jueves 13/5/21

Las residencias de Salas de los Infantes viven mucho más tranquilas dos meses después de recibir la vacuna contra el coronavirrus

Todos los residentes y trabajadores de la Residencia Río Arlanza y la Residencia de Santa María recibieron la vacuna a mediados del pasado mes de febrero. Los protocolos de higiene y seguridad siguen activos, pero se han flexibilizado las condiciones de las visitas. 

CON LAS TORRIJAS
La elaboración de las Torrijas ha sido una de las últimas actividades gastronómicas llevada a cabo en la Residencia Río Arlanza.

A mediados del pasado me de febrero Castilla y León, junto a Baleares, Canarias y Murcia, fue una de las primeras Comunidades Autónomas en completar la vacunación en las residencias de ancianos. Durante el mes de marzo se ha podido constatar que el número de contagios se ha reducido un 95 por ciento en estos centros. Salas de los Infantes tiene dos residencias de ancianos, la del Río Arlanza y la del Patronato de Santa María. En la del Río Arlanza en la actualidad viven 65 residentes de diferentes pueblos de la comarca de Pinares. Tiene una plantilla de 28 empleados entre los que están un médico, una enfermera, un terapeuta ocupacional, un fisioterapeuta, los coordinadores, una gobernanta, gerocultores, el encargado del catering y el equipo de limpieza. “La vacuna ha traído tranquilidad para todos, esa es la verdad. Además, contamos con un equipo que trabaja con una enorme dedicación y profesionalidad.

ENTRADA DE LA RESIDENCIATanto es así, que podemos decir con mucho orgullo que, hasta ahora, desde que comenzó la pandemia, hemos tenido cero casos y cero muertes por coronavirus. Lógicamente, seguimos manteniendo las medidas de higiene y de seguridad. Si que es cierto que hemos flexibilizado las medidas en las visitas. Antes era obligatorio hacerlas en presencia de uno de nuestros profesionales y ahora el residente y su familia cuentan con mayor privacidad e intimidad. Vivimos, desde luego, en un ambiente de mayor seguridad, tranquilidad y sosiego destaca Esther Castrillo, la directora del centro. La residencia Río Arlanza se caracteriza además por el buen uso que hace de las redes sociales para dar a conocer las actividades culturales, sociales, gastronómicas y musicales que tienen lugar en el centro. Los mayores disfrutan muchísimo pintando y haciendo manualidades. También les motiva muchísimo todo lo que tiene que ver con la música, así como todas las actividades relacionadas con la gastronomía.

EN COCINAS La más reciente tuvo lugar la pasada Semana Santa, donde se divirtieron cocinando juntos las conocidas y sabrosísimas Torrijas. “Pertenecemos al grupo Aspanias y seguimos sus directrices. Estamos presentes en Twitter, Facebook e Instagram. Facebook es la red en la que estamos más cómodos y tenemos más apoyo. Pretendemos, sobre todo, que los familiares puedan estar al tanto de lo que sucede en el centro. Y siempre contándolo todo de forma objetiva y con su permiso. En cierto modo han tenido que aprender a usar internet y las redes sociales gracias a esta iniciativa. Nosotros estamos super contentos porque cada día tiene más apoyo y solicitudes de amistad. Además, nosotros trabajamos siguiendo el modelo AICP (Atención Integral Centrada en la Persona). Un modelo en el que siempre tenemos en cuenta los deseos, necesidades y prioridades de cada uno de los residentes. Es un modelo que funciona y del que estamos muy orgullosos, esa es la verdad”, finaliza Esther Castrillo, directora del centro.

Residencia de Santa María

La Residencia Santa María es una entidad de carácter social y sin ánimo de lucro, que lleva 35 años en funcionamiento atendiendo a residentes procedentes de la comarca. Es una fundación independiente, gestionada por un Patronato sin dependencia de ninguna institución, y como tal, es supervisada y tutelada por el Protectorado de Fundaciones, a quien tiene que presentar todas las cuentas y comunicar las decisiones importantes. La residencia o patronato está asociado a LARES, una Asociación a nivel nacional, integrada por residencias de carácter social sin ánimo de lucro.

EXTERIOR EN PRIMAVERA - copia Y es que en otoño el del año pasado la residencia debía hacer frente a un brote importante de coronavirus. Un brote que ponía en jaque al centro a nivel sanitario y a nivel económico. Hoy, tras el apoyo económico de autónomos, entidades y empresas de la comarca y la vacunación, la situación es, afortunadamente, muy distinta. Afortunadamente estamos todos vacunados y vamos adaptando continuamente los protocolos a la normativa vigente y a la situación actual. Es importante destacar que todos los residentes son de la comarca de Pinares. “Con la vacunación hemos podido flexibilizar más las visitas y también las salidas de los mayores. Aun así, también es importante recalcar que durante la pandemia los familiares han podido ver a los residentes a través de la valla. Un contacto visual que les ha ayudado mucho anímicamente en los peores momentos. Estamos pasito a pasito volviendo a la normalidad e introduciendo actividades de terapia ocupacional, gerontogimnasia, fisioterapia, servicios religiosos y en breve vamos a contar de nuevo con la musicoterapia. También mantenemos un servicio tan importante e imprescindible como el de las comidas al que acuden entre 12 y 15 usuarios que viven en sus domicilios.

Las residencias de Salas de los Infantes viven mucho más tranquilas dos meses después...
Comentarios