martes. 05.03.2024

El continuo cambio en la legislación afecta, y mucho, en la vida de todos los españoles. Y es que, cada vez es más complicado entender los temas administrativos que nos rodean. Después de 37 años como asesor en la localidad quintanara, Juan Antonio de Miguel dice adiós a Sanza Asesoría y Gestión S.L. A sus espaldas lleva una dilatada experiencia en la que ha estado formándose constantemente y ha experimentado un cambio completo en la forma de trabajar con normativas, digitalización, datos...

Cuando llegó en el año 1986 a la localidad pinariega, esta alcanzaba los 3.000 habitantes, sin embargo, con el paso del tiempo se ha visto reducida prácticamente a la mitad, como ha sucedido en la mayoría de pueblos de la comarca. La actividad de Sanza Asesoría  es el servicio de asesoramiento y gestión a personas físicas y jurídicas; el servicio de mediación como agencia de seguros, así como servicio de mediación entre particulares con entidades financieras.

La mayoría de consultas que reciben son, en parte, por la dificultad a la hora de entender lo que pone en las leyes, los contratos o cualquier documento, del tipo que sea. Estas consultas podrían reducirse, en cierta parte, si estuviésemos más informados, sin embargo, el problema radica en la variación de lo fiscal, por lo que la gente se encuentra con lagunas que no saben solventar.

Los cambios de gobierno y los impedimentos para ponerse de acuerdo en determinados ámbitos, generan un descontrol en la administración muy difícil de llevar. "Cada gobierno tiene que hacer notar sus cambio y eso nos afecta considerablemente, tenemos que estar continuamente atentos a las nuevas normativas, las actualizaciones y por ello, una continua formación" declara Juan Antonio.

PROBLEMÁTICA POR LAS GRANDES SUPERFICIES
La despoblación y el ínfimo interés de los jóvenes por continuar su vida en el pueblo llevan al cierre de comercios "Cuando llegué a Quintanar había al menos 20 comercios, todo está en declive, nadie quiere quedarse en el pueblo y continuar con el negocio de sus predecesores".

Muchos de los comercios que asesoraban y que ya han cerrado sus puertas podrían haber sido viables pero, el abandono del ámbito rural genera pérdidas en todos los aspectos posibles. Afirma que gran parte de este problema es por el auge de las grandes superficies, que abarcan prácticamente todos los sectores, sin dejar hueco a los pequeños comercios, los cuales no pueden soportar los precios de estas grandes cadenas y con las que es prácticamente imposible competir. Al igual que es imposible sostener el salario de un trabajador si no se generan los ingresos esperados.

Aunque Juan Antonio se despide de la que ha sido su casa durante tanto tiempo, asegura que la empresa continuará adelante, a la espera de que alguien coja las riendas para ayudar y despejar las dudas de todo aquel que lo necesite, porque "el tema administrativo es tan complejo que, si tienes un trabajo, no te da tiempo a estar completamente informado y necesitas a alguien que te lleve los trámites".

"He perdido clientes porque los hijos no quieren quedarse el negocio de sus padres"