sábado 25/9/21

Marta Fernández será la abanderada española en la clausura de Tokio

La nadadora burgalesa es la deportista más laureada con un oro, una plata y un bronce en sus primeros Juegos
Marta-Fernandez-juegos-paralimpicos
Marta Fernández

Según informa el Comité Paralímpico Español y el Diario Marca, la nadadora Marta Fernández ha sido designada por el Comité Paralímpico Español para ser la abanderada del Equipo Español en la Ceremonia de Clausura de los Juegos de Tokio 2020. La burgalesa de 27 años se ha convertido en la sensación de la natación española en estos Juegos y es la deportista con mayor número de medallas entre todos los componentes de la delegación: un oro en 50 m. braza, categoría SB3, una plata plata en los 50 m. mariposa (clase S5) y un bronce en los 50 libre de la S4.

Y todo ello pese a los dolores. Ayer por la mañana se le salieron la cadera y un dedo, pero se recolocó ambos. Está acostumbrada a hacerlo ella misma. A veces le pasa mientras está entrenando y para, los vuelve a poner en su sitio, y a seguir nadando. También se le sale el hombro cada dos por tres. Ya le pasó en el Campeonato de Europa de mayo en Funchal. De allí volvió con siete medallas.

Los médicos alucinan con Marta Fernández, que nació hace 27 años con parálisis cerebral por un parto prematuro, y su capacidad de sufrimiento fuera de lo común. Pese a los dolores, pese a los espasmos y pese a todo, se tira al agua y la burgalesa es otra. Ella es su mejor medicina y en ella se olvida de los dolores, aunque no desaparecen.

"Está destrozada físicamente. Por su discapacidad necesita mucho descanso. Si está cansada se queda totalmente rígida. En los últimos días han tenido que sacarla del agua completamente recta. Los doctores del Comité Paralímpico Español e Irene, la fisio, la han tenido entre algodones", explica Raúl Carrasco, su entrenador desde hace 9 años en el Centro de Tecnificación Deportiva Río Esgueva en Valladolid.

Para él, Marta es su niña y está disfrutando de sus éxitos desde la distancia. Las restricciones en el número de plazas le han dejado en España, pero desde aquí hace videollamadas con ella a diario. "Y unas lloreras... Estoy en una nube, como ella", confiesa riendo. "Marta es pura superación y muy cabezota. Por ahora no le veo los límites", dice orgulloso y consciente del esfuerzo que hace cada día la burgalesa.

Los tiempos de Marta en la piscina del Centro Acuático de Tokio, con marcas mejores que hace tres meses, le han sorprendido. "Sabía que estaba muy bien pero es que está siendo espectacular. Apoteósico. Por las mañanas es cuando más le cuesta a su cuerpo activarse por la parálisis cerebral, por eso siempre mejora sus tiempos en las finales, que se nadan por la tarde de Japón", explica Carrasco.

"Me dice que está enamorada de los Juegos. Está como una niña con zapatos nuevos. Lo mejor de ella es su humildad y lo trabajadora que es", añade.

La deportista del CD Fusión sigue en una nube. "Todo lo que está pasando está siendo una locura y estoy disfrutando mucho con la experiencia", confesó tras su bronce.

"El avance de mi enfermedad lo noto fuera, no dentro del agua", explica. En ella se siente libre y eso que cuando le apuntaron sus padres a un cursillo de natación cuando tenía tres años no le gustaba nada. De hecho tenía fobia al agua y, como ella misma cuenta, no se metía ni a tiros. Ahora no sale.

Debutó internacionalmente esta temporada y compagina los entrenamientos con su puesto como Funcionaria del Estado en Valladolid. Aprobó la oposición hace poco. Todo lo que se propone, lo logra. Es pura fuerza de voluntad.

Marta Fernández será la abanderada española en la clausura de Tokio
Comentarios