viernes 7/5/21

De Semana Santa a Los Santos

Ha arrancado en estos días la temporada para instalaciones, recintos y servicios orientados al turismo en la comarca. 
 

 

Parte de los servicios, se mantendrán abiertos al público a partir de Semana Santa durante los fines de semana, y pasarán a ser de apertura diaria durante el tiempo estival.
La campaña para campings, centros de interpretación y parques de aventura se abre con un mayor optimismo. El año pasado rompió una tendencia descendente que estaba llenando de pesimismo  las previsiones de los promotores de unas dependencias cada vez más valoradas fuera de la comarca. Hubo más gente, más visitas, y en definitiva más “meneo” en una temporada que culminó con un otoño de los mejores que se recuerdan.
Salvando el camping de Quintanar de la Sierra, que tiene una apertura constante durante todo el año, estas instalaciones al aire libre con servicios diversos tienen en la comarca la cara y la cruz. La cara con campings como El Concurso, El Cobijo y Urbión que están sabiendo adaptarse a las necesidades de los usuarios, y que han introducido los bungalows como garantía para asegurar la continuidad y atraer a un mayor número de personas. La cruz, con campings como El Refugio de Pescadores de Covaleda y el Fuente del Botón de Navaleno que, pese a encontrarse en lugares privilegiados, rincones de interés paisajísitico, tienen ese paso pendiente, y limitan la apertura y estancia al tiempo estival.
Los tres parques de aventura en la zona, en Vinuesa, Amogable y Revenga, han conseguido dar ese plus de ocio para una estancia placentera en un momento en el que  a la gente no sólo hay que darle bien de comer, buen alojamiento, y atractivos paisajísticos, y aprovechar el tiempo está siendo un deseo realizable cuando se llega a Pinares. Ver La Cueva de La Galiana, pasear con raquetas de nieve, surcar el pantano en piragua, o alquilar bicicletas de montaña son pretensiones ahora ya factibles.
¿Qué nos falta?. Todavía mucho. Mejorar la señalización, información  y puesta en valor de distintos enclaves. Es imperdonable que sitios como Cuyacabras , que debería ser Patrimonio de la Humanidad, pase desapercibido para muchos visitantes, o que quien llega a Castroviejo no se acerque a Cueva Serena, ya que apenas se ve el cartel. Navacastellanos en San Leonardo, Vallehondo en Navaleno, Pinarejos en Arauzo de Miel, Ambas Cuerdas en Covaleda, el nacimiento del Arlanza en Quintanar,  El Frontal en Regumiel o Castrovido junto a Salas, deben seguir siendo argumento de visita y actividad, más el acceso permanente a  Las Lagunas. Siempre sumando , ya que a más atractivos visitables a buen seguro se adaptará un mayor número de visitantes.

 

De Semana Santa a Los Santos
Comentarios