martes 4/8/20

Historias no escritas

En este breve relato cuentan sólo los años transcurridos, y no los siglos, aunque así lo parezca.

No se puede concebir, con nuestro criterio actual, el total desconocimiento que se tenía sobre el tema sexual y sus órganos reproductores, en los años vividos del siglo pasado. No se podía hablar de sexo ni en la familia, pues era causa de pecado. Los niños los traía la “cigüeña” y Dios era su Creador. Sin más. Éramos “la ropa tendida” que no podía oír lo del parto. A las chicas nos prohibían cantar una jota, no sabíamos por qué. La letra decía: “Ay madre, que me lo han roto/ Hija, no digas el qué/ El cantarillo en la fuente/ madre, que pensaba usté”. No nos dejaban galopar en los caballos sin montura porque podíamos perder la virginidad. Ignorábamos cual era nuestra pérdida por semejante actividad, y tratábamos de encontrar respuesta en algún diccionario perdido.. Era el “himen”, palabra ignorada por nosotras, la delatora de nuestras vidas puras y castas. Ser vírgenes, era llevar esa membrana íntegra, sin rozar. Se hablaba de hombres y mujeres. Los afeminados y maricas  surgían por sus comportamientos inadecuados. Y eran objeto de burlas y acosos indescriptibles. Hasta conducirlos al suicidio en algunos casos.

Nuevos acontecimientos en el ámbito político me han llevado a hacer este ejercicio de memoria. Es el “pin parental” –signifiquen lo que signifiquen esas dos palabras- un tema fraguado por el partido de Vox para que los padres no permitan a sus hijos la asistencia a clases, dicen ellos, de  “pornografía”. Estas u otras parecidas falsedades, me llevan a afirmar que existe un Real Decreto del año 1996, sobre “Proyecto Curricular para los Centros de Enseñanza”. En su artículo 49 se define la distribución de los contenidos, objetivos y criterios de evaluación. En cada colegio existe un “Consejo Escolar”. Es éste, de acuerdo con la Ley vigente de Educación, el que tiene potestad  de incorporar, a través de las distintas áreas, todos los contenidos, incluidos los de carácter transversal, adaptados a la propia idiosincrasia del Centro. Y adoptan acuerdos oportunos para su conocimiento y evaluación. Es la Inspección de Enseñanza Primaria la vigilante de las directrices escolares. Y la organizadora de acuerdos en las escuelas unitarias. La Libertad consiste en respetar los derechos de todos. También los de los niños. Desde su nacimiento, según la Ley Internacional de Derechos Humanos. Entre otros muchos, tienen su derecho a una educación pública con toda dignidad.

Finlandia encumbra a sus escolares al primer puesto en el informe PISA de la OCDE. En primer lugar, hacen atractiva la tarea del maestro o profesor. En segundo lugar, el sistema finlandés es, casi, completamente público. Esto es muy importante para evitar la desigualdad entre ricos y pobres, y confraternizar con personas de etnias diferentes. Y en tercer lugar, los padres no son los dueños y señores de sus hijos. Así lo afirma también el Papa Francisco, -año 2017-. “Todos los padres son custodios de la vida de sus hijos pero no sus propietarios, y deben ayudarlos a crecer y madurar”. Nuestra historia no escrita, nos ayuda a comprender, a razonar, y a no insultar.

Guadalupe Fernández de la Cuesta.

Historias no escritas
Comentarios