domingo. 04.12.2022

“El número de niños y niñas que se han convertido en refugiados en Ucrania es 1,5 millones, es decir, un millón y medio de niños ucranianos se han visto forzados a dejar sus casas y su país desde el inicio de la guerra. Dicho de otro modo: unos 75.000 niños y niñas ucranianos se han convertido en refugiados al día, o lo que es lo mismo, casi uno por segundo”.

GINEBRA, 15 de marzo de 2022 - “Desde el 24 de febrero, decenas de niños y niñas han sido asesinados en Ucrania y muchos más han resultado heridos. Más de 1,5 millones de niños han huido del país.

Viendo esta estadística desde otro ángulo podemos decir que, desde el comienzo de la guerra, una media superior a 75.000 niños y niñas se han convertido en refugiados cada día. Es una cifra particularmente impactante. Cada minuto, 55 niños han huido de su país. O lo que es lo mismo: un niño ucraniano se ha convertido en refugiado casi cada segundo desde el comienzo de la guerra el 24 de febrero.

 Esta crisis de refugiados no tiene precedentes en términos de velocidad y escala desde la Segunda Guerra Mundial, y no muestra signos de desaceleración.

Como todos los niños expulsados ​​de sus hogares por la guerra y el conflicto, los niños y niñas ucranianos que llegan a países vecinos corren un riesgo significativo de separación familiar, violencia, explotación sexual y trata. Necesitan desesperadamente seguridad, estabilidad y servicios de protección infantil, especialmente aquellos que no están acompañados o han sido separados de sus familias.

La forma más segura y rápida de salir de esta catástrofe - de hecho, la única forma de salir de esta catástrofe- es que esta guerra termine y termine ya.

Hasta entonces, deben cesar los ataques en zonas e infraestructuras civiles. Deben cesar porque se están cobrando vidas, porque están obligando a la gente a renunciar a servicios de salud esenciales a pesar de las necesidades catastróficas, porque están provocando que los niños dejen de ir al colegio y porque hay millones de niños y niñas que permanecen en áreas de conflicto en Ucrania.

Vengo de pasar dos semanas en Leópolis, en el oeste de Ucrania, hablando con algunas de las madres, padres y niños que han huido para salvar sus vidas, y algunos de los trabajadores de primera línea que intentan ayudarlos.

Cuando pregunté a los pediatras en Leópolis –que habían recibido a 60 niños procedentes de hospitales de Kiev de la noche a la mañana- cómo se estaban preparando, me explicaron su práctica en priorizar: si muchos niños vienen con heridas de guerra, los médicos utilizan pegatinas para priorizar el tratamiento. La verde significa dejar al niño por el momento; la amarilla, que necesita atención médica ya; la roja, que está crítico; la negra, que no podrán salvar al niño. 

UNICEF sigue teniendo un equipo sobre el terreno en Ucrania, y continuamos enviando suministros esenciales. Durante el fin de semana llegó otro convoy a Ucrania, en esta ocasión 22 camiones con 168 toneladas de artículos como kits para matronas, kits quirúrgicos, kits obstétricos, concentradores de oxígeno, neveras, mantas, ropa de invierno, agua, kits de higiene y saneamiento, kits de dignidad, kits de educación temprana y kits de adolescentes.

Además, los equipos móviles de protección infantil han ascendido de 9 a 47 para aumentar los servicios psicosociales y de protección a los niños en todo el país.

Nuestro apoyo, por supuesto, se extiende más allá de las fronteras, para llegar a algunos de los 1,4 millones de niños refugiados. Estamos estableciendo más Puntos Azules –espacios seguros- junto con los aliados humanitarios y las autoridades locales, para proporcionar apoyo esencial y servicios de protección a los niños y familias. Tenemos mensajes sobre seguridad y niños no acompañados a través de chats con bots en Ucrania en Facebook; hemos repartido productos de higiene en los centros de refugiados.

Pero debemos ser claros: a pesar de los incansables esfuerzos de las abuelas voluntarias a los gobiernos, de los scouts a las agencias de Naciones Unidas, mientras esta guerra continúe la situación de los niños solo va a empeorar”.

Para contribuir al trabajo de UNICEF en esta emergencia:

https://www.unicef.es/ayuda-ucrania

Teléfono. 900 907 500

Cuentas bancarias

CaixaBank ES84 2100 5731 70 0200224381

BBVA ES65 0182 2370 41 0010033337

Bizum código 11261

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Cada segundo, un niño ucraniano se convierte en refugiado
Comentarios