lunes 18/10/21
"Donde Danka" pretende ser un referente gastronómico con la próxima apertura de una carpa con pizzas

"Estoy super contenta porque el verano ha sido excepcional para la hostelería"

En esta vida los sueños se conquistan con determinación, constancia, esfuerzo, trabajo y mucho tesón. Natural de Bulgaria, el sueño de Danka Petrova siempre fue gestionar su propio negocio de hostelería. Lo está haciendo realidad con su bar restaurante “Donde Danka” situado en la preciosa e histórica localidad burgalesa de Barbadillo del Mercado. Danka cuenta con mucha experiencia trabajando en hostelería. Lo ha hecho desde que tenía 22 años. En Barbadillo y en toda la comarca es muy conocida porque estuvo trabajando en el restaurante el Pedroso durante cinco años. “Para mi este nuevo proyecto de vida es una apuesta empresarial y profesional muy importante. Quiero una vida mejor para mi familia y un futuro para mi pequeño Adrián de tan sólo dos años. Este verano además ha sido fantástico. Los vecinos de Barbadillo, que son maravillosos, alternan muchísimo y siempre hay mucho ambientillo. También de gente joven que se acerca a disfrutar del nuevo futbolín, de la máquina de los dardos, de un buen pincho o aperitivo, un buen café, un buen refresco o un copazo”, comenta Danka Petrova. (Fotos de Germán Martínez Rica). 

sdr
Danka Petrova en su cafetería restaurante de Barbadillo del Mercado., en Burgos.

Esta emprendedora rural llegó a Salas de los Infantes en el año 2000 cuando tan sólo tenía ocho años. “La verdad es que es fácil coger confianza con los vecinos del pueblo. Y esa confianza es maravillosa porque al final tengo la sensación de estar siempre entre amigos, lo que hace que el trabajo sea mucho más fácil. Me gustaría remarcar que este verano los pinchos, el picoteo y las pizzas caseras han sido un éxito absoluto. La que más ha gustado sin duda es la vegetariana. Lleva espinacas, mozarella y tomate y su sabor y textura han triunfado entre los clientes. Tengo otra que he llamado “Donde Danka” que lleva pepperoni, pimientos verdes

dav y aceitunas negras. También cocino otra con jamón, queso y cebolla y la que yo llamo la Boloñesa”.  “Voy a montar una gran carpa en el exterior con la que gano más espacio ya que el bar es más bien pequeño. Además, le voy a poner unos calefactores para que los clientes puedan disfrutar de este servicio en invierno y una gran sombrilla para que también estén cómodos durante los días de calor del verano. Mi intención además es ampliar mucho más la terraza que ahora dispone de diez mesas con cuatro sillas por mesa. Para mí es muy importante ofrecer el mejor servicio posible para mis clientes y sobre todo en la atención de la terraza, un servicio cada vez más demandado debido a la pandemia de covid. Por eso quiero ampliar su capacidad”, finaliza Danka.

"Estoy super contenta porque el verano ha sido excepcional para la hostelería"
Comentarios