jueves 13/5/21

Hontoria del Pinar es el único pueblo donde las mozas siguen bailando al Mayo

César Peñaranda con su mujer y sus hijas

Antiguamente se bailaba al mayo en otros muchos pueblos de la comarca, por ejemplo en Cabezón, La Gallega, en Neila y Aldea el Pinar pero como en Hontoria esa tradición se perdió hace muchos años. Al ser una fiesta tradicionalmente masculina, ya que sólo los hombres solteros son los que van al monte a cortar el pino, el baile al mayo era una forma de integrar a la mujer en la fiesta y una vez ya estaba el pino en el pueblo y pingado con ayuda de los casados, bailaban alrededor festejando que todo había salido bien.

En aquella época en la que la despoblación no hacía mella, "las mozas encargadas de bailar al mayo eran las Mozas del Cristo hoy día el grupo de mayores de Hontoria ninguna vive en el pueblo" nos cuenta César Peñaranda, "pero el grupo sigue vivo y siempre procuramos ir donde nos llaman por ejemplo se bailó en Zaragoza la pingada del Mayo".

"En 1986 el grupo tradicional Gavilla estuvo en Hontoria del Pinar haciendo un montaje en el mes de junio y consiguieron que varias chicas recuperaran el baile del mayo, de ahí Olga Olmedillo recogió el guante y se encargó de preparar a las chicas haciendo mucho hincapié en que vayan peinadas adecuadamente, lleven lazos y vayan bien conjuntadas", nos cuenta César.

Desde entonces no se ha dejado de danzar alrededor  del mayo, aún habiendo cambiado en varias ocasiones de ubicación del pino hasta la actual; sólo en 2013 no se pudo bailar porque se pingaba cerca de la carretera general y la Guardia Civil prohibió bailar en la travesía.

Otra peculiaridad del mayo de Hontoria es que el pino se baja del monte tras cortarlo, transportado a la manera tradicional, en un carro tirado por bueyes serranos de Aldea del Pinar; tradición que se recuperó hace años aparcando así los tractores.

Otra de las cosas que lo hacen especial, aunque se mantiene en más pueblos, es que se pinga exclusivamente con tijera, unas varas de pino atadas en cruz, aprovechando la fuerza bruta de sus mozos que empujando al unísono dirigidos por uno de ellos, logran izar el pino en un acto de comunidad que requiere la coordinación y el esfuerzo de todos.

Hontoria del Pinar es el único pueblo donde las mozas siguen bailando al Mayo
Comentarios