domingo. 26.06.2022

Rosquillas

¿Hacemos unas rosquillas para cuando vengan tus padres?

Los minirrelatos de Patty
Los minirrelatos de Patty

La tarde pasaba lenta al calor del brasero de la casa de la abuela. Allí abajo se estaba muy a gustito, pero cuando salía de allí para ir al baño o a la cocina, hacía un frío tremendo. Esa era la única calefacción que había en la casa y, lógicamente, no era suficiente para calentarla toda.

La abuela venía de vez en cuando a ver si había acabado la tarea, que yo demoraba y demoraba, pues me resultaba tremendamente aburrido hacer sumas y restas en aquel cuadernillo lleno de borrones.

Venía siempre secándose las manos en el trapo, y yo me preguntaba qué estaría haciendo tanto tiempo en la cocina, pues cuando echaba la silla hacia atrás, solo la veía de espaldas, canturreando, con el delantal mal atado y el lazo a punto de deshacerse.

Me encantaba columpiarme en la silla, aunque ya me había caído tres o cuatro veces. De pronto, oí los pasos de la abuela y su voz en la puerta:

  • ¿Hacemos unas rosquillas para cuando vengan tus padres?

Habían salido temprano a la capital, a unas pruebas médicas de mi madre que nos tenían a todos muy preocupados.

La abuela sabía que aquello me alegraría, pues las rosquillas han sido siempre mi dulce favorito, así que nos pusimos manos a la obra: huevos, harina, ralladura de limón… En un pispas teníamos más de docena y media de rosquillas listas.

Las colocamos cuidadosamente en la fuente de porcelana con ribete azul, y las tapamos con uno de sus paños, blanco inmaculado, todavía calientes, llenitas de azúcar…

Estaba a punto de meter la mano cuando sonó la puerta. Ya estaban aquí mis padres. Salí corriendo para darles un abrazo, pero me paré en el recibidor, al ver que venían muy emocionados.

Ya no recuerdo el sabor de las rosquillas ni si ellos las acompañaron, como solían, con una copita de anís, porque de aquel día solo puedo recordar las palabras de mi madre diciéndonos a la abuela y a mí:

  • Todo está perfectamente bien. ¿Huele a rosquillas?

Y salir corriendo a la cocina entre risas y abrazos a dar buena cuenta de los dulces.

Rosquillas
Comentarios