jueves. 07.07.2022
Alfredo Cabrito, natural de Salas de los Infantes, fue el último sastre de la provincia de Burgos

"Muchos tal vez no lo sepan, pero en Salas de los Infantes y en su comarca tocó la lotería del Niño allá por el año 1957

¿Sabían ustedes que el arte de la sastrería se remonta a la Edad Media? Entones los primeros sastres fabricaban prendas de lino para que los soldados las llevaran debajo de la cota de malla. Un oficio que se transmitió de generación en generación gracias al maestro sastre que instruía a un aprendiz a través de la experiencia práctica. Pues bien, Don Alfredo Cabrito, natural de la bella ciudad milenaria de Salas de los Infantes fue el último sastre de la provincia de Burgos. En la entrevista le apoya el amor de su vida, su mujer Angelines, que fue una gran costurera. Le ayuda a recordar varios pasajes muy importantes en su vida. Jesús Cabrito Camarero y Eulalia Camarero García tuvieron ocho hijos: Pepe, Siso, Susi, Rosita, Petoño, Alfredo, Cuqui y Arturo. Alfredo vivió una infancia feliz en una época en la que los pueblos estaban llenos de vida. “No teníamos juguetes electrónicos como ahora y para entretenernos hacíamos mil y una picias y construíamos nuestros propios juguetes”.

Puedes conocer mejor a Germán Martínez Rica visitando su Facebook y su Linkedin

40 ABAJO
Alfredo y su mujer Angelines en su casa de Salas de los Infantes mostrando orgullosos sus títulos profesionales de Sastre y de Costurera.

Recuerdo también con enorme nostalgia el año en que tocó en Salas la lotería de Navidad. Fue en 1957 y el número agraciado fue el 35031. La vendieron los “Repisos” que por entonces tenían un almacén de construcción, cereales y patatas. Las participaciones eran de una peseta. Fue un premio muy repartido entre todos los pueblos de la comarca de Salas. Todavía hoy recuerdo la anécdota de “El Paquillo”. Era andaluz y vino a Salas a trabajar con toda su familia. En un encargo le dijeron de pagarle con cinco pesetas de lotería y dijo que no, que tres y dos para echar un buen porrón de vino. Tocó y todavía se recuerda su jocoso comentario: “mira si seré desgraciado que me he bebido 16.000 pesetas de un solo trago”. Entonces con 1 peseta se repartieron 8000 en una época de subsistencia en la que con 1 rubia se compraban un kilo de naranjas y con tres un kilo de chicharros. Alfredo Cabrito pertenece a una familia de sastres que trabajaron en Salas durante tres generaciones. Su apellido procede de Portugal, el país hermano, donde están la mayor parte de los apellidos relacionados con nombres de animales.

Fue el número 1 en la Escuela Superior de Sastrería de Barcelona. “Todos mis hermanos estuvieron allí. Sastres fuimos cuatro hermanos. Mi hermano mayor y el pequeño fueron médicos y Cuqui, la más pequeña, que se hizo bordadora. Mi padre además fue un adelantado a su época. Un lector infatigable y un innovador. En el taller llegamos a tener ocho chicas que trabajaban junto con mis hermanos y nuestro padre. Entonces se le tomaban las medidas a mano a cada cliente y se hacían los trajes con lana. Pesaban una barbaridad, pero daban porte, elegancia y mucho calor en los fríos inviernos castellanos”, finaliza Alfredo Cabrito.

"Muchos tal vez no lo sepan, pero en Salas de los Infantes y en su comarca tocó la...
Comentarios