jueves. 25.07.2024
Burgos BH
Burgos BH

Pelayo Sánchez completó una semana de ensueño para el Burgos BH quedándose a las puertas de la victoria en la 20ª etapa de la Vuelta a España. El asturiano terminó tercero en Guadarrama, tras formar parte de la fuga en una etapa de 207 kilómetros, la más larga de la carrera, con hasta diez puertos de montaña en el camino. Pelayo, que además de destacar en la montaña, también cuenta con una buena punta de velocidad, aguantó con los más fuertes en las últimas subidas del día y se disputó el triunfo al sprint.

Pelayo Sánchez Vuelta España

El de Tellego, que ya había mostrado su gran estado de forma en las llegadas al Angliru y La Cruz de Linares esta misma semana, logró entrar en una numerosa fuga de 31 ciclistas, que se formó tras el paso por el Collado del Portazgo. Las diferentes ascensiones del recorrido fueron eliminando rivales y Pelayo lanzó una primera tentativa a casi 70 kilómetros de meta, en el segundo paso por el Alto de Santa María de la Alameda.

Sin embargo, el punto decisivo de la carrera fue la última subida del día, el Alto de San Lorenzo de El Escorial. Allí se sucedieron los ataques y Pelayo se mostró muy fuerte, entrando en un grupo de cabeza de cinco corredores. Este quinteto hizo camino hasta las calles de Guadarrama, donde Pelayo lanzó un buen sprint, terminando en tercera posición. Con este resultado, el asturiano se sitúa como primer morado en la clasificación general, escalando hasta la 37ª posición.

Pelayo Sánchez Vuelta España

Pelayo Sánchez: “Esta última semana ha sido un sueño. En las etapas en Asturias me encontré con unas piernas que ni yo me lo creía. Hoy sabía que tenía que estar en la fuga. Con las sensaciones que estaba teniendo, creía que podía tener una oportunidad y estuvimos cerca. Los ciclistas del Soudal pusieron un ritmo infernal a 50 kilómetros de meta, abriendo cada vez más hueco sobre el pelotón y todos estábamos expectantes a ver quién se movía. En la última subida quise mantener la sangre fría. Quizás me puse un poco nervioso y adelanté a Evenepoel para contactar con los que habían atacado. En el sprint confiaba en mis posibilidades, ya que soy bastante rápido, pero dos corredores llegaron con más fuerzas que yo. Al final, después de una etapa de 210 kilómetros no gana el más rápido, sino el más fuerte o listo. Estuvimos cerca en la Laguna Negra y hoy, aún más. Ese poco que me faltó no estuvo en las piernas, pero hay que estar contento con el rendimiento. Cada vez estamos más cerca. Empecé La Vuelta un poco mal por una caída. Poco a poco fui dándole la vuelta al cuerpo y esta última semana las sensaciones han sido increíbles, quizás las mejores de mi vida”.

La Vuelta llegará a su fin tras 21 días de competición con el tradicional fin de fiesta en Madrid este domingo por la tarde. Una jornada de celebración que pondrá en juego la última victoria de etapa en el paseo de la Castellana. El pelotón saldrá del Hipódromo de la Zarzuela y recorrerá diferentes barrios de la capital madrileña en dirección al circuito final en el Paisaje de la Luz. Allí se darán un total de nueve vueltas, de seis kilómetros cada una, para conocer al último ganador de la gran ronda española.

Un sensacional Pelayo Sánchez roza la victoria en La Vuelta