domingo. 14.07.2024

"Todavía recuerdo con mucha nostalgia mis juegos de niña en la relojería Romero que mis padres tuvieron en Salas de los Infantes"

Una sonrisa sincera y amable ilumina el mundo dándole nuevos matices de color y vitalidad. Yo creo que Patricia Romero Cuadrado tiene la sonrisa más bonita del universo. Nació en la histórica ciudad milenaria de Salas de los Infantes. Vivió una infancia alegre y feliz jugando en la emblemática Plaza del Condestable junto a Roque, Fernando, Virginia, Rosario y Sandra la del “Club”, sus mejores amigos. Una infancia marcada por los recuerdos de las historias sus abuelos Eufrasia, Valentín, Benito y Epifanía. Recuerdos maravillosos enlazados con su vida familiar junto a sus padres Máximo e Isabel y sus hermanos Noelia, Jorge y Lara. “A mis abuelos Eufrasia y Valentín nunca les conocí pero si conozco todas sus historia gracias a mi familia gran parte de sus historias. Sin embargo mis abuelos Benito y Epi vivieron toda su vida en Salas y mis padres jamás perdieron la costumbre de subir siempre a echar la partidita de parchís con ellos.

26 IZQUIERDA
Patricia Romero Cuadrado disfrutando de la naturaleza, una de sus grandes pasiones

Una costumbre que también hice mía porque me gustaba ir a verlos y disfrutar de su compañía, de su cariño y por supuesto de sus charlas y sus recuerdos. Como anécdota te diré que jamás podré olvidar una tarde que mi abuelo sacó la cerda sin avisarme antes. El susto que me di todavía no he podido superarlo a pesar del tiempo. No logro quitarme el recuerdo de esa enorme cerda enfadada y gruñona corriendo detrás de mí. De mis abuelos también tengo recuerdos maravillosos durante las navidades que pasábamos con ellos y de todo lo que disfrutábamos en familia de unos días tan especiales y maravillosos. De la niñez también tengo muy gratos recuerdos de todos los ratos que pasaba junto a Sandra haciendo “pulseritas” que después vendíamos a cinco pesetas para así poder comprar chicles que volvíamos a vender por otras cinco pesetas. ¡Menudo negocio hacíamos! ¡Y qué bien lo pasábamos! Y que años tan bonitos estudiando en el Colegio San José junto a grandes maestros como Don Julio, Don Justino, Charo o Teresa, profes que dejaron una gran huella en todos los alumnos que estuvimos con ellos, matiza.

27 ABAJO DERECHA 1
PATRICIA SIENDO UNA NIÑA PEQUEÑA EN SUS PRIMEROS PASEOS EN LA PLAZA DEL CONDESTABLE DE SALAS DE LOS INFANTES

Patricia vivió siempre muy unida a la Relojería Romero, negocio que regentaban sus padres y que fue un emblema comercial en Salas de los Infantes. Era una tienda de pueblo de las de siempre. Elegante, cercana y sencilla donde uno se sentía como en casa. “Allí es donde siempre enredaba hasta que me regañaban. Cuando llegaban los viajantes merodeaba en todo porque todo lo quería comprar.

27 ABAJO IZQUIERDA 1
FOTO DE LA FAMILIA ROMERO DISFRUTANDO DE UN DOMINGO EN EL CAMPO

Disfrutaba mucho en la mesa de mi padre al que recuerdo cada día con enorme cariño y mucha tristeza. Yo era la pequeña y la mimada y en todas las fotografías salgo pegada a su regazo. Creo que le hubiera gustado mucho ver lo feliz que soy ahora. El amaba su pueblo con locura. Ponía su granito de arena en el día de las fiestas con las carrozas y organizaba el nacimiento en la iglesia durante las navidades, tradición que hoy sigue mi hermano junto con la de poner villancicos en el local de la antigua relojería familiar”, matiza Patricia.

