jueves. 30.05.2024

"Volveremos a subir a las Lagunas de Neila las veces que hagan falta hasta que consigamos nuestro sueño, hacer un iglú"

El gran escritor Gabriel García Márquez afirmaba con razón que no hay medicina que cure lo que cura la felicidad. Y es que alguien que es feliz acaricia sus sueños sonriéndoles mientras los va haciendo realidad. Sueños grandes o más pequeños, locos o cuerdos, lejanos o cercanos en el tiempo. Pero sueños, conquistables y eternos. Estás fotografías son sueños hechos realidad. No están tomadas en el Polo Norte o en algún lugar recóndito de la Antártida. Tampoco en los Alpes, los Andes o el Himalaya. La primera se tomó en el Alto de la Loma de la preciosa localidad de Pinilla de los Barruecos hace algo más de una semana. 

LOS CUATRO EN LAS LAGUNAS
Los valientes que subieron a las Lagunas de Neila para construir un iglú.

Su autor es Joseba del Valle Barrio, natural de la localidad, profesor de Grado Básico del Centro de Salesianos de Deusto en Bilbao y uno de los grandes impulsores de la Asociación Cultural Sad Hill. La segunda fue tomada hace apenas unos días en una gélida noche en las Lagunas de Neila, lugar mítico de la montaña burgalesa al que acudieron el mismo Joseba, su primo Igor y Javier, el arquitecto de Covarrubias. “Todo sucedió antes de la pandemia. Zigor, Javi y Guillermo de Oliveira, el director del documental Desenterrando Sad Hill, nos propusimos realizar un iglú en las Lagunas de Neila. Queríamos aprovechar que Guillermo de Oliveira iba a grabar allí su cortometraje Sauerdogs y estaba buscando localizaciones de cine en altura.

19 ARRIBA
IGLÚ CONSTRUIDO POR JOSEBA DEL VALLE BARRIO EN PINILLA DE LOS BARRUECOS, SU PUEBLO NATAL

Javier además pensó que sería buena idea también realizar un pequeño documento gráfico de su proceso de construcción. Porque no es nada sencillo. La nieve tiene que estar en un estado óptimo y haberse transformado en hielo para así poder hacer los bloques. Por eso el pasado sábado decidimos subir a las lagunas para construir nuestro sueño. No podíamos desperdiciar la ocasión porque el tiempo era formidable con una luna llena a nuestro favor. Sin embargo, al llegar al lugar donde habíamos pensando en hacer el iglú la nieve no estaba en condiciones. Levantamos un metro de pared pero la nieve estaba en polvo y así fue imposible.

19 EN MEDIO

Ya de noche a las siete de la tarde abortamos la misión y seguimos el plan B que era dormir en el refugio de la Cascada con cero grados. Fue una noche en la que pasamos frío. Estoy agotado pero el objetivo de realizarlo sigue intacto y sin duda lo vamos a volver a intentar. Porque para mí la comarca de pinares ha sido mi refugio y mi hogar desde que era niño y las Lagunas de Neila son sin duda mi referencia en la montaña. De niños era como nuestro Everest y es un lugar mítico y espiritual que conozco como la palma de mi mano. Allí he hecho rutas de todo tipo con todo tipo de condiciones meteorológicas pero eso sí siempre muy bien equipado y siguiendo todas las pautas de seguridad, finaliza Joseba.

INTENTO DE IGLÚ EN LAS LAGUNAS
INTENTO DE IGLÚ EN LAS LAGUNAS

"Volveremos a subir a las Lagunas de Neila las veces que hagan falta hasta que...