lunes. 28.11.2022

¿A qué o a quién estamos esperando para convocar ya una huelga General?

Decía el gran historiador ateniense Tucídides que la historia es siempre un incesante volver a empezar. Y es que los humanos somos más tontos de lo que creemos porque siempre tropezamos en la misma piedra. El caso es que las huellas que dejamos permanecen. Para bien o para mal. Por eso quiero recordarles un episodio muy importante de nuestra historia reciente. Los más jóvenes, por desgracia, no pudieron vivirlo pero si podrán leer estas líneas para entender qué es lo que sucedió en aquella España tan diferente desgraciadamente a la actual. Pues bien, el 14 de diciembre de 1988 nuestro país vivió la huelga general más importante de su historia. El silencio se apoderó de fábricas, comercios, tiendas y  calles de todo nuestro territorio nacional. Tuvo un noventa por ciento de seguimiento y pararon casi ocho millones de trabajadores. Fue convocada, como era lógico, por las agrupaciones sindicales Comisiones Obreras y UGT. Comenzó a media noche. TVE apagaba su emisión en un programa dirigido entonces por Pilar Miró, una icónica imagen que se convertía en el símbolo del paro general. Con la huelga en contra del entonces gobierno socialista de Felipe González se denunciaban unas políticas económicas que iban en contra del empleo de calidad para los más jóvenes y en contra del mercado laboral. Pues bien, a día de hoy, tras una pandemia terrorífica donde se comieron con patatas nuestros derechos más elementales, vivimos sumidos en la más absoluta de las pobrezas. A estas alturas de la película, muchos hogares ya no son capaces de pagar las facturas más básicas de agua, gas y luz. Esas mismas familias se están viendo abocadas a decidir si encienden la calefacción o bien guardan el poco dinero que tienen al mes para así poder comer. El problema es que comer también se ha vuelto un artículo de lujo donde los alimentos más básicos no han dejado de subir. Nuestras calles se están llenando de nuevos sin techo. Ciudadanos de todo tipo que perdieron incluso la esperanza. Los autónomos se están ahorcando, literalmente. No pueden competir porque están pagando la fiesta de los “impresentables” que nos gobiernan. A derecha e izquierda. Para mí sin distinción. Muchas empresas están cerrando o bien declarando ERTES. Las pensiones no son competitivas porque se las come el lobo de la inflación. La situación es asquerosamente insoportable. Lo nunca visto en nuestra historia más reciente.  Por eso, ¿A qué o a quién estamos esperando para declarar ya una gran huelga general? Creo que todos conocemos la respuesta. Y está  en las calles. Unidos y fuertes. Como aquel 14 de diciembre de 1988.

Puedes conocer mejor a Germán Martínez Rica en su Facebook y en su Linkedin

HUELGA GENERAL
La huelga general del 14 de diciembre de 1988 ha sido la más importante en la historia reciente de España.
¿A qué o a quién estamos esperando para convocar ya una huelga General?
Comentarios