martes. 23.04.2024

Desde la Fundación Silos llevan trabajando desde hace más de 20 años en  la difusión de los valores culturales, espirituales y de naturaleza del Monasterio de Santo Domingo de Silos y su entorno.

Siguiendo esta linea, junto a la Hospedería Monasterio de la Vid y a laPosada Real Convento San Francisco, han desarrollado el proyecto “Camino de la Calma“. El proyecto se basa en la creación de un itinerario para viajeros en busca de momentos de calma, entre los monasterios de la Vid y  Santo Domingo Silos, destacando y poniendo en valor los recursos del recorrido, paisajes, pueblos, patrimonio y lugares, con el argumento de la búsqueda de la calma. 

Los Monasterios y Conventos como motores de dinamización, buscan generar un flujo de viajeros durante toda la semana, conectando con el entorno y sus habitantes. El recorrido de tres días busca desconectar y abrir un espacio de reflexión, con opciones adaptables a todas las estaciones del año. Este proyecto está enfocado a viajeros individuales, parejas o pequeños grupos, de un nivel cultural y económico medio, de edad media-alta, tanto nacionales como internacionales, que valoren  el patrimonio, la cultura del vino, la gastronomía local y que busquen un alto nivel de confort en el alojamiento,  y una excelente atención personalizada.

La comarca del Arlanza, junto con la de Pinares o la Ribera, ofrecen lugares idílicos en los que poder evadirse del ajetreo de la vida diaria y del estrés. Desde paisajes remotos, que van desde llanuras y montañas, pasando por río y lagunas, hasta pueblos recónditos en los que hospedarse en posadas o en casas rurales. Esta iniciativa permite ofrecer un recurso que no es fácil encontrar en la actualidad, que es la tranquilidad y la reflexión para evadirnos de una rutina alocada.

FIESTA DE LOS JEFES
El sábado 27 de enero tuvo lugar en la localidad de Silos una de las fiestas más representativas y llamativas, la Fiesta de los Jefes, que reúne cada año a cerca de un millas de personas.  Este año los jefes fueron Luis Delgado (Capitán), José Luis del Campo (Cuchillón), Máximo Palomero (Abanderado) y Jesús Mari Gallo (Tamborilero). El pregón de la Fiesta de los Jefes estuvo a cargo de la antigua boticaria de la villa, Elena Esteban, y su marido Tomás Pérez, que jugó un papel muy importante en la recuperación de esta fiesta. Los actos más llamativos llegaron por la tarde, con el tradicional ritual de Las Crestas o Corrida de Gallos, donde los Jefes y jinetes, a lomos de sus caballos, intentaron atrapar los trofeos (chorizos y morcillas) que colgaban de una soga. Después, fue el turno de la Carrera de San Antón, donde Los Jefes y vecinos del pueblo, compitieron por llegar los primeros.

El proyecto busca ofrecer lugares tranquilos y de reflexión en las comarca de la Ribera...