domingo 31.05.2020

Casarejos y la solidaridad en la lucha contra el Coronavirus

El trabajo de organización corrió a cargo de Eduardo Rodrigo, gerente de la Piñorra y del gestor de la zapatería "Alcubilla" (ambos negocios sorianos)
Loli Sanz, una de las voluntarias, cosiendo mascarillas en su domicilio en Casarejos.
Loli Sanz, una de las voluntarias, cosiendo mascarillas en su domicilio en Casarejos.

Hay joyas de tal belleza que hasta el propio sol siente celos. Joyas tan inolvidables como inmortales. Enmarcadas en cuadros de oro y brillantes. Casarejos es una de las joyas sorianas más brillantes y bonitas de España. Pueblo bregador y orgulloso de una economía que siempre se basó en el aprovechamiento de sus bosques. Sus casas de mampostería y madera destacan por la belleza sus chimeneas cónicas y sus entramados de adobe. Su pasado está unido al transporte de la carretería y su futuro siempre estará enlazado al fantástico Parque Natural del Río Lobos.

Además, Casarejos es un pueblo donde la palabra solidaridad adquiere su verdadero sentido. Porque ya lo advirtió el gran Alejandro Magno; de la conducta de cada uno depende el destino de todos. Con el decreto del estado de alarma se iniciaba una guerra sin cuartel para vencer el coronavirus. Y Eduardo Rodrigo, gerente de la boutique soriana “La Piñorra” no se lo pensó. Y junto al gerente de Calzados Alcubilla, ambas empresas sorianas, comenzaron la búsqueda y organización de voluntarios para producir material sanitario de primera necesidad.

PEPE DE CASAREJOS

“Eduardo Rodrigo publicó en Facebook que necesitaban voluntarios y voluntarias para coser mascarillas. Se habían puesto además en contacto con los responsables de la zapatería “Alcubilla” y así es como empezó todo esto. Yo tenía una máquina de coser abandonada en casa y no me lo pensé dos veces.

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.28 (1)

Llamé a mi vecina Manoli y le comenté la idea de empezar a coser. Conseguimos arrancar con cuatro máquinas. Nos dijeron que el mejor material que podíamos usar era el algodón. Y así es como arrancamos cosiendo con las sábanas de retor cien por cien algodón de toda la vida. Y es que tienen un gran gramaje y eso permita que sean consistentes y que apenas tengan huecos”. Y es que, como dice un sabio proverbio, cuando las arañas se unen pueden atar a un León. Por eso la solidaridad no se detuvo ahí. Al conocer la noticia, muchos vecinos comenzaron a enviar desinteresadamente sábanas bordadas preciosas de sus madres y sus abuelas.

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.29 (1)

“Hemos cosido 5000 mascarillas, 300 batas y 100 gorros en jornadas agotadoras de ocho y diez horas. Para conseguirlo montamos una cadena de montaje. Y así un cortaba la tela, otras las tiras y las cuatro con las máquinas las íbamos cosiendo. Y yo, después de coserlas, las lavaba y las secaba en la secadora. Después otra las planchaba y otras las envasaban al vacío”, explicó orgullosa Loli Sanz. Y es que los pueblos más pequeños se comportan como una gran familia.

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.29 (2) José María Peña Ordoñez, alcalde de Casarejos, ayudó en todo momento a gestionar el operativo. “Nuestras mascarillas han sido para la Guardia Civil de San Leonardo, el centro de salud, la farmacia, Cruz Roja y la residencia de ancianos. También han llegado a Garray, Talveila, Vadillo y Espejón”., comentó el edil.

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.29

Y es que Lao Tse, el padre del Tahoismo, ya advirtió que el sabio no atesora. Sabe que cuanto más ayuda a los demás más se beneficia. Y es consciente también de que cuánto más da a los demás, mas obtiene para él. Así es la solidaridad. Un comportamiento humano maravilloso que se extiende justo cuando estallan las grandes tormentas. Y en este caso, hablamos de una solidaridad que se ha extendido por toda España. Un movimiento fraternal de unión y ayuda que también ha llegado al resto de pueblos de pinares. Pequeños municipios que desde el inicio del estado de alarma comenzaron a organizarse a través del voluntariado para elaborar el material sanitario que nunca llegó. Pueblos como Vilviestre del Pinar, Salas de los Infantes, Covaleda o Vinuesa, entre otros muchos. Acciones voluntarias que han salvado sin duda muchas vidas y que han evitado también muchos contagios. “Yo tengo 60 años y son de las voluntarias más jóvenes.

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.30 (1)

Estamos agotadas físicamente pero muy animadas y felices por el trabajo bien hecho. En Casarejos no ha habido ningún caso positivo por Covid 19 y creo que eso dice mucho de nuestro esfuerzo y nuestro trabajo. Desde luego, quiero pensar que hemos salvado vidas y que además hemos evitado contagios. Estamos orgullosas de lo bien que ha salido todo en un momento en el que debíamos unirnos para lograr un objetivo común”.

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.30 (2)

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.30

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.31 (1)

WhatsApp Image 2020-05-01 at 18.34.31

Casarejos y la solidaridad en la lucha contra el Coronavirus
Comentarios