jueves 13/5/21

Aprobada la Ley de Cambio Climático que España espera alcanzar en 2050

Muchos pueblos de la comarca pinariega tienen más del 90% de su territorio arbolado y hay que cuidarlo

Vista desde el pico Araña de Canicosa de la Sierra
Vista desde el pico Araña de Canicosa de la Sierra
El Pleno del Senado ha aprobado la Ley de Cambio Climático y Transición Energético con el respaldo de todos los grupos parlamentarios a excepción del de Vox que ha votado en contra y el PP que se ha abstenido. Este nuevo texto incorpora algunas enmiendas, lo que obliga a devolver la Ley al Congreso de los Diputados para culminar así su tramitación legislativa.

Esta nueva ley contra el cambio climático busca “cambiar radicalmente” la economía, la sociedad y el modo de vida de los españoles con el “nuevo mantra” de la emergencia climática. Pero también se ha criticado que los objetivos propuestos en la normativa superan los recomendados por la Unión Europea, lo que puede condicionar el crecimiento de la economía, la competitividad de las empresas y la seguridad de los ciudadanos.

Para los socialistas el cambio climático está en el primer lugar de las prioridades porque supone “un desafío ético a escala global”.

Con esta nueva Ley España deberá cumplir sus compromisos internacionales y europeos adquiridos para contribuir a limitar a 1,5 grados el aumento de la temperatura global de aquí a final de siglo.

Se prevé una reducción de los gases de efecto invernadero del 23% de aquí al año 2030 respecto al año 1990; alcanzar un 42% de renovables en el consumo final de energía; la supresión de los vehículos de combustión a más tardar en el año 2040; se prohíben las prospecciones y explotación de hidrocarburos a partir de la entrada en vigor de la ley, así como los proyectos de fractura hidráulica y la minería de urania son algunas de las propuestas.

Dicha Ley fija el objetivo de que España alcance como muy tarde en el año 2050 la neutralidad climática.

esMontañas

esMontañas - Asociación Española de Municipios de Montaña nace en 2013 a iniciativa de un grupo de alcaldes de zonas de montaña y senadores para unir a los municipios de montaña de España, reivindicar sus necesidades y promover las mejoras legislativas y las acciones que contribuyan a mejorar la vida de sus habitantes, frenar la despoblación de estos territorios y generar desarrollo económico y social en estos municipios.

esMontañas aglutina todas las sensibilidades políticas presentes en los municipios de montaña de España para llevar a cabo estrategias de impulso y cohesión entre estas zonas de montaña. Así pues, esMontañas pretende ser un instrumento al servicio de los municipios de montaña, que ponga en valor estas zonas, defienda sus reivindicaciones y las convierta en un referente social y económico.

Actualmente, cuenta con 274 municipios y 4 diputaciones provinciales asociadas. Entre los que ya se han unido El Royo (Soria) y Vilviestre del Pinar (Burgos).

Esta Asociación tuvo la oportunidad de exponer ante el Gobierno de España la necesidad de que los fondos europeos para la transformación lleguen a todos los pueblos.

Marcel Iglesias, presidente de esMontañas quiso dejar claro durante su intervención que la respuesta a esta crisis puede ser una oportunidad. Aquí es donde entran en juego las zonas rurales que con su modelo de vida se ha hecho más atractivo para vivir alejados de las grandes aglomeraciones; por ello recuerda que “hay que ecologizar más nuestros pueblos”.

También recuerda que “los Fondos de Recuperación para la transformación ecológica, digital y social no pueden dejar a los pueblos fuera de la toma de decisiones, los gobiernos locales deben poder decidir parte de las inversiones en sus municipios”.

“Se debe escuchar, no solo oír” y es que desde esta Asociación creen que se están tomando decisiones que afectan mucho al desarrollo de las zonas rurales desde una visión alejada de la realidad. “La sostenibilidad ambientar debe ser la guía para las acciones, pero no una guía doctrinaria pseudo-ecologista, sino desde una visión del ecologismo real y científico para garantizar el futuro del planeta sin lastrar el desarrollo de las montañas”.

Por ello, proponen “una descentralización hacia lo local y una desconcentración de las inversiones públicas y privadas en todo el país”.

Real Cabaña de Carreteros

Antonio Martín Chicote, presidente de la Real Cabaña de Carreteros, cree que esta nueva Asociación es un “monstruo” en cuanto a que busca ocupar todas las montañas de España. Él está más convencido de que “lo primero la base es el Ayuntamiento, luego la comarca y luego las leyes nacionales que vengan para todo esto”.

También quiere recordar que tenemos cosas antiguas “que son antiguas, como son los montes de utilidad pública; no hay que olvidar que Castilla y León es la mayor potencia de montes”.

Y es que sería importante que hubiese “un proyecto comarcal, con los montes de utilidad pública se crearía muchísimo empleo, hay que limpiarlos, prepararlos, etc.” Y recuerda que esas limpias no se hacen desde los años 2000 teniendo una masa forestal de 150.000 hectáreas.

Martín Chicote cree que también debería existir un “plan de emergencia para evacuar la comarca” en caso de que se produjera un incendio como el que tienen los pueblos que se encuentran cerca de las centrales nucleares, “en los pueblos con más del 90% de su territorio arbolado como son todos los de la Mancomunidad Sierra del Arlanza con base en Quintanar, donde se concentran posiblemente más de quince millones de toneladas de biomasa, rodeados de otras tantas de la Demanda del Arlanzón y del Urbión del Duero”. Algo que ya se ha visto que ha ocurrido en años anteriores en Portugal y Galicia.

“Estamos todavía a tiempo de poder evitar graves tragedias y perder el patrimonio forestal con tanto esfuerzo levantado por generaciones de vecinos selvicultores”. Por ello, creen que es muy importante incorporar a los jóvenes en formación de las escuelas forestales y capacitarlos en los propios montes como ya sugieren algunas iniciativas de formación de universitarios contra la despoblación.

Que se formen y diseñen las nuevas ordenaciones forestales para el inexorable cambio climático y evaluar los planes de uso y gestión de los montes del siglo XXI.  Para ello es imprescindible formar Consejos de Administración de los Montes y dotarlos de presupuestos, acceso a créditos y sobre todo recuperar la Ley de Fomento Arbolado que en su día aprobaron las Cortes de Castilla Y León, la ley pionera en España y en Europa.

Esta ley está en consonancia precisamente con la Ley de Cambio Climático recientemente aprobada por el Congreso que establece y obliga al Gobierno a poner en marcha el Fondo Forestal de la Ley de Montes de 2003 y retribuir las externalidades de los bosques como la renovación del CO2 y la regulación hidrológica. Un gran activo económico para preparar los montes ante el gran desafío que se avecina. Ordenar los recursos forestales contra el fuego requiere el concurso de muchos operarios y empresas que van a ser además los mejores bomberos forestales. Un gran recurso para la repoblación humana y la agroselvicultura de nuestros pueblos. “Sólo pensemos que antes del éxodo agrario no existían los incendios forestales ni su cuantiosa factura y el peligro asociado y vivían en nuestra comarca tres veces más de población que ahora.  El mejor plan de extinción es la ordenación del territorio”.

Incendio de Iberdrola de 2018 que apagaron los vecinos de Quintanar con su parque de bomberos voluntarios

Aprobada la Ley de Cambio Climático que España espera alcanzar en 2050
Comentarios