miércoles 03.06.2020
La opinión de
Guadalupe Fernández
Guadalupe Fernández Desde Neila

Conductas positivas

El filósofo griego Diógenes daba siempre la misma respuesta a la pregunta sobre su origen: “Soy ciudadano del mundo” –kosmopolités-. Él no se veía a si mismo como “habitante” de un lugar determinado adscrito a una nación, credo, raza o estrato social, sino un sujeto poseedor de humanidad.

Cuestión de responsabilidad

Nunca, en mi vocabulario usual he utilizado la palabra “desescalada”. En mi casa, había una escalera de ascenso a la vivienda y al desván con unos “escalones”.

Una dura realidad

En los días de nuestra vida, desde la infancia hasta la senectud, hemos soñado con situaciones imaginarias dando pábulo a leyendas o tradiciones ajenas a la realidad.

Con arrojo y valentía

Seguimos con este “encarcelamiento” impuesto para asegurar nuestra subsistencia. Sobre todo a partir de los 65 años de vida, a quienes se nos denomina ancianos.

                                                        

 

En la misma orilla

En esta etapa de la soledad vivida con el confinamiento, los mayores acudimos a los recuerdos de nuestras emociones. Me viene a la memoria una canción de Iva Zanicchi: “Orilla blanca, Orilla negra”.

 

Sin palabras

Estoy sentada frente al ordenador sin poder evocar un pensamiento positivo. Son los sentimientos de la pandemia del “coronavirus” los que ciegan una inteligencia crítica. 

En el rincón de pensar

Cuando me pongo a escribir estas palabras, soy consciente de estar grabando, en lenguaje escrito, un relato trascendental en la historia de nuestras vidas.

La salud es lo primero

Son fechas en las que había decidido hablar de nuestros recuerdos en las fiestas de Carnaval, y de su trayectoria de reciclaje festivo en diferentes pueblos de nuestra tierra.

Historias no escritas

En este breve relato cuentan sólo los años transcurridos, y no los siglos, aunque así lo parezca.

Huellas que no desaparecen

 Es nuestra mirada la que recorre cada uno de los lugares donde se asientan los recuerdos imperecederos

Talas de árboles

La vida del pinar es consustancial a las generaciones de gentes que vivimos a su sombra. Existen tareas ineludibles, como clarear los montes de pinos pequeños

La buena gente

Estamos ya sumergidos en la estación de la primavera. En nuestra orografía se aglutinan los matices de colores en un armonioso cuadro hecho de materiales de una naturaleza sublime.

Estuvimos allí

A mis años he vivido una de esas experiencias inolvidables, imperecederas, esos sucesos que se graban en nuestro campo emocional y modifican los hábitos de conducta.

La moda de saber cocinar

Ahora queremos conservar la salud siguiendo un régimen riguroso de comidas, tan estricto, que se nos trasforma en una enfermedad irritante.

Sentir la soledad

Es el invierno muy propicio a las elucubraciones sobre proyectos de conducta personal, entre otras razones, para darnos una mejor calidad de vida.

Más allá de los buenos deseos

En estas fechas de espíritu navideño, tal y como reclaman los anuncios publicitarios, nuestro cerebro es una asombrosa biblioteca con los recuerdos hechos libros celosamente guardados en las estanterías de nuestro campo emocional.

A nuestra manera

No hace falta ser un erudito para conocer la historia de nuestras tierras. En los pueblos se asienta la memoria histórica de algunos centenares de años.

 

Para tapar los baches

Ocurrió a finales de curso hace unos años. Fuimos de excursión con alumnos ya mayorcitos a pasar un día de campo desde Madrid a tierras de Segovia.

No nos cansemos de vivir

En una vieja canción de Julio Iglesias titulada “Me olvidé de vivir” dice en una de sus estrofas: “De tanto correr por la vida sin freno / De tanto querer ser en todo el primero / Me olvidé de vivir los detalles pequeños…/ 

Nos salimos de madre

Tengo un buen amigo al que he conocido desde su recién estrenada paternidad y ya pasa por ser un abuelo de tres nietos.