesidad de encontrar un empleo, o salir de otros tipos de apuros. En septiembre la abuela Porfi cerró definitivamente sus ojos y regresó a su Araúzo de Miel junto a su esposo Alfonso, familiares y paisanos. El próximo 20 de noviembre habrían cumplido 65 años de casados. La distancia nunca fue un obstáculo para llevar en su corazón a Arauzo de Miel. Su último deseo fue regresar para el descanso eterno en su pueblo. Y quede dicho que siempre mencionó que ante la triste despedida de un ser querido había que manifestar este maravilloso deseo de vida; ¡Que nos espere allí muchos años!”.(Alfonso Benito Rica).

ALFONSO BENITO RICAAlfonso Benito Rica, historiador e investigador y colaborador de Tu Voz en Pinares. 

Relato del amor eterno a una madre
Comentarios