sábado. 24.09.2022

Elisa Agudo presentó en Quintanar sus dos libros y avanzó que habrá un tercero

Su obra, ‘Bendito virus,’ nace del confinamiento y ‘Bendita culpa’ invita conectar con el disfrute de la vida

La quintanara y escritora Elisa Agudo, presentó en la localidad pinariega de Quintanar de la Sierra los dos libros que ha escrito y que pueden adquirse por todo aquel que esté interesado en conocer sobre los sentimientos y las emociones. El primero de sus libros, ‘Bendito virus’ , surge como una manera de desconexión durante el duro período de confinamiento, en el que la autora se apoya en la escritura para poder hacer más amenos esos momentos. En palabra de Agudo, la primera parte del libro se podría decir que es una diario de pandemia, con un toque más intimista y que servía como un pequeño salto hacia delante al no estar muy segura de si la gente estaría dispuesta a escuchar lo que quería contar.

En la segunda parte del libero, una vez se supo que ya se podría salir a la calle, la escritora nos narra todo lo que iba a cambiar a partir de ese momento. La sorpresa para Elisa fue que de lo que pensaba que iba a cambiar en un principio, que eran los colegios y pocas cosas más, al final se dio cuenta de que la sociedad tal y como la conocíamos antes de la pendemia iba a dar un giro completo y había que prepararse para adaptarse a las nuevas formas de vida. El segundo de los libros, ‘Bendita culpa’ surge con una mayor intensidad y sin esa presión y vergüenza que siempre surge en las primeras ocasiones, como es en este caso el escribir un libro. Esta segunda entrega, se centra sobre todo en las emociones y en como la autora ha afrontado diferentes situaciones, por lo que deja claro que este libro no es un texto de auto ayuda ni ella es un gurú que tiene la razón sobre cómo lidiar con la emociones.

Además, algo curioso en este libro es que Agudo cuenta historias reales de gente que ha ido conociendo a lo largo de su vida por los diferentes trabajos que ha tenido pero toma la decisión de entremezclar las historias, de forma que nadie se de por aludido y los lectores también puedan sentirse identificados con los sucesos que encierran estas historias. Con esta entrega, la autora quiere darnos también a entender que la culpa no es una emoción, sino un sensación creada por la sociedad, y que en muchas ocasiones nos preocupa pese a que nosotros sabemos que hicimos las cosas de la mejor manera que sabíamos.

Por ello, uno de los objetivos que se persigue con este libro es intentar conectar con el disfrute de la vida, no dejándonos atormentar por la sensación de culpa y teniendo en cuenta que cada uno de nosotros siempre intenta hacer lo que hace de la mejor manera que sabe.

Por último, Elisa Agudo cuenta que desde pequeña escribía cuando iba a Quintanar de la Sierra, de donde es su madre y tiene en mente irse a vivir a la localidad de la sierra. Además, ya ha avanzado que tiene en mente escribir una tercera parte, ya que en la segunda aún le han quedado varias cosas por decir pero que está aún esta en proceso y está decidiendo sobre qué hacerlo y como enfocarlo

Elisa Agudo presentó en Quintanar sus dos libros y avanzó que habrá un tercero