martes. 29.11.2022

La Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Burgos, ha sorprendido in fraganti durante las pruebas teóricas para la obtención del permiso de conducción -desarrolladas en la sede de la Jefatura Provincial de Tráfico de Burgos- a un aspirante con un dispositivo fraudulento de intercomunicación no autorizado reglamentariamente que utilizó para responder a las preguntas del cuestionario al que concurría. Los hechos ocurrieron días atrás, durante las pruebas teóricas para obtener el Permiso de Conducción de la clase B, en el aula que posee la Jefatura Provincial de Tráfico en la capital, en el marco de las actuaciones de colaboración bidireccional entre ambas Instituciones.

Una persona llamó la atención de los guardias civiles del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) del Subsector de Burgos presentes en las pruebas mencionadas, por lo que, con el objeto de no interferir ni alterar el normal proceso de los test y del resto de los opositores presentes, al finalizar su ejercicio fue requerido en una sala anexa.

Tras el exhaustivo examen de su ropa descubrieron un sofisticado sistema electrónico para copiar, usando la cámara del teléfono móvil convenientemente alineado con un agujero de la camiseta que portaba, y un diminuto auricular en su oreja derecha. Por el auricular recibía las indicaciones de otra que desde fuera comprobaba las preguntas y facilitaba las respuestas.

De la inspección realizada se desprende que el dispositivo estaba preparado para que el aspirante no tenga que hablar, únicamente enfocar con la cámara a la pantalla de ordenador y escuchar lo que se le va comunicando desde el exterior por el disimulado auricular. El teléfono actuaba como emisor controlado por un mando a distancia.

Tras el hallazgo, los agentes levantaron el correspondiente acta de lo acontecido, interviniendo el material electrónico y declarando a esta persona no apta en el examen teórico del permiso de conducción de la clase B.

Además de resultar ‘no apto’, tales hechos constituyen una infracción muy grave a la Ley de Seguridad vial, por lo que los aparatos han sido intervenidos y el aspirante propuesto para sanción, para la que se contempla una cuantía económica de 500 euros y que lleva aparejada también ‘no poder presentarse de nuevo a las pruebas mencionadas en el plazo de 6 meses, a contar desde el día de los hechos’.

Además de detectar y esclarecer este tipo de conductas ilícitas, con estas acciones también se pretende evitar que personas con escasos conocimientos del castellano y de las normas de circulación vial españolas puedan obtener el Permiso de Conducción y evitar, además, riesgos a la seguridad vial derivadas de la falta de aptitud.

Pillado mientras copiaba en el examen teórico del carnet de conducir en Burgos
Comentarios