lunes. 26.09.2022
Las fiestas comenzarán el sábado 9 de julio y lo harán con la pingada del mayo

“La pingada del mayo es el momento más emotivo de las fiestas por la unión que se vive entre los jóvenes”

Raúl Herrero, Alberto Hernando y Francisco Javier Rocandio son el alcalde de mozos, teniente de alcalde y alguacilillo de las fiestas de San Cristóbal de Quintanar de la Sierra.

9 copia
Foto: Loli Ibáñez

Ellos son los encargados de organizar muchos de los actos y son, además, la imagen de la juventud en las fiestas de San Cristóbal de Quintanar de la Sierra. Llevan su cargo con orgullo y una pizca de nerviosismo, pero “ilusionados por poder vivir estos días tan especiales de una forma diferente, desde dentro y sin perderse prácticamente ningún acto”. Así lo define el alcalde de mozos Raúl Herrero que a sus 20 años será en esta edición festiva el máximo representante de los jóvenes quintanaros y lo hará al lado de sus amigos Alberto Hernando y Francisco Rocandio, teniente de alcalde y alguacilillo. “Reconozco que estoy un poco nervioso por la emoción y el orgullo que significa para mi ser alcalde de mozos”, explica Raúl Herrero, “tenía muchas ganas de vivir las fiestas de otro modo y qué mejor que de esta manera y junto a dos amigos de mi peña Alberto y Francisco”.

Las fiestas comenzarán el sábado 9 de julio y lo harán con uno de los actos más impresionantes. “La pingada del mayo es el momento más emotivo de las fiestas por la unión que se vive entre todos los jóvenes”, señala Herrero que, junto con el teniente de alcalde y el alguacilillo, se encargará de que todo salga tal cual lo previsto y se viva un instante lleno de significado para esta localidad. Será a las cinco cuando se levante el mayo con más de un centenar de participantes.

Después se procederá al pregón de fiestas, “otro momento muy emocionante donde todas las peñas participan llenando la plaza para dar el pistoletazo de salida a estas fiestas”, añade el alcalde de mozos.

Será la peña ‘El Tornillo’ la encargada de dar el pregón desde el balcón del Ayuntamiento, donde además se presentarán a la reina, rey y damas de estas fiestas dando paso seguidamente al espectacular desfile de carrozas por las calles de la localidad y continuando la jornada con un bocata gigante en la plaza y la verbena.“Las fiestas de Quintanar se caracterizan por tener muy buen ambiente, y al ser las primeras del verano la verdad es que se cogen con ganas”, añade Herrero. 

Los actos continuarán en las jornadas del domingo 10 y lunes 11 de julio, dos días muy importantes para la población. El domingo será San Cristóbal, con procesión y baile en honor al Santo y posterior misa. Por la tarde parque infantil, además de grandes partidos de pelota mano en el frontón de la plaza y finales de futbito. La orquesta, el espectáculo pirotécnico y el toro de fuego pondrán el broche final de la jornada.

El lunes 11 tendrá lugar la misa en el paraje ‘Los Trampalitos’ que los conductores ofrecen a su patrón. Acto seguido se procederá a otro de los momentos más característicos de estas fiestas: la bendición de los vehículos en la plaza mayor. Una gran chorizada y el baile público completarán la jornada festiva.

Será ya el viernes 15 cuando regresen los actos festivos a Quintanar de la Sierra con la inauguración de la restauración del Horno de Mataca, donde se extraía la pez antiguamente. A las siete de la tarde, recorrido con todas las peñas y charanga por los bares de la localidad y verbena a partir de las 01.00 horas.

El sábado 16 será cuando los quintanaros celebren la caldereta en el paraje anexo al camping, donde se espera el reparto de la carne a partir de las dos y media de la tarde. Las fiestas de San Cristóbal tendrán sus últimos coletazos el domingo con el concierto de la Banda ‘Clave de Sol’ de Quintanar de la Sierra, acompañada de la ‘Coral Comarcal de Pinares Infantil’ en el Salón Municipal (13 horas) y el sábado 23 de julio con una gran paellada popular.

“La pingada del mayo es el momento más emotivo de las fiestas por la unión que se vive...
Comentarios