sábado 04.04.2020

"Echo mucho de menos salir a la calle para disfrutar de un partido del Madrid en compañía de mis mejores amigos"

Ricardo Díez Ausín es natural de Cubillo del Campo pero vive y trabaja desde hace muchos años en el centro de Aspanias de Salas de los Infantes. 
Ricardo Díez Ausín junto a su gran amigo, el campeón del mundo de carreras por montaña Luis Alberto Hernando.
Ricardo Díez Ausín junto a su gran amigo, el campeón del mundo de carreras por montaña Luis Alberto Hernando.

Ricardo Díez Ausín nació un 2 de enero de 1976. Su madre Leonor pronto se dio cuenta de que su hijo parecía estar ausente de todo lo que le rodeaba. El diagnóstico médico fue demoledor. Su niño tenia una enfermedad rara y desconocida llamada el síndrome de Marinesco- Sjögren. Una enfermedad que empezaría atacando a su cerebro para hacerle perder después la vista y la movilidad. Sin embargo Ricardo ha sabido hacerle frente a la vida con optimismo y una sonrisa contagiosa. Vive y trabaja desde hace muchos años en el centro que Aspanias tiene en Salas de los Infantes. Un lugar en el que tiene grandes amigos y en el que se siente feliz. “Con esto del Coronavirus todo ha cambiado un montón. Echo mucho de menos los paseos durante la mañana y tomarme ese café con mis amigos. ¡Y el Madrid! ¡Jo, como echo de menos ver los partidos del Madrid! Tengo muchas ganas de que todo esto pase rápido. La gente lo está pasando fatal”. Confiesa Ricardo.

VISITA DE TUDANCA

Y es que la crisis sanitaria del Coronavirus ha cambiado por completo nuestra forma de vivir. Y más en las residencias de Ancianos y en los centros donde viven personas con algún tipo de minusvalía. Son colectivos considerados de alto riesgo. “Nos levantamos a las nueve y nos dividimos en grupos de 23 socios. Lo primero que hacemos es lavarnos y a conciencia las manos con jabón. Después toca desayunar. Cuando terminamos los miembros del otro grupo hacen lo mismo. Después toca disfrutar del tiempo libre. Unos vemos la tele, otros salen al patio o van al jardín y muchos también se deciden por tomar un café e ir al ordenador. La rutina para comer es la misma. Lo hacemos por grupos. Después toca la siesta. Y después vuelve a haber tiempo libre para disfrutar. Luego llega la cena y antes de irnos a la cama si nos toman la temperatura para ver cómo estamos. La verdad es que muchos internos no lo llevan nada bien. Hay otros internos que ni siquiera son capaces de entender lo que está pasando. Es complicado pensar que no podemos salir a pasear. Y es que salir nos da la vida, esa es la verdad. Espero que todo termine pronto. Y volver a ver al Madrid tomando un cafelito con los amigos después de echar la quiniela. Espero y deseo que todos recuperamos nuestras vidas lo antes posible”, concluyó Ricardo.

Puedes disfrutar de la entrevista completa que le hicimos en Tuvozenpinares tecleando AQUI, 

"Echo mucho de menos salir a la calle para disfrutar de un partido del Madrid en...
Comentarios