viernes 22/10/21
Sociedad

Merecido homenaje al hostelero Pelayo Barbero y al alcalde de Silos Emeterio Martín por parte de varios profesores de Salesianos de Deusto por su contribución al proyecto de Sad Hill

A estas alturas de la película (En este caso la del Bueno, el Feo y el Malo del gran Leone) es incuestionable que el cementerio de Sad Hill, situado en Santo Domingo de Silos, sigue siendo un lugar de peregrinación para los amantes del cine en general y del western en particular. Así, el pasado fin de semana, este paraje comprendido entre Silos, Contreras y Carazo recibía una visita muy especial, la de los profesores de la sección de mecanizado de Formación Profesional del colegio Salesianos de Deusto. Y lo hacían de la mano de Joseba del Valle Barrio, natural de la localidad de Pinilla de los Barruecos y uno de los grandes impulsores y defensores del proyecto Sad Hill. “Todo arrancó ya hace unos años cuando hicimos en la sección de mecanizado la silueta de Clint y el cartel de Sad Hill  puerta natural de entrada al cementerio. Desde entonces he estado intentando traer a mis compañeros de trabajo para que disfrutaran de algunos de los mejores rincones de la Sierra de la Demanda y por supuesto el mítico lugar donde se rodó una de las mejores películas de todos los tiempos. Así, el pasado sábado, Joseba llamaba a Millán, alcalde de Covarrubias parra ponerle en contacto con José Gundín González, alías “Gundo” que iba a llegar a la villa rachela en su viaje a caballo iniciado el 16 de mayo desde la playa de Matalascañas en Huelva. “José había visitado Sad Hill en 2019 y quería que le aconsejara sobre qué ruta realizar en Burgos para llegar hasta allí. Yo le aconsejé, y es lo que hizo, ir de Ucero a Hontoria, Navas, Pinilla, Gete, Carazo y Sad Hill y lógicamente visitando Covarrubias Esa fue nuestra primera visita un tanto rápida para pasar un rato con este maravilloso aventurero” comenta Joseba. La visita al monasterio de San Pedro de Arlanza y la ermita de San Pelayo fue obligada. “Después fuimos a comer a uno de los templos de el Bueno, el feo y el Malo, el restaurante El Pelayo de Salas de los Infantes. La morcilla, el picadillo y los “tortazos” estaban riquísimos. También probamos las fantásticas Hamburguesas Sad Hill. Después, llegó un momento emocionante cuando le regalamos a Pelayo una litofanía con forma de lámpara personalizada con motivos de la película de Leone por su enorme contribución para dar a conocer el rodaje en el cementerio de Sad Hill, explica Joseba. Y es que en la actualidad ya no solo se trabaja con metal, sino que se emplean otros materiales como plásticos, resinas o polímeros. Fue un curioso e innovador regalo que está fabricado en PLA (Ácido Poliláctico). Tras la entrega y la emoción de todos, Pelayo invitó los miembros del grupo a conocer todas las maquetas que ha ido realizando con temática western, muchas de ellas inspiradas por la película El bueno, el feo y el malo.

El grupo hizo noche en la maravillosa Casa Chanín de Pinilla de los Barruecos. Un negocio familiar gestionado por Itziar y Estefanía, dos hermanas cuyo sueño es poder hacer un restaurante de Vanguardia dentro de la Demanda y Pinares. Un lugar con un enorme encanto y con unas vistas privilegiadas en un pueblo precioso como es Pinilla de los Barruecos. Ya durante la mañana el grupo visitó el domingo la Yecla y Santo Domingo de Silos. La visita al monasterio era obligada y más tratándose de un grupo de profesores de un centro religioso. Sin duda, uno de los momentos más bonitos y emocionantes se produjo durante el canto gregoriano de los monjes en uno de los monasterios románicos más importantes de Europa. Después, llegó otro de los grandes momentos del día con la comida en el Hotel Tres Coronas servida por el alcalde de Silos Emeterio Martín. “Se emocionó muchísimo cuando le regalamos otra litofanía con forma de lámpara completamente personalizada. Y todo para homenajear a otro de esos grandes del proyecto Sad Hill sin el cual nada de lo logrado hasta ahora hubiera sido posible. Regresamos a Bilbao exhaustos pero con la sensación de haber vivido un fin de semana absolutamente maravilloso Y más después de un año tan duro de pandemia en un sector, el educativo, en el que el día a día de lucha contra este virus ha sido realmente muy complicado”, finaliza Joseba del Valle Barrio.

Comentarios
Merecido homenaje al hostelero Pelayo Barbero y al alcalde de Silos Emeterio Martín...