27 ABAJO DERECHA DOS
PATRICIA JUGANDO CON SU PRIMA REBECA EN LA RELOJERÍA ROMERO

Patricia estudio en Salas para después formarse en estética. “Tras realizar mis primeras prácticas en peluquería trabajé y aprendí de la mano de grandes profesionales como Goyi y María. Después cambié de forma radical y estuve trabajando como camarera en el Bar Ferrari. También guardo muy bonitos de recuerdos de la etapa en la que ayudé en su despacho a Julián Ruiz, que siempre me contaba relatos e historias super interesantes. Mi último trabajo ha sido en la farmacia de Barbadillo en la que todavía estoy y ya son 13 años”, comenta.

26 DERECHA
PATRICIA JUNTO A RUBÉN, EL AMOR DE SU VIDA, CON EL QUE SE CASA EL PRÓXIMO 14 DE OCTUBRE EN SALAS DE LOS INFANES

Donde reina el amor sobran las leyes decía Platón. Y es cierto. El amor es sin duda un elixir mágico que transforma nuestras vidas. Patricia está enamorada y se nota que es una mujer feliz. Conoció a Rubén hace ahora seis años en las fiestas de Salas. Él entonces era un chico “muy guapo” que cantaba en la conocida orquesta Jamaica y el flechazo fue instantáneo. La boda será el próximo 14 de octubre en la iglesia de Santa María y el convite tendrá lugar en el restaurante Benlloch de la capital del Arlanza. “Los preparativos están siendo una locura pero estamos muy ilusionados. Al final el padrino de boda va a ser mi hermano Jorge que siempre ha sido un padre para mí y que me está ayudando un montón con todo. Mis hermanas y mi madre también se han volcado conmigo y así desde luego todo está resultando ser mucho más fácil. Después de la celebración nos vamos de viaje de novios a Nueva York y la Riviera Maya para disfrutar de la playa y de una de las ciudades más bonitas del mundo. Todavía nos queda eso sí probar el menú y decidir. Rubén es sin duda alguna mi media naranja y el amor de mi vida. Alguien que me quiere, me cuida y siempre está muy pendiente de mí. Tuvo que dejar la música y ahora le tengo todo el día cantando en casa, algo que sin duda le apasiona. Al final hemos decidido vivir en Pamplona, algo que no ha sido fácil ya que echo mucho de menos a mi familia. Aun así, la distancia es cortita y puedo volver a casa siempre que lo desee”, argumenta.

27 ABAJO IZQUIERDA 2
EN EL VESTUARIO DURANTE EL MUSICAL ALADDIN CON SU MADRE Y SOBRINAS

Patricia es humilde y le cuesta reconocer que tiene tablas para actuar, cantar y bailar, pasiones que ha podido poner en práctica en los musicales que ADEMUS ha ofrecido en Salas, Burgos y San Leonardo de Yagüe en los últimos diez años. “En cultura y también en deporte podemos decir que Salas es una potencia. Es nuestro punto fuerte y somos la envidia de muchos otros pueblos de la comarca. Yo gracias a ADEMUS he conocido a gente increíble y he podido hacer grandes amistades. Mis primeros pinitos los hice en el Colegio San José gracias a la obra que hacíamos a final de curso. También sé que mis padres hacían teatro cuando eran jóvenes y tal vez haya podido heredar esa pasión gracias a ellos.

27 ARRIBA
EN UN VIAJE INOLVIDABLE A KENIA CON SUS AMIGOS MARA Y POLI

Viajamos porque necesitamos respuestas. Viajamos con maletas llenas de ilusiones y sueños que logramos en la medida en que estamos dispuestos a buscar la verdadera felicidad. “Adoro viajar y creo que nunca podré olvidar al viaje a Kenia en 2017 junto a dos grandes amigos como son Poli y Mara. Allí vi otro mundo completamente diferente. Nosotros aquí nos quejamos de todo y no nos damos cuenta de todo lo que tenemos y muchas veces lo infelices que somos. Allí no tienen nada y sin embargo es la gente más feliz del mundo”, finaliza.

"Todavía recuerdo con mucha nostalgia mis juegos de niña en la relojería Romero que mis...