jueves. 07.07.2022
SON LOS ALCALDES DE CANICOSA, SAN LEONARDO Y CABREJAS, POR EL PP, Y DURUELO, POR EL PSOE

Cuatro alcaldes de la comarca, diputados provinciales en la nueva legislatura en Soria y Burgos

En esta jornada de miércoles, se ha desarrollado la sesión constitutiva de las Diputaciones tanto en Soria como en Burgos. En la de Soria, por primera vez un equipo de gobierno socialista, con Luis Rey al frente, se ha hecho con el control de la institución, En la de Burgos, continúa César Rico, del PP, en una corporación con mayor número de grupos políticos.

dipu1
Corporación provincial de Burgos. En portada, Luis Rey recibe el bastón en Soria. En interior, Fidel, Jesús y Alberto, en la jura o promesa de su cargo.

DSC_0159_509x382DSC_0170_509x382DSC_0186_509x382Cuatro alcaldes de poblaciones de la comarca representarán a la zona esta legislatura en las Diputaciones de Burgos y Soria. Son los primeros ediles de Canicosa de la Sierra, con Ramiro Ibáñez; San Leonardo de Yagüe, Jesús Elvira; Cabrejas del Pinar, Fidel Soria; y Duruelo de la Sierra, Alberto Abad.

Los cuatro representantes ya estuvieron en la anterior legislatura en corporaciones provinciales, aunque en el caso de Alberto Abad, lo hacía como concejal del grupo socialista, y no como alcalde. En la anterior etapa, y en la institución soriana estaban también Rafael San Quirico, de Covaleda; y Jesús Díez, de Abejar, y la alcaldesa de Vinuesa, Asunción Medrano.

En Soria, no hubo sorpresas en el pleno de constitución de la nueva corporación provincial. Los votos en blanco del grupo Ciudadanos han decantado el gobierno en minoría de la Diputación por parte del PSOE, con 12 votos, frente a 11 del PP, que apoyaron a Jesús Ángel Peregrina. Para la elección del nuevo presidente fueron necesarias dos votaciones, al no alcanzar mayoría suficiente en la primera votación, según lo exigido en el Reglamento.

Numerosas personas quisieron estar presente en lo que desde el PSOE se considera "un momento histórico", al conseguir el partido la presidencia de la Diputación por primera vez en su historia. El nuevo presidente, Luis Rey, prometió su cargo, y recibió el bastón de mando y la medalla, en un acto que coincide con la jornada en la que arrancan las fiestas de San Juan en Soria, y de la que él no se quiso olvidar cerrando su discurso con un "Salud para cumplir".

Rey ha hablado en su primera intervención de a necesidad de un "Gran Pacto" por la provincia, en referencia a un acuerdo global entre instituciones y partidos políticos para canalizar inversiones y servicios a la provincia en lo que considera "hasta conseguir objetivos", en una necesidad apremiante de que Soria "no pierda la última oportunidad", por lo que considera fundamental la puesta en marcha de las ITI.

El nuevo presidente ha hablado de "humildad y diálogo", y ha hecho referencia a la necesidad de pactos. Luis Rey considera una batalla fundamental "la lucha contra la despoblación" en el marco de una "lucha sin cuartel contra la corrupción". El reto lo pone el nuevo presidente en "un proyecto de transformación que hoy iniciamos", para una sociedad más justa.

El pleno arrancó con un minuto de silencio por el asesinato de Rashida, presuntamente por parte de su marido. Tras la sesión, y las felicitaciones, todos los diputados se hicieron la foto de familia frente al Palacio Provincial.

Luis Rey ha anunciado que la vicepresidenta primera será Esther Pérez, quien renuncia a su acta de procuradora en Cortes Regionales, y que la segunda y la presidencia de las Comisiones están todavía por dilucidar.

En Burgos, los 13 votos que ha recibido Rico han sido suficientes para no acudir a una segunda votación frente a los 7 apoyos que ha obtenido de sus compañeros el candidato socialista, David Jurado, y los 3 que ha recibido la candidata de Imagina Burgos, Sara Hojas. Por su parte, los dos diputados de Ciudadanos, que no han postulado candidato propio, se han abstenido en la votación.

El PP seguirá teniendo la mayoría absoluta, pero pierde peso ante una oposición con más grupos políticos. César Rico ha apelado  hoy al diálogo y la capacidad de consenso con todas las fuerzas políticas para afrontar los numerosos “retos” que se han puesto sobre la mesa. Y no son pocos. En un discurso con marcado acento institucional, Rico ha subrayado que esta legislatura será fundamental para el desarrollo de las diputaciones, cuya existencia parece haber quedado fuera del debate político. Lo que se plantea ahora, insiste, es su renovación.

Para ello, el presidente ha puesto sobre la mesa la necesidad de materializar y ejecutar los cambios normativos introducidos en los últimos meses, los cuales dibujan más detalladamente el ámbito competencial de las administraciones provinciales. En este sentido, insiste, “ya tenemos configuradas desde la legislación básica estatal las competencias propias de las diputaciones provinciales”, por lo que ahora es tiempo de desarrollarlas, ya sea “por atribución legal o por delegación de la administración” competente, vinculando siempre este último supuesto a “la consiguiente financiación integral”.

A partir de ahí, Rico se plantea varios objetivos. El primero pasa por hacer más participativa la Diputación, a través de “encuentros territoriales” con los responsables de los municipios de menos de 20.000 habitantes. Unos encuentros en los que se pretende recoger las impresiones de alcaldes y concejales para conocer de primera mano las necesidades de los territorios. Asimismo, el presidente confía en seguir avanzando hacia una “administración electrónica global” que permita mejorar la relación entre Diputación y ciudadanos y en continuar potenciando los sectores económicos estratégicos, como la Agricultura, la Ganadería y la Agroalimentación.


Para desarrollar todos estos objetivos, el próximo gobierno provincial, cuya composición se anunciará en próximas fechas, ya cuenta con una “hoja de ruta”, como es el Plan Estratégico Burgos Rural aprobado meses atrás con el horizonte de 2020, un documento en el que se ponen sobre la mesa todos los objetivos concretos.

Sea como fuere, la legislatura que da comienzo hoy se antoja interesante en términos políticos, ya que la presencia en la Corporación de formaciones que cuestionan la propia estructura de la Institución conllevará un necesario ejercicio de diálogo entre todos. Y ahí cobran especial importancia los diputados del Grupo Popular, que ha apenas ha sufrido una renovación. Sólo la alcaldesa de Tordómar, Inmaculada Sierra, y el primer edil de Alfoz de Santa Gadea, Ricardo Martínez Bayón, se incorporan como caras nuevas.

Cuatro alcaldes de la comarca, diputados provinciales en la nueva legislatura en Soria...
Comentarios