domingo 24/10/21
Ha pasado en tres años de estar cerrado a ser uno de los hostales referencia de la comarca gracias a la dirección de Eric Ribas

El Hostal San Martín de Molinos se convierte en ejemplo de reactivación hostelera

Decidió apostar por el mundo rural y en concreto por la comarca de Pinares poniendo en marcha un proyecto turístico que se encontraba cerrado logrando no solo reactivarlo con éxito, sino consiguiendo que sea un referente en la comarca de Pinares y una de las empresas más relevantes de la localidad de Molinos de Duero. 

Hablamos del Hostal San Martín, un lugar con encanto que abrió sus puertas en 2018, tras varios años sin actividad, gracias a una persona que ha recorrido numerosos países dirigiendo proyectos hoteleros, pero que no dudó por un instante dejar atrás ese mundo para apostar por esta comarca de la que es todo un apasionado.

DSC_0047

Él es Eric Ribas y a sus 33 años cuenta con un gran currículum a sus espaldas.  Pero, comencemos por el principio: pasó su infancia y juventud en Barcelona y fue a los 16 años cuando descubrió por primera vez esta tierra pinariega de la que se siente uno más. Confiesa que una de las cosas que más le gusta de esta zona es la buena calidad de vida que hay. “Aunque haya nacido en Barcelona, vivido ahí la mayor parte de mi infancia y posteriormente haber vivido en 3 países distintos y en 8 ciudades diferentes, siempre por motivos laborales, no me considero una persona nada urbanita y siempre me ha gustado más la tranquilidad, este entorno y la naturaleza. Sin duda es lo que más valoro de estar en la comarca de Pinares”, explica Eric Ribas.

Es Técnico Superior en Gestión Comercial y Marketing, formación que estudió en Soria, para después regresar a Barcelona para ampliar sus estudios en la Universidad Ramón Llull, donde estudió el Grado en Gestión Turística y Hotelera. Además, tiene un Máster en Dirección Hotelera por HTSI-ESADE. En los pocos años que lleva en el sector ha tenido una amplia carrera profesional, donde ha trabajado en el extranjero en países como México, Jamaica o Andorra, e incluso llegando a ser director con 28 años de un hotel de 350 habitaciones en la Costa de Almería y posteriormente dirigir varios hoteles de ciudad en Andorra.

“Mi primera experiencia profesional vino de la cadena hotelera Palladium donde trabajé durante mi época en la universidad primero en Ibiza, posteriormente México y por último Jamaica. Una vez graduado, decidí hacer el Máster. La cadena Barceló me ofreció ser adjunto director en uno de sus hoteles en Huelva, posteriormente tuve la hice la apertura del Hotel Balneario de Valbuena de Duero para Castilla Termal como Jefe de Recepción. A continuación, regresé a Barcelona para ser Director de Alojamiento del EcoResort Mas Salagros. Después, me incorporé a otro proyecto para ser Director de Hotel en Tarragona y posteriormente en Almería de la mano de la Cadena Hotelera Ohtels. Al terminar la temporada de verano, decidí emprender un último proyecto profesional, dirigiendo dos hoteles en Andorra de la mano de Hotansa antes de poner en marcha en el año 2018 el Hostal San Martín”.

DSC_0006

La decisión

El momento de decidir apostar por el Hostal San Martín fue para Eric Ribas una oportunidad que no supo desaprovechar. “No me lo pensé dos veces, ya que cuando cogí el establecimiento llevaba algunos años cerrado, con una deficiente reputación y había dejado de ser lo que fue antaño. Para mí fue todo un reto volver a posicionarlo y levantar un proyecto desde cero hasta convertirlo en uno de los referentes dentro de la comarca”, señala.

Echando la vista atrás, Ribas define esos comienzos como una época dura. “Comprobé de primera mano las dificultades y peculiaridades que entraña esta provincia. Hay que tener en cuenta que turísticamente hablando cuenta con una alta estacionalidad debido a la climatología, un problema de despoblación muy grave que se traduce con una la falta de personal en todos los sectores incluyendo más si cabe el sector turístico y, finalmente, que nos encontramos con un destino muy poco promocionado donde hay que trabajar para captar al cliente, debido a que no tienes un flujo importante de llegada de turistas como puede pasar en otras comarcas”.

Apunta Eric que para dar a conocer y promocionar la comarca deben involucrarse las distintas asociaciones empresariales y organismos públicos “para ir todos en una misma dirección y conseguir los objetivos planteados. Si se sigue trabajando como hasta ahora es imposible que avance de la forma que debe avanzar. Estamos en una época totalmente anómala donde el COVID nos ha hecho cambiar nuestra forma de viajar, replanteándonos todo y cambiando destinos de larga distancia por nacionales. Personalmente considero, que para el turismo rural y más para la provincia de Soria, el COVID ha sido una oportunidad inmejorable para dar a conocer a la provincia y captar nuevos clientes que antes no nos visitaban”, explica.

DSC_0003

Buenos resultados.

Aunque todas esas barreras se han ido superando desde el Hostal San Martín y de ahí los resultados donde junto con todo su equipo han mejorado los resultados del año anterior “y si seguimos por este camino se prevé tener el mejor verano desde que gestiono San Martín en términos de ocupación y de ingresos con más de un 70% en julio y del 90% en agosto”.

Un Hostal con encanto.

San Martín se encuentra en una ubicación privilegiada dentro de la localidad de Molinos de Duero, situándose en la plaza, lugar de encuentro entre los vecinos y visitantes del pueblo. Sin duda, Molinos es uno de los pueblos más bonitos de la provincia a lo que se le suma el entorno natural y la tranquilidad que se respira, una combinación perfecta que hacen del lugar un destino idóneo con un marco incomparable.

DSC_0030

Un importante equipo

El personal, al igual que ocurre con la estacionalidad de la provincia, oscila mucho entre los meses de verano (junio, julio, agosto y septiembre) y el resto del año. “En temporada alta el equipo está formado por 10-12 personas y aún nos falta alguna incorporación adicional, y en temporada media-baja (marzo hasta junio y octubre hasta diciembre) estamos alrededor de unas 7 personas aproximadamente”, explica Eric.

35 plazas y 15 habitaciones

El Hostal cuenta con 15 habitaciones, con un total de 35 plazas, que en el año 2018 fueron reformadas y adecuadas apostando por mantener una mezcla de rústico y moderno. Y otro de sus puntos fuertes es la gastronomía, donde se ha apostado por realizar una cocina de estilo casero “con productos típicos de la zona como es el torrezno, morcilla de Burgos, sopa castellana y con especial mención al vino de la zona. El principal cliente que nos visita es de paso y lo que desea comer es producto de la tierra. Procuramos escoger productos de proximidad para la elaboración de nuestros platos”.

Habitación doble con baño privado

Seguir apostando

Confiesa Eric que tiene claro que a corto y largo plazo quiere seguir apostando por gestionar el Hostal San Martín. “En los últimos años le hemos dado la vuelta 180% grados de cómo estaba a cómo está en la actualidad, y aún queda mucho camino por recorrer. Pero también tengo claro que no está en mis manos, así que espero contar con el apoyo del Ayuntamiento para seguir trabajando para que Molinos sea un lugar de referencia dentro del ámbito turístico en la comarca de Pinares. Por otro lado, estoy trabajando para aumentar la oferta hotelera dentro de la comarca con otro establecimiento debido a que considero que es una zona que veo con mucho potencial y oportunidades de negocio”, concluye el empresario Eric Ribas.

El Hostal San Martín de Molinos se convierte en ejemplo de reactivación hostelera
Comentarios