miércoles 25/5/22

El sector de la construcción en la comarca pinariega viene experimentado últimamente un dilema al que es difícil encontrar una solución. Esto se debe a que por una parte existe y hay una carga considerable de carga de trabajo en la zona, lo cual es una gran noticia para el sector, pero por otro lado se encuentran con una acentuada escasez de mano de obra cualificada que limita mucho a la hora de poder presupuesta y ampliar las obras o reformas activas.

En el caso de la constructora Baños Arán, su gerente, Valentín Baños, trasladaba de primera este problema al que se están enfrentando a la hora de conseguir mano de obra que lleve a cabo la gran demanda de actuaciones que se requiere en la zona.

Desde septiembre del año pasado, con la inestabilidad y la tendencia al alza en las materias primas y en los materiales, ya no se trabajan con presupuestos a medio y largo plazo sino que trabajan por lo que se conoce como partidas presupuestarias que se formalizan según las necesidades de los interesados o de los clientes.

Baños, ha mencionado que desde su constructora dan cobertura tanto a reformas como a construcciones de viviendas y señala que han trabajado en la provincia de Burgos y Soria aunque hace ya tiempo que no se han visto en la necesidad de acudir a otras comunidades autónomas próximas como La Rioja.

En estos cinco meses que llevamos de año, desde Baños Arán han trabajado en sendos proyectos como la lavandería de Salas de los Infantes, una considerable reforma en Quintanar de la Sierra, varios trabajos en la localidad pinariega de Covaleda de la Sierra y en la adecuación y reparación de cubiertas y fachadas.

El gerente de esta constructora, reseñaba además que, durante la pandemia, años donde muchos sectores han funcionado a medio gas y otros directamente no han arrancado, en su caso en particular han tenido la suerte de contar con trabajo suficiente, algo de lo que se consideran afortunados.

En cuanto a la realización de obras o reformas de carácter público o privado, destacaba que desde la constructora trabaja en ambas pero que se suele tender hacia iniciativas privadas ya que suelen ser más sencillas y más seguras. Actualmente, Baños Arán cuenta con 4 personas trabajando y mantiene activas 5 obras a día de hoy, número que fácilmente podría crecer si des tuviese es obra de mano cualificada tan necesaria.

Por último, se tiende a achacar esta falta considerable de mano de obra a que no hay todavía a nivel general una generación nueva que venga a sustituir a la anterior que ya poco a poco va sumando jubiladciones. Además, la mano de obra extranjera, muy vinculada en las últimas décadas al sector de la construcción, se ha visto mermada en el caso de Pinares y en muchas otras comarcas, provincias y comunidades autónomas por emigraciones o traslados a otras ciudades o núcleos de población más grandes.

En el caso específico del sector de los fontaneros la situación es similar ya que en la zona de Pinares existe un número no muy alto de profesionales que presten este servicio y la demanda de reformas esta siendo cada vez mayor. Esto implica que este sector se vea en la actualidad desbordado y en ocasiones feche presupuestos a un año o más vista. Además, el aumento del precio de los materiales de construcción implica que en ocasiones a la hora de presupuestarlos, haya ciertos materiales específicos cuyo desglose presupuestario se deja abierto y se va actualizando según varía el coste o según las necesidades específicas de clientes o interesados. Algo que sucedió hace años con el precio del cobre.

El dilema en obras y reformas. Existe un gran volumen de trabajo y falta mano de obra...