jueves 13/5/21

La España Abandonada y Vaciada debe rebelarse contra el sistema y conquistar de una vez por todas el Parlamento Españaol

SALAS DE LOS INFANTES APOYANDO LA REVUELTA
SALAS DE LOS INFANTES APOYANDO LA REVUELTA

Eran apenas 3000 soldados aguerridos, valientes y bien pertrechados que tuvieron en jaque a todo el ejército turco. Por desgracia, el de Castelnuovo no es un episodio de nuestra historia que narre una victoria española. Pero sí es un momento en la historia que habla del honor, la valentía y el heroísmo en el campo de batalla. Y es que en 1539, y a miles de kilómetros de España- en la actual Herceg Novi (Montenegro), un tercio comandado por Francisco de Sarmiento resistió hasta la muerte el asedio de nada menos que 50.000 turcos durante varios días. Se combatió para perder pero la leyenda de aquella gesta perdura hasta nuestros días. Sin embargo, yo me pregunto: ¿Resistir es realmente vencer? Sinceramente, creo que no. Hace apenas un mes se cumplía el segundo aniversario de la histórica manifestación del 31 d marzo en Madrid en defensa de la España Vaciada y Abandonada. Se unían en la capital de España los tambores, las arengas, las miradas, los abrazos, los aplausos y la emoción de 200.000 soldados que reclamaban un pacto de estado para salvar al mundo rural. Hasta allí viajaban uniformadas y pertrechadas tropas de todos los pueblos de España. De esa España vilipendiada y maltratada que antaño había tenido voz y voto siendo el pilar cultural, económico, medioambiental e ideológico de la nación. Dos años después, sumidos todavía en el caos y la tristeza provocados por la pandemia, poco o nada ha cambiado. Sumamos cada día nuevos reclutas dispuestos a luchar por nuestros pueblos, pero seguimos resistiendo. Seguimos sufriendo. Seguimos desangrándonos. Confiamos en unas élites políticas tan corruptas y sucias como el estiercol fresco. Rojos, Azules, Morados, Amarillos y Naranjas. Un parchís ganado de ante mano por ladronzuelos, corruptos, lameculos y sátrapas que juegan con nuestras vidas y con nuestros sueños. ¿Por qué? Porque seguimos resistiendo. A pesar del frío, del hambre, del olvido y de la indiferencia. Somos nada más y nada menos que 18 millones de personas viviendo en los pueblos de España. Representamos 100 diputados en el parlamento. Ciudadanos, Podemos y Vox tienen hoy voz y fuerza gracias a las múltiples caras del desencanto social. Somos mucho más fuertes que ellos. ¿Por qué resistir y no atacar? Creemos ya un partido político nacional que defienda los intereses dl mundo rural. ¡Diez diputados! ¡Necesitamos diez diputados! Seríamos la llave política del parlamento jugando al mismo juego que nacionalistas e independentistas, pero apostando y creyendo en la auténtica España, la de sus pueblos. ¿A qué estamos esperando? ¡Dejemos de resistir! ¡Dejemos de sangrar! ¡Ataquemos! Ahora y siempre, ¡A por la Victoria!

La España Abandonada y Vaciada debe rebelarse contra el sistema y conquistar de una vez...
Comentarios